Viernes 22 de marzo 2019   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Lunes 21 de mayo 2018

Venezuela: Maduro es reelegido en medio de protestas por lo irregular de las elecciones

La victoria puede desencadenar una nueva ronda de sanciones occidentales contra el gobierno socialista.
Venezuela: Maduro es reelegido en medio de protestas por lo irregular de las elecciones
Foto: hispantv.com

El líder izquierdista de Venezuela, Nicolás Maduro, ganó un nuevo mandato de seis años el domingo, pero sus principales rivales negaron las elecciones alegando irregularidades masivas en un proceso nominado por los críticos como una farsa que apuntala una dictadura.

La victoria para el ex chofer de autobús de 55 años, quien reemplazó a Hugo Chávez después de su muerte por cáncer en 2013, puede desencadenar una nueva ronda de sanciones occidentales contra el gobierno socialista mientras lidia con una crisis económica ruinosa.

El gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está amenazando con maniobrar contra el ya tambaleante sector petrolero venezolano.

La junta electoral de Venezuela, dirigida por leales a Maduro, dijo que recibió 5,8 millones de votos, frente a los 1,8 millones de su rival más cercano, Henri Falcon, un ex gobernador que rompió con un boicot opositor para presentarse.

"Me subestimaron", dijo Maduro a los entusiastas seguidores en un escenario frente al palacio presidencial de Miraflores en el centro de Caracas mientras sonaban fuegos artificiales y confeti caían sobre la multitud.

La participación en las elecciones fue apenas del 46.1 por ciento, dijo la junta electoral, muy por debajo del 80 por ciento registrado en las últimas elecciones presidenciales en 2013. La oposición dijo que esa cifra estaba inflada, lo que acercó la participación al 30 por ciento.

Una fuente de la junta electoral dijo a Reuters que el 32.3 por ciento de los votantes elegibles emitieron las boletas antes de las 6 p.m. (2200 GMT) ya que la mayoría de las encuestas se cerraron.

"El proceso indudablemente carece de legitimidad y, como tal, no lo reconocemos", dijo Falcon, un ex gobernador del estado de 56 años.

Maduro había acogido con satisfacción la candidatura de Falcon, que le dio cierta legitimidad a un proceso que los críticos en su país y en todo el mundo habían condenado de antemano como la "coronación" de un dictador.

El rechazo rápido de Falcon a las elecciones del domingo y el llamado a una nueva votación fueron, por lo tanto, un golpe a la estrategia del gobierno.

Falcon, un ex miembro del Partido Socialista que se dirigió a la oposición en 2010, dijo que estaba indignado por la colocación por parte del gobierno de casi 13,000 puestos pro gobierno llamados "puntos rojos" cerca de las casillas electorales en todo el país.

A los venezolanos pobres se les pidió escanear las "tarjetas de patria" emitidas por el estado en las tiendas rojas después de votar con la esperanza de recibir un "premio" prometido por Maduro, que los opositores dijeron que era similar a la compra de votos.

Las "tarjetas de patria" están obligadas a recibir beneficios, incluidas cajas de alimentos y transferencias de dinero.

Un tercer candidato presidencial, el pastor evangélico Javier Bertucci, siguió a Falcón en las irregularidades durante la votación del domingo y llamando a una nueva elección.

A pesar de su impopularidad por un colapso económico nacional, Maduro se benefició el domingo no solo del boicot de la oposición, sino también de la prohibición de sus dos rivales más populares y del uso liberal de los recursos del estado en su campaña.

Sin embargo, su recuento no alcanzó los 10 millones de votos que había dicho durante toda la campaña que quería ganar.

Maduro, el autodenominado "hijo" de Chávez, dice que está luchando contra un complot "imperialista" para aplastar al socialismo y apoderarse del petróleo de Venezuela. Los opositores dicen que ha destruido una economía que una vez fue rica y aplastó implacablemente a la disidencia.

Muchos venezolanos están desilusionados y enojados por las elecciones: critican a Maduro por las dificultades económicas y la oposición por sus divisiones disfuncionales.

Desde el quinto año de recesión, la caída de la producción de petróleo y las sanciones estadounidenses, Venezuela está experimentando niveles crecientes de desnutrición e hiperinflación, y una emigración masiva.

Los migrantes venezolanos protagonizaron pequeñas protestas contra Maduro en ciudades desde Madrid hasta Miami. En la ciudad de las tierras altas de San Cristóbal, cerca de Colombia, tres muñecas de tela que representan a funcionarios ampliamente odiados - la cabeza del Consejo Electoral Tibisay Lucena, el Partido Socialista No. 2 Diosdado Cabello y el vicepresidente Tareck El Aissami - fueron colgados de un puente peatonal.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |