Lunes 27 de mayo 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 06 de marzo 2019

Alquimista Maduro

Por: Antero Flores-Araoz
Alquimista Maduro
Foto: Difusión

 

El motivo de esta columna no es resaltar a algún alquimista entrado en años, sino referirme a Nicolás Maduro, el dictador venezolano que, si hubiera Premio Nobel de la Alquimia, de seguro se lo darían, pues tiene en su haber el penoso resultado de haber convertido un pujante país en desarrollo y próspero, en el país más mísero de nuestro continente. Pura alquimia, convirtió el oro en feble.

Simplemente recordemos la Venezuela previa a Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que no era solamente productora de petróleo, sino que estaba además en un gran proceso de industrialización, habiendo diversificado su capacidad productiva, en que adicionalmente se había reducido la pobreza, así como la desocupación y, en que de año en año se ampliaba la clase media del país llanero.

Venezuela era un socio importantísimo de OPEP con influencia suficiente para marcar precio internacional de hidrocarburos, los que lamentablemente fueron depredados al convertirse en el Papá Noel de países caribeños y centroamericanos, a los que en la práctica regalaba su riqueza petrolera.

En lo político, antaño hubo suficiente estabilidad para que hubiera alternancia democrática entre Acción Democrática y el COPEI, partidos que fueron perdiendo presencia, importancia e incluso vigencia.

Los países del hemisferio, liderados por el Perú, constituyeron el llamado Grupo de Lima, que está apoyando la búsqueda de solución política, pero de ningún modo sangriento para nuestra hermana República de Venezuela, a la que ya no llamamos Bolivariana para no ser irrespetuosos con nuestro libertador común.

Debemos advertir que no solamente nos encontramos en la necesidad que termine un caduco régimen dictatorial, sino que se respete el ordenamiento constitucional para que pueda actuar el encargado de su presidencia y al mismo tiempo presidente del Parlamento Venezolano, recobrando el estado de derecho.

Como complemento los países amigos de Venezuela, en especial del Grupo de Lima, estamos en la obligación de agregar a las solidarias expresiones y acciones políticas, la ayuda humanitaria real que requieren nuestros hermanos llaneros, sean productos de primera necesidad, vestido, elementos de aseo y preferentemente medicinas, pero por supuesto, sin descuidar la propia casa en que tenemos la obligación moral y cívica de atender a nuestros damnificados por los actuales fenómenos climatológicos.

La situación de los venezolanos, en su territorio, puede considerarse como que soporta atentado contra sus derechos humanos, en que el agresor es su propio gobierno y la cúpula militar que lo ampara.  Debe recordarse que los Derechos Humanos tienen relevancia internacional y por ello, facultan a los demás países a adoptar mecanismos de fraternal solidaridad.

La diplomacia de nuestros países americanos tiene el gran reto, con el auspicio de la OEA, de encontrar solución incruenta al caso venezolano, que permita el retiro del gobierno de facto, soportado por las bayonetas, para la entrada de la gobernanza de jure y, con realismo otorgar seguridades a quienes se retiren, sabiendo que nadie va a dejar el Palacio de Gobierno para entregarse voluntariamente al Palacio de Justicia.

Evitemos que el suelo sudamericano se convierta en la cancha en que actúan foráneos con su propio juego.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |