Domingo 22 de septiembre 2019   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Viernes 13 de septiembre 2019

Venezuela: Producción de petróleo continúa bajando a medida que China cancela más envíos

El gigante petrolero ruso Rosneft criticó las amenazas de sanciones estadounidenses como "competencia desleal".
Venezuela: Producción de petróleo continúa bajando a medida que China cancela más envíos
Foto: noticierovenevision.net

 

La producción de petróleo de Venezuela ha continuado su tendencia a la baja según las cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El último informe del cartel petrolero detalla que, basándose en fuentes secundarias, la nación caribeña produjo 712,000 barriles por día (bpd) en agosto, por debajo de 755,000 en julio. Los números reportados directamente por la compañía petrolera estatal PDVSA son más altos, con una producción de 933,000 bpd en agosto, frente a los 906,000 bpd de julio.

Según las fuentes secundarias de la OPEP, la producción de petróleo del país ha disminuido significativamente de un promedio de 1.911 y 1.354 millones de bpd en 2017 y 2018, respectivamente. La producción ha oscilado entre 700,000 y 800,000 bpd desde marzo.

La disminución continua se produce a raíz de una orden ejecutiva del 5 de agosto firmada por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que congela todos los activos del gobierno venezolano en los Estados Unidos y autoriza sanciones contra los ciudadanos estadounidenses y otros actores externos involucrados en negocios con el estado venezolano y sus países. entidades asociadas

La industria petrolera de Venezuela ha tenido problemas debido a la corrupción, la fuga de cerebros y la mala gestión, con sus operaciones significativamente obstaculizadas por las sanciones de Estados Unidos. Las sanciones financieras impuestas contra PDVSA en agosto de 2017 han resultado en una pérdida anual estimada de $ 6 mil millones en ingresos por exportaciones. Las medidas se intensificaron a un embargo en enero que bloqueó todas las ventas de crudo venezolano a las refinerías estadounidenses, lo que resultó en una pérdida de ingresos por exportaciones de aproximadamente $ 11 mil millones durante 2019.

Caracas se apresuró a encontrar nuevos compradores y ha tratado de convertir los mejoradores de crudo, diseñados para fabricar calidades pesadas preferidas por las refinerías estadounidenses, en instalaciones de mezcla que produzcan el crudo Merey más ligero, favorecido por los mercados asiáticos. Sin embargo, las medidas de agosto han sofocado los esfuerzos, que han elevado el espectro de sanciones secundarias contra países y empresas que hacen negocios con Venezuela.

Las últimas sanciones, que se han comparado con la imposición de un embargo al estilo de Cuba, han llevado a la Compañía Nacional de Petróleo de China (CNPC) a detener las compras de crudo a Venezuela.

El mes pasado, CNPC canceló los planes de carga de aproximadamente cinco millones de barriles de petróleo venezolano, según los informes, en respuesta al anuncio del 5 de agosto.

El martes, Reuters informó que el gigante petrolero chino había rechazado las compras por segundo mes consecutivo, en lo que se ha visto ampliamente como un duro golpe para la industria petrolera de Venezuela. Las importaciones chinas de crudo venezolano habían caído previamente un 62 por ciento en julio, según Reuters.

En otro revés para los esfuerzos de Caracas para impulsar la producción, un contratista petrolero chino notificó a la empresa conjunta venezolano-china Sinovensa que suspendería el trabajo en un proyecto de expansión de más de US $ 52 millones en facturas impagas.

Si bien Beijing se ha alejado cada vez más de las importaciones de crudo venezolano, Moscú se ha mudado para llenar el vacío.

Según fuentes comerciales, el gigante energético estatal ruso Rosneft fue responsable del 40 por ciento de las exportaciones de petróleo venezolano en julio y más del 66 por ciento en agosto. Según los informes, la compañía rusa redirige el petróleo a los clientes que han evitado tratar con PDVSA para evitar sanciones.

Rosneft también ha desestimado las amenazas de sanciones de Estados Unidos como "competencia desleal", alegando que sus operaciones en Venezuela habían estado vigentes antes de la orden ejecutiva del 5 de agosto. En un comunicado de prensa, la compañía rusa agregó que la retórica del gobierno de EE. UU. tenía como objetivo crear tensiones en los mercados mundiales de petróleo.

Las declaraciones de Rosneft llegaron en respuesta a las declaraciones del Enviado Especial de los Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, quien dijo a los periodistas que Washington podría considerar imponer sanciones contra Rosneft "en algún momento". Abrams también criticó a la Unión Europea por no imponer sanciones más duras contra Caracas.

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |