Banner Tuvivienda
Jueves 12 de diciembre 2019   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Lunes 18 de noviembre 2019

Bolivia: el país niega un golpe de estado y dice que es un retorno a la democracia

En las calles, las protestas han continuado, con partidarios de Morales atacando policías de mano dura, acusando a las autoridades y opositores de atacarlos por ser indígenas en apariencia o vestimenta.
Bolivia: el país niega un golpe de estado y dice que es un retorno a la democracia
Foto: libertaddigital.com


Por un lado del abismo político de Bolivia, algunas personas y los líderes denuncian un "golpe de estado". Por otro lado, la gran mayoría de la población dan la bienvenida al "retorno de la democracia". La disputa sobre lo que está sucediendo en Bolivia se ha extendido mucho más allá de las fronteras del país, disputada por aliados y críticos de todo el mundo.

Pero las batallas más intensas se desarrollan en las calles donde comenzó la crisis hace solo unas semanas, ahora más volátil que nunca, ya que los manifestantes de ambos lados dicen que están luchando por el alma y el futuro de su país.

Después de semanas de intensificar las manifestaciones sobre los resultados de las elecciones impugnadas, que vieron el motín de la policía, los aliados sindicales lo abandonaron y luego los militares pidieron su partida, el presidente Evo Morales presentó su renuncia y huyó del país.

Pero su partida, lejos de resolver la crisis de Bolivia, solo la ha profundizado. Después de que sus aliados en la legislatura renunciaron, la siguiente en la línea de sucesión fue una cristiana de derecha que sirvió como vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez.

Asumió el cargo de presidenta interina con celeridad, nombró un nuevo gabinete, declaró que "la Biblia ha vuelto a entrar al palacio" mientras blandía una copia considerable del libro y advirtió a Morales que podría ser procesado si regresaba a Bolivia.

Sin embargo, su principal responsabilidad como líder temporal es organizar nuevas elecciones dentro de los 90 días, y por esto ha mostrado un entusiasmo limitado. El jueves, los políticos del partido de Morales y el gobierno interino dijeron que habían llegado a un acuerdo para allanar el camino para una nueva votación en 90 días. Pero el viernes, Áñez dijo que el acuerdo había fallado, sin dar más explicaciones.

En las calles, las protestas han continuado, con partidarios de Morales atacando policías de mano dura, acusando a las autoridades y opositores de atacarlos por ser indígenas en apariencia o vestimenta.

Los enfrentamientos habían resultado con más de cinco muertes. Guadalberto Lara, director del hospital de México, dijo que la mayoría de los muertos estaban en Sacaba, en el centro del país, y que docenas más habían recibido disparos y heridas. Testigos dijeron que la policía abrió fuego contra los manifestantes, que pedían el regreso de Morales del exilio en México.

"Es muy desafortunado", dijo Lara, calificándola de la peor violencia que había visto en sus 30 años de carrera.

Pero las investigaciones afirman que en las protestas las fuerzas del orden no usaron municiones letales y los muertos tenían heridas por la espalda al momento de las marchas, antes de los enfrentamientos por las fuerzas armadas.

Hasta hace muy poco, Morales se había parecido a la más rara de las criaturas políticas: un idealista pragmático y efectivo. Llegó al poder como parte de la "ola rosa" de los líderes de izquierda en América Latina en la última década, cuyas arcas se vieron reforzadas por un auge regional de productos básicos que se comprometieron a gastar en la reducción de la pobreza. Bolivia tiene las segundas reservas de gas natural más grandes del continente.

Se dice que Morales levanto la economía del país pero lo cierto es que Bolivia aún sigue endeudada y muchos de sus recursos naturales ya estarían en manos de países aliados que ayudaron a ex presidente Morales a mantenerse en el poder.

Evo Morales asegura que su país clama porque el retorne pero nada más alejado de la realidad cuando el conflicto solo se centra en dos ciudades del territorio boliviano, donde evidentemente el expresidente indígena tenía más apoyo.

Mientras muchos países debaten la situación de Bolivia, sus ciudadanos se hacen cargo de nuevo del país de la mano de la presidenta interina Añez, tratando de poner fin a los conflictos para poder llamar a elecciones en enero del 2020.

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |