Sábado 21 de octubre 2017   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 29 de mayo 2010

Gary Coleman: El trágico final del protagonista de la serie Blanco y negro

Su papel en la serie de fines de los 70 Blanco y negro lo marcó para siempre. Con su frase: "¿De qué estás hablando, Willis?" como presentación en la producción, Gary Coleman (42) era recordado principalmente como el tierno Arnold de la serie sobre una familia interracial. Y esas fueron las memorias que más se mencionaron ayer, cuando se conoció la noticia del fallecimiento de la ex estrella de televisión.

Coleman murió a las 12.05 horas  de una hemorragia intracraneal que sufrió tras una caída en su casa en Utah el miércoles. Según informaron distintos medios estadounidenses, la esposa del actor, Shannon Price (24), decidió desconectar las máquinas que lo mantenían artificialmente con vida, desde que fue ingresado a la unidad de cuidado intensivo del hospital Utah Valley Regional Medical Center. Sus amigos cercanos y su familia lo acompañaban. Price aseguró ayer que los detalles del incidente que causó la muerte de Coleman serán revelados en unos días.

La salud del artista fue históricamente frágil, principalmente debido a los problemas renales que tenía. Esa fue precisamente la razón de su corta estatura: medía 1,42 m. A los cinco años se había realizado su primer trasplante de riñón y a los 16 debió someterse a otro. En febrero de este año  tuvo convulsiones en el set de un programa de televisión, lo que también le significó ser hospitalizado.
Aunque en la época de Blanco y negro Coleman se estableció como un popular niño actor, finalmente terminó compartiendo el destino de muchos de sus colegas: no lograr convertir la fama temprana en una carrera adulta y pasar a hacer noticia más por sus escándalos que por otra cosa. Así, se tuvo que conformar con una serie de participaciones como invitado en TV y, posteriormente, con un trabajo como guardia de seguridad y pasar a ser el blanco de muchas bromas de la cultura pop.

En 1989 el comediante demandó a sus padres adoptivos y a su mánager por apropiación indebida de su fideicomiso. La batalla legal duró cuatro años, pero finalmente Coleman se impuso y le otorgaron US$ 1,3 millón. La fortuna no le duró mucho: seis años más tarde se declaró en la bancarrota.

Ese fue sólo el principio de sus problemas legales. En 1998 fue condenado por golpear a una fan en una tienda en California, y en los últimos años fue acusado por conducta desordenada y por violencia intrafamiliar. De hecho, él y su joven esposa preparaban su divorcio, y ventilaron sus problemas en programas de televisión.

Con todo, Coleman se convirtió en una especie de referente para una parte de la cultura pop. El actor apareció en un capítulo de Los Simpson y en South Park y su vida fue recreada, nombre incluido, en el premiado musical Avenue Q, que basó uno de sus personajes en él.

Fuente: La Tercera

 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |