Banner Tuvivienda
Lunes 30 de marzo 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 15 de diciembre 2011

Que viva por siempre el Juan Aurich, el Ciclón del Norte

Por: Francisco Huanacune
Que viva por siempre el Juan Aurich, el Ciclón del Norte
Foto: Web Oficial del Juan Aurich


No quiero dejar pasar más tiempo. Ni un minuto más. Quiero dejar sentada mi alegría por el título conseguido por el Juan Aurich ayer al final de la tarde, al derrotar, tras tanda de penales, nada más y nada menos que al Alianza Lima, escuadra que corría como gran favorita en esta definición por el título. El Ciclón del Norte hizo morder así el polvo de la derrota al galardonado equipo blanquiazul. A los Íntimos de La Victoria, quienes, según no pocos, habrían caído en las garras de cierta soberbia y creían que el éxito les correspondía por derecho propio. Craso error, los 120 minutos ayer disputados, mostraron por enésima vez que los partidos, sobre todo las finales, se ganan jugando fieramente en el gramado. 

El Juan Aurich de Chiclayo, club fundado en el ya lejano 1922, mostró al término de una final no apta para cardiacos, tras un fatídico cuarto penal lanzado por el extremadamente nervioso Óscar Vilches, que esta vez el destino, tras 89 años de vida institucional, le había deparado dar la vuelta. La llamada Olímpica, la que le corresponde recorrer a quienes se hacen del primer lugar en un campeonato. El símbolo de esta victoria, unánime es el veredicto, es su larguirucho portero Diego Penny, quien tras desviar el cuarto penal, al igual que el segundo de los tiros de los doce pasos, corrió hacia el mediocampo presa, enloquecido, de una alegría que lo desbordaba.

Nunca como ayer, como ahora, sin ser chiclayano, me he sentido más cerca de este pueblo que reside en la Capital de La Amistad, tierra que vio nacer a este equipo que hoy constituye no solo el orgullo de todo Chiclayo y Lambayeque, sino también, dada las muestras de humilde entrega y pundonor que desplegaron en el rectángulo de juego sus once leones, en el orgullo de todo el Perú. Me siento orgulloso del equipo que escogí, por empatía y enamorado de él, para seguir por siempre, cuando siendo un niño de tan solo ocho años oí decir a una de mis hermanas, otra hincha de este gran combinado norteño, que a mediados de 1953, un buen número de jugadores de la plantilla de este legendario club habían muerto tras ser arrollado por un tren el autobús que los llevaba de regreso a Chiclayo.

Ayer, cuando presenciaba la tanda de penales, me sentía uno de los más de treinta mil hinchas que abarrotaron la Plaza Mayor de Chiclayo siguiendo en pantalla gigante el desenlace del trascendental encuentro. Fui uno de los pocos que gritó, debo reconocerlo, festejando el triunfo en el lugar que me encontraba en Lima, a unos buenos cientos de kilómetros de la Ciudad de la Amistad. Cómo hubiese podido no gritar y festejar por el buen ejemplo que lega a la posteridad el buen juego del inigualable Merino, quien elegante nos hizo recordar al Zurdo de Oro del Perú, el inolvidable César Cueto. Cómo no celebrar las ocurrencias y palomilladas de “Cuto” Guadalupe. O la presencia de Ricardo Ciciliano, quien impuso la experiencia que en estos menesteres se requiere a raudales cuando las papas queman.

Que no vengan a decir que los jugadores del Juan Aurich, ayer en la cancha del Coloso de José Díaz, se han hecho de un Campeonato Descentralizado mediocre. Eso ahora no cabe. El Juan Aurich ha ganado este título de proyección internacional jugando no solo el mejor fútbol de nuestra patria, magistralmente dirigido desde el banquillo por el colombiano Umaña, sino también por ser asimismo el equipo que en gestión de sus dirigentes ha mostrado los mejores resultados. Esa es la verdad. Esta noche, cuando en Chiclayo reciban multitudinariamente al Juan Aurich, a lo lejos mi pensamiento y mi corazón estarán con el equipo con el que siempre deportivamente me he identificado. Al que siempre seguiré con la pasión del hincha deslumbrado. ¡Que viva por siempre el Juan Aurich de Chiclayo!

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
2 comentarios
Bravo por el Aurich, un merecido triunfo
16 de diciembre 2011
pero deben cambiarle de nombre, Aurich es un apellido que no refleja un lugar tan lleno de pasado y cultura como es Lambayeque.
16 de diciembre 2011
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |