Banner Tuvivienda
Jueves 30 de mayo 2024   |   Contáctenos
PolíticaInternacionalesEntrevistasCulturalAstrología
REDES SOCIALES
Jueves 26 de enero 2012

Fracaso escolar del adolescente puede llevarlo al pandillaje o al consumo de drogas

El tránsito a la secundaria es etapa clave para la formación de los estudiantes
Fracaso escolar del adolescente puede llevarlo al pandillaje o al consumo de drogas
Foto: soyunexito.com

La repitencia o fracaso escolar durante el tránsito del púber a la secundaria puede convertirse en una puerta hacia el pandillaje, inicio sexual precoz, consumo de drogas o presencia de conductas de riesgo, situaciones que pueden limitar más el dialogo con ellos.

Así lo advirtió la Asociación Familia y Desarrollo (FyD), tras indicar que si los padres de familia y los maestros no dimensionan este problema, no estarán en condiciones de brindar el apoyo necesario a los estudiantes.

El manejo inadecuado del fracaso escolar puede conducir al adolescente a presentar ausentismo, bajo rendimiento o deserción escolar, sumado a actitudes de rebeldía, mal comportamiento o despreocupación por su futuro.

Los padres de familia deben tomar conciencia que la solución no es limitar la comunicación, ni ejercer violencia (física o psicológica) y los maestros deben estar atentos a la posibilidad de discriminación o bulling.

Edgar Bellido, gerente de FyD señaló que lo mejor es que los estudiantes encuentren un clima de comprensión en el hogar y los padres desarrollen las condiciones para integrarse más a las actividades escolares, así como fortalecer la disciplina.

Hay que buscar consolidar el vínculo entre el adolescente, padres de familia y maestros, pues esto permitirá un verdadero apoyo y soporte al adolescente con riesgo de fracaso escolar”, explicó.

Cuando los estudiantes reprueban el año escolar muchas veces se desencadena una crisis familiar en la que se suele buscar al culpable y las sanciones pueden desarrollar sentimientos de bajo autoestima, depresión y rebeldía, lo cual es posible evitar si se asume esta situación como una oportunidad para aprender y crecer juntos.

Por eso se recomendó a los padres evitar expresarse de manera hiriente; pues esto puede afectar seriamente su estado emocional de sus hijos, aceptar la situación y demostrar madurez para enfrentar el problema.

Asimismo es necesario evitar comportamientos discriminativos, ni compararlos con sus pares o hermanos, y tener en cuenta siempre que problema mayor es el adolescente, quien deberá separarse de su clase, enfrentarse al fracaso y exponerse muchas veces a la sanción moral de sus compañeros.

Causas:

  Posee alguna dificultad en el área del aprendizaje

  Situaciones de índole personal/familiar están influyendo sobre su estado de ánimo y, por ende, sobre su rendimiento.

  Tiene dificultades en sus vínculos con pares, lo cual inhibe sus conductas, desvía su atención y perjudica su desempeño.

Recomendaciones:

-     Hable sobre el tema. Echar culpas no será beneficioso para nadie, sino que los encerrará en un camino sin salida.

-     Identifique los problemas que redundaron en la reprobación del año. Puede que algunos conflictos en la familia afecten el rendimiento escolar o que existan problemas de aprendizaje, de vinculación entre el alumno y sus compañeros o sus profesores. Incluso puede ser que haya deficiencias en la visión o en la audición.

-     La escuela es la contraparte de la familia en el proceso de formación de los alumnos y no al revés. No debe delegar en un maestro o una institución, por muy elevada que sea su calidad, el compromiso de educar a su hijo.

-     Hable con su maestro. acuerde un encuentro con el profesor en el que te explique detalladamente qué dificultades presentó durante el año escolar. 

-     Busque ayuda. El psicólogo u orientador escolar le brindará herramientas para salir fortalecido de esta situación.

-     Intégrese a la escuela. Asiste a las reuniones y evaluaciones, si no puede hacerlo en el horario en que las convocan, converse unos minutos todas las semana con el profesor, dale su número de teléfono para que le informe.

-     Acompáñelo en sus tareas. Revisen juntos las tareas cuando llegue de trabajar. Involúcrese buscándole información o explicándole lo que no entiende, aún sea en el fin de semana.

-     Hable con tu hijo. revise sus cuadernos del año pasado y analicen lo que se hizo mal. Pregúntele que le gusta y que no de la escuela. A partir de lo que lo que más le guste trata de atraerlo a áreas que no son de su preferencia.

-     Aproveche las vacaciones. Busque refuerzos escolares y encomiéndele tareas. Aproveche las vacaciones para que se adquieran habilidades como la organización del tiempo y acumular experiencias donde se sienta la satisfacción de obtener logros gracias a su esfuerzo.

-     Aprendizaje divertido. Busque películas, videos y  sitios de Internet que enfoquen de manera divertida las áreas del aprendizaje en las que su hijo tuvo problema.

-     Fije un ambiente para estudiar. no importan las dimensiones, el hecho es que haya un espacio libre de distracciones para hacer los deberes escolares.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan