Banner Tuvivienda
Sábado 02 de marzo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 04 de febrero 2012

Tecnología, innovación y fulbito

Por: César Huamanchumo
Tecnología, innovación y fulbito
Foto: Difusion

Si algún día, estimado lector, decide visitar al Consejo de Ciencia,  Tecnología e Innovación (CONCYTEC) se llevará una sorpresa. Aunque suene increíble, la sede institucional ocupa una canchita de fulbito, donde sus funcionarios hacen gambetas diarias para eludir la precariedad de su presupuesto que, desde hace años, no supera los 6 millones de dólares anuales. Fue el ministro de educación del anterior gobierno quien les hizo autogol al mudarlos “temporalmente” allí.

En el Foro Económico Mundial de Davos, que acaba de concluir, el profesor Raghuram Rahan ha señalado que la globalización y el cambio tecnológico están aumentando la tasa de retorno sobre del talento, en tanto Ben Verwaayen, presidente de Alcatel-Lucent, mencionó que la clave para el futuro son la innovación y la creación de empleo. La revolución digital y la producción de materiales “inteligentes” están permitiendo a la gente ordinaria a crear tecnología, ayudando a cambiar y mejorar el mundo, afirmó Neil Gershenfeld, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

La experiencia global es contundente: los países están fortaleciendo el rol de la I+D+i para impulsar el desarrollo. En el ambiente local se ven claroscuros. Lo positivo es el ofrecimiento del presidente Humala de crear el ministerio de ciencia y tecnología, para lo cual ha conformado un equipo de expertos que evalúa alternativas de acción. Lo paradójico reside en que, pese la propuesta presidencial, existen voces que aducen es prematuro tener un ministerio y sugieren tibios cambios en el statu quo, atomizado, sin poderío institucional.

Mientras Perú danza en retórica e indecisión, otras naciones de Latinoamérica avanzan prestos como si compitieran en el Rally de Dakar. Desde Costa Rica hasta Argentina, prosiguen modernizando su institucionalidad en ciencia, tecnología e innovación, dotándolas de presupuestos incrementales.

No hay tiempo que perder. La opción más deseable es la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. Darle el más alto rango político y su propio pliego presupuestal le conferirá poder y  autonomía de vuelo. Fundar el ministerio concretaría el compromiso del presidente Humala de subir al 0.8% del PBI de 2016 los recursos para I+D+i, lo cual equivaldría alrededor de US$ 3,500 millones. Durante el período 2009-2012, el presupuesto anual de CONCYTEC fue, en promedio, 15 millones de soles nuevos, una bagatela frente a los recursos  de sus homólogas en la región. 

Innovar es esencial para mejorar la competitividad económica, elevar la calidad de vida y materializar el sueño de un desarrollo futuro, competitivo e inclusivo. Esa esperanza la expresa bien el portal de la National Sciencie Foundation (www.nsf.gov) cuando dice “…trabajar en proyectos que pueden parecer ciencia ficción ahora, pero que la gente dará por sentado, mañana…”.

Corea del Sur no ha ganado ningún Nobel científico pero sigue inundando el mercado mundial con oleadas de productos innovadores que van desde la industria automovilística, productos electrónicos, línea blanca, hasta el sector TIC. Su exportación de tecnología superó los US$ 103,000 millones en el 2009. Dicho país aprendió bien la lección, modificando diseños y reduciendo costos en bienes ya existentes, tal como hizo Japón durante los 80s en autos, relojes, etc.

La estrategia recomendable radica en adaptar la creatividad peruana al mercado global, iniciando el “Cambio de la Matriz Exportadora”, sustentada en vender talento y mentefactura. Sin Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, Perú no aprovechará el potencial creativo de sus científicos, investigadores y empresarios innovadores. Y su desarrollo se atascará. Hasta entonces, la I+D+i seguirá en una cancha de fulbito, jugando con pelota de trapo.

César Huamanchumo Plasencia es un reconocido economista sanmarquino, con un master en gestión de empresas.

Enero 29 del 2012

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
5 comentarios
¿Crear un ministerio exclusivo de CTI es la solución? Acabo de leer un post donde se menciona que - a nivel empresarial - designar "encargados de innovar" es un grave error pues la innovación se debe dar a todo nivel.
¿No sería mejor crear una institución transversal con nivel de ministerio que incluya funcionarios de todos los ministerios? De ese modo se haría sentir que la innovación no es tarea exclusiva de todos sino que compete al estado al nivel más profundo
07 de febrero 2012
Por otro lado, esta el tema de si es conveniente juntar la "CT" con la 'I". Es decir, la innovación no es solo relacionada a la ciencia y tecnología: se puede innovar en modelos de negocio, en marketing, en gestión pública, en proyectos sociales, gastronomía, turismo... Muchas veces se cree que la innovación tecnológica es toda la innovación posible y no es así.
Además la ciencia tiene otro ritmo de desarrollo, es más pausada y busca la generación de nuevo conocimiento como meta. La innovación, en cambio, busca la rapidez de llegar al mercado lo más pronto posible.
07 de febrero 2012
Terminando la idea del comentario anterior, a mi me parece que el desarrollo de la ciencia debería considerarse dentro del MINEDU pues debe darse en universidades e institutos) y la Tecnología e Innovacion deberían estar bajo la batuta del PRODUCE, todo esto contándose con el apoyo - tal como lo mencioné antes - del resto de los ministerios para darle a este grupo de temas la importancia vital que se merece.
07 de febrero 2012
ernesto:
No será que eres discípulo de Francisco Sagasti o quizá el mismo Sagasti pero embozado. El único autor de libros sobre innovación, ciencia y tecnología que se opone a que tengamos en el Perú un Ministerio de Ciencia y Tecnologia por simple capricho personal

El Perú no puede seguir con el sistema de apéndice del Ministerio de Educación que otros países como Chile, Brasil o Argentina ya han abandonado y que hoy tienen un desarrollo fabuloso con su Ministerio de C y T donde se promueve la investigación con presupuesto decoroso y profesionalismo. Tampoco se debe seguir desperdiciando recursos t
09 de febrero 2012
Tampoco se debe seguir sosteniendo a institutos de investigación por aquí y por allá pegándolos a cada Ministerio porque es harto sabido que en los Ministerios impera el partidarismo, el clientelaje y la falta de criterio e idoneidad al momento de reclutar al personal que se encargará de tareas tan importantes como es la repatriación de talentos, la gestión del conocimiento y la transferenbcia de tecnologías para la ansiada búsqueda de la incluesión social
09 de febrero 2012
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan