Banner Tuvivienda
Miércoles 12 de junio 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 13 de febrero 2012

La Boston, más que un lugar de paso

Por: Francisco Huanacune
La Boston, más que un lugar de paso
Foto:Generaccion.com

“Al mal tiempo buena cara”, dijo uno de los que pasando por la berma que da al mar, al Atlántico Sur, del Boulevard Marítimo, me señaló que justo enfrente me hallaría en el lugar ideal donde podría disfrutar de un buen momento, “momentos” enfatizó con acento netamente argentino, donde podría bien estando leer, hacer uso de mi laptop, y por qué no incluso conocer a gente, de paso como yo, o propia del lugar. “Ah verdad, es La Boston, mejor dicho La Confitería Boston”, añadió a quien primero pregunté indagando por un buen lugar en Mar del Plata.

De ese momento han pasado cinco días, cinco con sus respectivas noches, desde que este lugar que cierra sus puertas entre las dos y tres de la madrugada, más allá de los precios, justificados dicho sea de paso, me sirve de cobijo para, cavilando, avistando el horizonte, permitir que mi mente me abstraiga y transporte por doquier; solo Dios sabe dónde. Y todo eso, permitiéndome al mismo tiempo que salga airoso del impase que me planteaba el hecho de no poder contar con una red al menos inalámbrica en la casa de quien generosamente, muy generosamente, me recibe en esta ciudad costera. 

Me dijeron que hay cinco Boston además de esta que se encuentra en la intersección de Urquiza con el Boulevard Marítimo. De manera que hace un par de días, curioso fui a buscar otra, la primera de esta cadena de confiterías que tiene más de cinco décadas de existencia, poco más de 53 años para ser más exacto. Imponente, la verdad que sí, un lugar con garbo sin necesidad alguna de etiqueta, es la que se encuentra también en la calle Buenos Aires, 1927 y 1933. Me dice más de un lugareño que La Boston es más que una confitería: “Che, es parte de nuestro acervo, es una tradición”.

“O vas ahí, o no has visitado Mar del Plata”, me dijo extasiado alguien con quien compartí mesa degustando un buen café, minutos antes de echar andar mi laptop y sumergirme en el ciberespacio en medio de este acogedor lugar que me recuerda por la discreción que reina en su seno las grandes vías de Madrid, los Bulevares de París, e incluso esas infinitas paralelas que son las anchas avenidas neoyorquinas, en fin... Es que La Boston, siento, siendo muy de Argentina es a su vez muy, pero muy, cosmopolita.

Cuando dentro de una semana regrese a Perú, dejando atrás los días que pasé en este balneario y puerto situado en el mar Argentino, ubicado al sudeste de la provincia de Buenos Aires en el partido del General Pueyrredón, recordaré las palabras de Natalia, una de las jóvenes, entre hombres y mujeres, del lugar que siempre lo reciben a uno amablemente sonriendo: “Los que aquí trabajamos disfrutamos porque interactuamos con la gente que nos visita; eso hago yo, esa es la filosofía de la casa”. Bien por La Boston, bien por mí, pues La Boston es un oasis, de primera, en mi largo caminar.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan