Banner Tuvivienda
Domingo 21 de julio 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 27 de abril 2012

Caos y muerte en Paita, una raya más del premier Óscar Valdés

Por: Juan Pérez Calle
Caos y muerte en Paita, una raya más del premier Óscar Valdés
Foto: Paitavirtual Cruz

Paita en su quinto dìa de paro, las protestas continuan y los reclamos se han ampliado a otros campos

 

“Tengo entendido que la Policia disparó perdigones y bombas lacrimógenas”, dijo a la prensa el premier Óscar Valdés comentando la arremetida de las fuerzas del orden ayer jueves 26 de abril en la ciudad de Paita. Y añadió inmediatamente después para RPP que “la vez pasada ( los manifestantes) incendiaron una comisaría y que (por lo tanto) los efectivos tuvieron que defenderse”. Sin duda, tratando, este segundo primer ministro del Olllantismo, de no solo hacer comprender, hacer digerible ante la opinión pública, sino también justificar la muerte de un hombre de 28 años, al igual que el abultado número de heridos, 26 en total, que arrojó como saldo un día más de protestas en la piurana Paita.

Paita, cuyo terminal maritimo es considerado el segundo puerto del Perú, para muchos de sus hijos ya tiene un martir. Su nombre, Roberth Castillo Páucar, uno de los manifestantes que entre las decenas, un centenar según las fuentes,  de los que se aproximaron a la puerta de la comisaria, al parecer, con la intención de sacrificar, a fuego lento, un árbol que se haya a la entrada de esta. Crimen de lesa ecología que en toda evidencia no se podía permitir y que marcó el inició de la acción policial a fin de restablecer el orden imponiendo el principio de autoridad, cuyo saldo un día después de este triste jueves negro para Paita casi todos lamentamos.

A cinco días de iniciadas las protestas en Paita y las medidas de fuerzas de los lugareños, nos damos cuenta que en esta oportunidad, como en otras ocasiones a lo largo de sus casi cinco meses como primer ministro, no nos olvidamos de su paso en el Ministerio del Interior, el método de Óscar Valdés lleva al límite de lo social y políticamente soportable situaciones que en principio no tendrían por qué conducirnos como país a este tipo de impases. ¿Acaso era demasiado para el premier y su ministro de la producción publicar en el diario oficial El Peruano la norma que autoriza el incremento del tonelaje de pesca de merluza, haciéndolo pasar del nivel en que se encuentra, 8 mil 600 toneladas, para alcanzar las 14 mil 500? Claro que no, tan solo bastaba con honrar la palabra comprometida el 9 de abril.

Pero Óscar Valdés y su ministro de Produce, José Urquizo, prefirieron deshonrar hasta el cuarto día de paro, caos, muerte y sangre, su palabra. La prueba de que les hubiese costado poco llevar a cabo este acto se encuentra en el hecho que al quinto día, al día siguiente de este jueves negro para Paita, dicha norma se hizo de conocimiento publico, legalizando de esta manera el incremento de la pesca de merluza. Y dejando en muy mala posición al gobierno del presidente Ollanta Humala, dado que los paiteños ahora han añadido otras demandas a su pliego de reclamos y se rehusan a levantar el paro. Algo muy malo para Ollanta Humala, quien en momentos lo que menos necesita es atravesar por este tipo de situaciones.  

El metodo Valdés ya le esta pasando por lo tanto la factura política no solo a quien responde por su autoría, sino también a Ollanta Humala. El lugar preeminente que ocupa en la escala de valores de Oscar Valdés la estabilidad y el orden en pro de la economía, la que por sus excesos se ve afectada hoy en Paita, en relación al que ocupan las aristas social, política y, sobre todo, la humana, hace que la amical complicidad con este hombre que desde siempre ha contado en la vida del actual presidente de la república se convierta, a pesar de lo que desee el inquilino de Palacio de Gobierno, en algo dificil de sobrellevar. Esta raya más de Óscar Valdés va a contar... esperemos que así sea.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan