Banner Tuvivienda
Martes 20 de octubre 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 29 de abril 2012

Argentina debería seducir a las Malvinas

Por: Andrés Oppenheimer
Argentina debería seducir a las Malvinas
Foto: realpolitik.com.ar

Al cumplirse 30 años de la fracasada invasión argentina de las Islas Malvinas, una cosa parece clara: el Gobierno de Argentina está siguiendo el peor camino posible para recobrar las islas del Atlántico sur controladas por los ingleses.

Antes de ocuparnos de la desastrosa política exterior del Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con respecto a las islas, dejemos en claro que el reclamo histórico de Argentina de las Islas Malvinas es legítimo.

La posición de Gran Bretaña de que no puede haber negociaciones sobre la soberanía mientras la población estimada de 3 mil 200 isleños quiera seguir siendo británica no se sostiene, según dice la mayoría de los expertos en derecho internacional.

El libro del año 1927 del profesor de derecho de la Universidad de Columbia Julius Goebel, titulado “La Pugna por las Falkland”, y su secuela de 1983 escrita por el profesor de leyes de la Universidad de Yale, Michael W. Reisman, dejan pocas dudas de que la ocupación británica de las islas es ilegal.

Para resumir esta historia, la única transferencia negociada de la soberanía de las islas se produjo en 1767, cuando los franceses se las cedieron a la Corona española.

Cuando Argentina se independizó, heredó legalmente todos los territorios que antes eran españoles. De manera que cuando los británicos invadieron las islas en 1833 y las bautizaron Falkland, fue básicamente una ocupación ilegal.

Las Malvinas ocuparon los titulares de todo el mundo el 2 de abril de 1982, cuando la dictadura militar argentina, en un obvio intento de fortalecer su menguante popularidad a nivel nacional, invadió las islas. La exprimera ministra Margaret Thatcher envió su armada y Gran Bretaña recuperó las islas, después de una guerra que dejó casi mil muertos.

El hecho de que gran parte de la opinión pública mundial volcó en ese momento a favor de los británicos, debido a una revulsión generalizada por las acciones de la junta militar de Argentina, no cambia la premia básica de que las islas pertenecen a Argentina, escribió Reisman en su ensayo. En la mayoría de los sistemas legales, el título pertenece al propietario, no a la persona más agradable, explicó.

Ahora, el Gobierno populista de Fernández de Kirchner, ante un creciente descontento público por las altas tasas de inflación y una desaceleración económica, y ante noticias del descubrimiento de grandes yacimientos de petróleo alrededor de la islas, está volviendo a poner a las Malvinas en el candelero.

Ya sea porque quiere distraer la atención pública de los crecientes problemas económicos, o porque está previendo una bonanza petrolera en el Atlántico Sur, Fernández de Kirchner ha lanzado una ofensiva diplomática en Latinoamérica para impedir que los barcos con bandera de las islas Malvinas amarren en los puertos de la región. Según los informes de prensa, eso ya está generando escasez de frutas frescas en las islas.

Además, Argentina ha amenazado con iniciar acciones legales contras las empresas que extraigan gas y petróleo de las isla, lo que hace temer a los isleños que no podran beneficiarse de los nuevos descubrimientos petroleros.

Nigel Haywood, el embajador británico de las islas, le dijo recientemente al diario argentino El Cronista que “Argentina amenaza constantemente con hacernos la vida cada vez más complicada”.

Un amigo argentino que acaba de visitar las islas me confirmó esta semana que los kelpers, como se conoce a los isleños, no están enojados con el pueblo argentino, sino con el Gobierno de Fernández de Kirchner.

Los kelpers están especialmente preocupados por el reciente pedido de la Presidenta argentina a Chile de que le traspase a Argentina los vuelos al continente operados por Lan-Chile, que son los únicos que conectan las islas con Sudamérica. Los isleños temen que si eso ocurre, estarán a la merced de los caprichos políticos del Gobierno argentino, según me relató el viajero.

Una de las pocas voces razonables que se han alzado en esta disputa es la de un grupo de 17 intelectuales argentinos que recientemente firmaron un documento titulado Una visión alternativa.

Allí señalan que Argentina no puede seguir ignorando los deseos de los isleños. La actual política argentina de exigir la devolución de las islas, sin tomar en cuenta el deseo de los isleños, debilita las justas demandas de Argentina, afirma el documento.

Mi opinión: En vez de asustar a los kelpers con amenazas constantes, Argentina debería intentar seducirlos. Debería ofrecerles vuelos gratuitos para emergencias médicas, envíos gratuitos de lo que haga falta en las islas, e intercambios culturales y deportivos.

Considerando el antagonismo de los isleños hacia las autoridades argentinas, borrar las cicatrices llevará tiempo, y no será fácil. Pero la actual política del Gobierno argentino está más diseñada para ganar el aplauso fácil en casa que para lograr la recuperación de las islas, y va en contra de los propios intereses argentinos.

(Fuente: La Vangurdia)

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |