Banner Tuvivienda
Domingo 24 de enero 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 21 de mayo 2012

Cuidado con Colombia

Por: Oswaldo Álvarez Paz.
Cuidado con Colombia
Foto: Medios

Hemos repetido muchas veces que Colombia y Venezuela son una misma nación, aunque contenidas en dos repúblicas diferentes. En definitiva, como bien dijo el ex presidente Rafael Caldera hace años, se puede ir de Caracas a Bogotá sin salir de la patria de Bolívar. Cuanto sucede en Colombia tiene efectos inmediatos en Venezuela y viceversa. Nada es ajeno entre ambos. Esto deberíamos tenerlo siempre presente quienes tenemos alguna responsabilidad de liderazgo político, económico, social o militar. Aún estamos bajo el impacto del atentado en contra del doctor Fernando Londoño Hoyos.

Buen amigo y excelente guerrero. Honesto, valiente y cruzado histórico en contra de toda manifestación de terrorismo, de violencia política y por supuesto, enemigo jurado de las estructuras del crimen organizado que sirven de instrumento operativo al narcotráfico Y, por supuesto, adversario de cualquier política que asome debilidad en la lucha contra todos estos factores. Nuevamente asoman hechos amenazantes en un país que hasta hace dos años parecía estar en camino de su superación definitiva. Obviamente hay un retroceso en cuanto a los niveles de seguridad democrática alcanzados bajo la presidencia de Álvaro Uribe Vélez. Imposible no vincular el atentado, con su secuela de muertos y heridos, del cual salió con vida pero seriamente herido el ex ministro de Relaciones Interiores de Uribe, Fernando Londoño, con la discusión en el Congreso de una especie de reforma constitucional que, según la opinión de algunos calificados líderes conservadores, podría tener consecuencias nefastas.

Se trata de renovar la legislación que, de acuerdo a Londoño, podría garantizar la impunidad por los delitos más serios de terrorismo y narcotráfico conocidos hasta hora y con relación al futuro. Los movimientos guerrilleros apelan al terrorismo urbano cuando militarmente está siendo derrotados o reducidos a niveles nulos de operatividad. También apelan a este recurso directo contra personas o instituciones otros sectores quizás más selectivos, pero igualmente criminales. Parecieran confirmarse las informaciones sobre la vinculación entre la banda ETA española y la narcoguerrilla de las FARC. Así se desprende del esquema operativo desarrollado, bastante novedoso de este lado del Atlántico, pero común en las acciones etarras de los separatistas vascos.

Seguimos de cerca las discusiones sobre el “marco legal” que en nombre de la paz se quiere construir. La lucha debe profundizarse sin concesiones ni dobleces. Por supuesto habrá que hablar y negociar, pero con las cartas sobre la mesa, evitando que en nombre de la paz lejos de evitar la guerra, se consagre la violencia como recurso político (Con información del diario Expreso).

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |