Banner Tuvivienda
Domingo 24 de enero 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 06 de junio 2012

El círculo vicioso de los créditos

Por: Billy Crisanto Seminario.
El círculo vicioso de los créditos
Foto: Referencial

¡Por fin solucionamos el problema! exclamaron los esposos Mendoza, cuando la señora recibió la orden judicial para que la DREP le pague a ella las dos terceras partes del sueldo del profesor Ronnie Mendoza. Habían tomado esta extrema decisión asfixiados por las cuantiosas deudas. Un expeditivo abogado amigo suyo, previo acuerdo de comisión, les había llevado el caso. Se trataba de una denuncia por la no provisión del dinero para alimentar a sus hijos. La realidad es que, de su sueldo de mil quinientos, sólo recibía un ingreso líquido de trescientos soles. Cerca del ochenta por ciento era "capturado" por los bancos directamente de la planilla.

El primer crédito fue para la construcción de su casa, algo indispensable para el naciente matrimonio. Le descontaban cuotas del cuarenta por ciento de sus ingresos. Cuando nació su primer hijo realizó la primera refinanciación del préstamo, aumentando en veinte por ciento más el descuento. Sin darse cuenta ya estaba en el círculo vicioso de los créditos. Pronto, al disminuir el efectivo, comenzó a endeudarse con prestamistas particulares, y vinieron más refinanciamientos y ampliaciones.

Para ese entonces, el profesor Mendoza ya contaba con ingresos extras producto de sus clases a domicilio, mejorando levemente su economía. Pero todo se complicó con la llegada del carnaval de las cadenas de tiendas y supermercados con sus tarjetas de crédito. Algunas compras con dinero plástico, como las medicinas y la ropa para sus hijos, eran necesarias, pero otras eran notoriamente irresponsables. El hecho concreto es que un nuevo rubro de deudas vino a asfixiarlo aún más.

Fue entonces cuando, pese a las críticas de su entorno, los esposos Mendoza decidieron la "demanda por alimentos". Para ese entonces las deudas ya habían perjudicado la estabilidad afectiva de la pareja. Ésta empeoró cuando la esposa recibía el íntegro de sus ingresos y él debía pedirle para sus pasajes y otros gastos básicos. Las discusiones se convirtieron en pan de cada día hasta que él decidió irse a vivir solo. Poco a poco se fue derrumbando emocionalmente, refugiándose en el alcohol. El fin estaba anunciado. Premonitoriamente la separación, que había comenzado como una estrategia para librarse de los bancos, se convirtió en un obligado final.

La historia algo novelesca de los esposos Mendoza es lamentablemente una cifra más en la estadística de los trabajadores que terminan atrapados por el espiral del consumismo y de los créditos. Esta noche pensaba en el viejo Marx y en su teoría de las estructuras y las súper estructuras. Estas últimas, según él, dependían de las primeras. El ejemplo clásico es la relación entre la clase social y la mentalidad. Si eres obrero pensarás como tal, y si eres burgués pensarás como burgués.

A la luz de la historia la tesis marxista ha perdido vigencia. Al soslayar otros factores (culturales, psicológicos, etc.) cayó en el determinismo económico. No obstante, ayuda a entender el caso de los Mendoza. Sus ingresos eran de obrero, pero comenzaron a gastar como burgueses. La presión del estatus y de la publicidad generó sus propias necesidades. Se agudizaron las contradicciones - para decirlo con palabras de Marx – terminando con el triste desenlace. Como sucede con algunas economías europeas actuales, primero el derroche, luego la bancarrota. Lo injusto es que, a diferencias de los bancos, para las personas no existen los salvatajes financieros.

Además de la propia formación de la ciudadanía en una cultura del ahorro, los Estados deberían proveer sistemas que regulen el vendaval de consumismo material y el fomento del endeudamiento que afecta a millones de personas. Imagino que, a semejanza de la publicidad de los cigarrillos, los anuncios de préstamos bancarios y de tarjetas de crédito deberían advertir algo como: "Endeudarse puede ser desastroso para su bienestar". (Fuente: Bajo la Lupa)

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |