Banner Tuvivienda
Sábado 15 de junio 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 06 de junio 2012

Legitimidad y legalidad de las protestas sociales

Por: Willy Ramírez Chávarry.
Legitimidad y legalidad de las protestas sociales
Foto: Medios
A todos los peruanos nos asiste el derecho de protestar ante situaciones que consideremos arbitrarias y que vulneren nuestros derechos; en tal situación, consideramos legítima la realización de una protesta. Pero, el interés de quienes protestan debe ser que los causantes del problema respeten los derechos de los demás; quienes deberían velar por los agravios, así como resarcir el daño ocasionado son las autoridades del gobierno. Surge una gran interrogante: ¿hasta qué punto lo legítimo es legal?

Bajo el argumento de la defensa del agua y el medio ambiente, en los últimos meses se han ido generando una serie de actos de protesta que como dijimos ut supra, pueden ser legítimas, pero cuando se tornan violentas, lo legítimo se convierte en ilegal.

La situación se agrava cuando los promotores de estos hechos con las propias autoridades elegidas; pues, se supone que su tarea es la de trabajar por el bien común de la comunidad; y, bajo este concepto buscar el nexo con las autoridades del gobierno central a fin de encontrar la solución a las demandas de la población. Esta situación no ocurre, tenemos como ejemplo al presidente regional de Cajamarca, promotor de las protestas en contra del proyecto minero Conga, y al alcalde de Espinar (Cusco), contra la minera Xtrata–Tintaya.

Asimismo, existen otras autoridades que, peor aún, aprovechando el cargo que ostentan, usan mecanismos para incitar a la protesta; es el caso de la congresista Verónika Mendoza, quien habría utilizado un informe falso para azuzar a la población de Espinar y provocar actos de violencia.

Publicado el 06 de junio de 2012 en el diario La Razón.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan