Banner Tuvivienda
Martes 28 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 08 de julio 2012

¡Legalicemos la marihuana!

Por: Luis Lamas Puccio.
¡Legalicemos la marihuana!
Foto: Ciencia 101

Es motivo de encontradas controversias la  conveniencia o no de legalizar el consumo popular de la marihuana, en razón a los negativos y contraproducentes resultados que ha tenido la criminalización masiva de su consumo. En nuestro país conforme al artículo 299° del Código Penal, la posesión de marihuana y por ende su propio consumo no está prohibido por la ley, siempre que la cantidad poseída no exceda de ocho gramos o dos gramos de sus derivados (achís) y que no se le encuentre otra droga (?).

Al margen de lo discutible que puede ser –en términos científicos y razonables–, que una ley de naturaleza punitiva en un código penal y en el capítulo que se reprime el narcotráfico internacional y otras modalidades agravadas, establezca las cantidades de marihuana que diferencian un toxicómano de quien se supone que no lo es, la realidad demuestra que cuando una persona es sorprendida por la policía con una cantidad mínima de marihuana, inmediatamente es detenida y trasladada a la dependencia policial “especializada en tráfico de drogas”, a los efectos de que comparta una detención de quince días en los mismos términos y condiciones que un traficante internacional, delincuentes avezados, etc., a lo que sumamos que es común que en el pesaje de la droga para que sobrepase la cantidad permitida por la ley, se incluya el peso de los tallos, raíces, macetas, abonos y todo aquello que pueda aumentar su peso. Hablamos de “un sospechoso de narcotraficante”, mientras se logra demostrar lo contrario a través de un procedimiento burocrático y engorroso que se presta a toda clase de corruptelas, a cargo de la misma policía que es quien mantiene detenida al toxicómano.

Una investigación policial de esta naturaleza  y en los términos como se lleva  cabo, se presta a todo tipo de decisiones por parte de las autoridades que están a su cargo de la investigación, en la que median personas de escasos recursos económicos, toxicómanos, vagos, extranjeros o cualquier otro desavenido que no tenga quien lo defienda, considerando que pende sobre él la amenaza de una detención prolongada, que es culpable mientras no demuestre lo contrario, y que se le puede aplicar una pena privativa de la libertad entre tres y siete años.

Mientras lo señalado acontece todos los días en nuestro país, quién puede negar que la marihuana la han cultivado los seres humanos desde hace miles de años, con fines religiosos, curativos, alimenticios, existenciales o sociales, y que se sepa, nadie fue encarcelado y menos privado de su libertad por haberlo hecho (Con información del diario Expreso).

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan