Banner Tuvivienda
Sábado 17 de abril 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 16 de julio 2012

Gasolinazos e inflación

Por: Gerardo Armenta Balderrama
Gasolinazos e inflación
Foto: mexicoenterado.com

Beneplácito por lluvias

Golpea severamente el calor veraniego. Dos personas (una en Navojoa y otra en Caborca) murieron por causa de las altas temperaturas que se están registrando. Su intensidad queda de manifiesto con el dato de que ya se tornó común que alcance medidas superiores a los 40 grados centígrados habituales. Antes este clímax ambiental solía ser extraordinario.

Sin embargo, parecería que el tiempo de lluvias ha terminado por adquirir forma. En el Sur del Estado, por ejemplo, las precipitaciones pluviales están en camino de generalizarse, según las evidencias disponibles de los últimos días. Ello ha generado un explicable alborozo colectivo por el significado que muestra frente a la sequía. De manera especial, productores agrícolas y ganaderos advierten con razón que su perspectiva laboral mejorará sensiblemente sin el agobio de la falta de agua que les ha venido perjudicando.

Ciertamente, la sequía en el sur devino en un fenómeno adverso que alcanzó rango severamente crítico, al grado de esbozar el desplome de actividades productivas tan importantes como las señaladas. La esperanza, empero, ha renacido ante el registro de lluvias constantes en la sierra y en los puntos citadinos del sur, en lo que es un hecho que marca una tendencia más o menos irreversible. El beneplácito, entonces, resulta más que justificado.

No ocurre lo mismo, sino todo lo contrario, tratándose de otros pormenores. Tal es el caso de los que popular o coloquialmente se conocen como gasolinazos, que son ya infaltables aumentos mensuales al costo de los combustibles. El más reciente y séptimo de ellos se produjo el fin de semana. El dirigente de la CTM en Navojoa, Guillermo Peña Enríquez, calificó los gasolinazos como una política recaudatoria fijada por el gobierno del Presidente Felipe Calderón, “que no ha tenido empacho en cumplir”.

Confió en que el nuevo Gobierno Federal cubra la necesidad de ingresos con acciones o medidas que no afecten a los mexicanos. No hay duda de que los gasolinazos se han venido cumpliendo rigurosamente, porque, en efecto, forman parte de un mecanismo o política para generar recursos oficiales. Por ello, poco o poco, lo que no quiere decir que imperceptiblemente, las gasolinas y el diesel cuestan cada vez más.

El problema es que no se sabe hasta dónde podrá llegar esta carrera alcista, que lo es a pesar de que se le dotó desde el principio de una relativa y tenue graduación. Pero, como es evidente, al final se trata de pesos y centavos que inciden en un marco que, como el precio de las gasolinas, tradicionalmente se asocia en un país como el nuestro con realidades inflacionarias. La ecuación siempre ha sido y es de una tremenda obviedad: sube la gasolina y por definición automática sube todo lo demás que forma parte del andamiaje económico general.

Es entonces cuando aparecen los efectos inflacionarios que en este país han resultado devastadores en más de un sentido. Hasta ahora los gasolinazos de cada mes no han producido esa consecuencia demoledora que trastoca el poder adquisitivo de la población, lo que tampoco significa que deban ser vistos como una medida reconfortante para los bolsillos populares, que llanamente no lo es. Imposible pensar que en lo que resta de este gobierno los gasolinazos podrían quedar sin efecto, por lo que vale desear que el costo de su acumulación no desboque el cuadro inflacionario y abra las puertas a un fin sexenal caótico.

A propósito: ubicado casi ya en el comienzo de la etapa postrera de su ejercicio presidencial, Felipe Calderón no descarta la posibilidad de ocupar otro cargo político al concluir su mandato. “La verdad -dijo- es que hay muchas cosas que hacer porque creo que la labor que empezamos con esta administración tiene que seguir”. Habló así en una entrevista para el diario español “El País”, en la que también dijo que como ex presidente se ve con residencia en el país, a diferencia de otros ex mandatarios que se fueron, ninguno de los cuales citó por su nombre, pero que no pueden ser otros más que Carlos Salinas y Ernesto Zedillo. (Salinas ya está de vuelta y Zedillo sigue en el extranjero con ocupaciones diversas).

Es un tanto difícil imaginar a Calderón en el desempeño próximo de otro cargo gubernamental. Incluso, habría resultado problemático situarlo como procurador en un eventual gabinete de Josefina Vázquez Mota, como la ex candidata presidencial del PAN dijo que lo incorporaría. Ante esta manifiesta imposibilidad, que se explica hoy por razones sabidas, cobra certeza el rumor, en lo que proceda asumirlo, de que bien podría encargarse de la dirigencia del Partido Acción Nacional. Por lo visto, Calderón sí tiene ánimos para mantenerse en el candelero político, a partir de que, según dijo, seguirá apoyando las reformas que impulsó durante su administración.

No teme ser juzgado en la Corte Internacional de La Haya, a donde quieren remitirlo Organizaciones no Gubernamentales por el sentido de su estrategia contra el crimen organizado y la impresionante cauda de muertos que ha dejado hasta ahora. El caso es que Calderón muestra ánimo para no desligarse del quehacer político, por más que sus cuentas presidenciales y partidistas no resulten enteramente a su favor. Le culpan, por ejemplo, de que perdió la reciente elección del primero de julio, pero él, admitiendo el señalamiento, lo reparte con su partido, que es una manera de lavarse las manos, prácticamente hablando.

Nota publicada en tribuna.info

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan