Banner Tuvivienda
Viernes 03 de febrero 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 16 de julio 2012

Los kamikazes financieros y políticos

Por: Eccio León R.
Los kamikazes financieros y políticos
Foto: Referencial

El kamikaze, el uso de esta fatal palabra se ha extendido hoy, y se aplica con mucha frialdad en todo tipo de acciones suicidas, sin importar el método empleado, recordemos que la crisis mundial ha renacido este tipo de kamikaze financiero como político que no responden al sentido común del colectivo sino a sus propios intereses sin que les importen las consecuencias. Y hoy que el mundo está en borde del naufragio pareciera que disfrutaran sus acciones, me explico:

La decisión del BCE de rebajar el tipo de interés de referencia del 1% al 0,75% fue un movimiento solitario que "decepcionó a los inversores que habían previsto una reanudación del programa de compra de deuda pública. Fue una medida que demuestra que el BCE no está dispuesto a adoptar medidas urgentes. Ante este panorama, las probabilidades del naufragio del euro aumentan considerablemente.

La insolvencia de la banca y del gobierno español ha vuelto a disparar el costo de la deuda soberana demostrando que la actual crisis financiera está muy lejos de resolverse. De nada han servido los anuncios de rescate de la UE, las cumbres, cada vez más frecuentes para allanar vías de soluciones las millonarias inyecciones a la banca o los recortes del gobierno de Rajoy. España navega sin rumbo y la prueba fehaciente la da el incremento de la deuda soberana que no cede y ha vuelto a instalarse en el mortal del 7 por ciento con tendencia al alza.

Si a esto añadimos los conflictos internos entre los países de la UE que, como Finlandia, que amenazan con abandonar la moneda única si se les exige pagar deudas de otros, vemos que el incumplimiento soberano está a la vista del puerto. Incumplimientos que esta vez serán encabezados por España e Italia, tercera y cuarta mayores economías de Europa.

A nivel europeo el incumplimiento soberano se ha producido en países más pequeños como Islandia (2008), Irlanda (2010), Grecia y Portugal (2011). Pero como España e Italia son países mucho más grandes, esta vez su incumplimiento puede arrastrar a toda Europa en la caída. El gran error de la UE ha sido privilegiar la salud de la banca por sobre la salud de la economía real, que es la que genera empleo y riqueza. Ha sido la mantención de los privilegios a la especulación financiera y el abandono de la economía productiva, la que está hundiendo a Europa y que hace hoy de España la siguiente y gran víctima del naufragio.

La economía europea ha padecido problemas y desequilibrios económicos previos al estallido de la burbuja financiera de la que, desde luego, los más avispados participaron en el festín. Esta crisis financiera, como todas las que históricamente se han catalogado de este modo, es internacional, lo que no significa que venga de fuera o sea exógena. Particularmente, las debilidades, los desequilibrios y la rigidez de los mercados e instituciones económicas, faltos de reformas sustanciales adecuadas en los últimos seis años, han contribuido sobremanera a que dicha crisis tenga especial ironía en las variables y sectores más expuestos.

Dado que la crisis financiera ha introducido graves problemas de confianza, crédito incluido, su sentido elemental de credibilidad y fiabilidad entre instituciones, la salida de ese aspecto de la crisis pasa por devolver dicha confianza. Los problemas no son de liquidez, que se ha mantenido abundante durante muchos años y que, con las medidas de las autoridades, que han llegado a conceder préstamos sin límite a tipos de intereses bajos, y nunca ha sido escasos. Más bien su exceso ha estado en el origen de los problemas, incluida la sobrevaloración de activos reales, financieros, inmobiliarios, materias primas.

Igualmente, crece la incertidumbre sobre su amplitud e intensidad, porque el gobierno no pone ni quiere las condiciones que faciliten la salida, suavizando ajustes y abaratando costos, sino que, al contrario, eleva cargas e impuestos, mantiene gastos irracionales e ineficientes y los endeuda, lo que tensionará mucho las condiciones crediticias en los mercados financieros mundiales y dificultará las salidas de los agentes privados. El gobierno debe ajustar sus gastos para aliviar las cargas de los ciudadanos, que, con su dinero, contribuirán obligados a tratar de sacar al sistema financiero del naufragio.

Donde están las medidas tendentes a devolver confianza y asegurar la liquidez, aunque más peligrosas e incongruentes son las bajadas de tipos o por ciento en el salvamento, con dinero del contribuyente, y de propietarios de empresas que actuaron irresponsablemente y deberían limpiar sus errores, como dicta el mercado. Más austeridad, ahorro, prudencia, seguridad, transparencia y sacrificio serían convenientes por todas partes.

Pero los gobernantes del sur de Europa saben que si apresuran su salida de la zona euro estallaría la madre de las crisis, Toda una extorsión Política para los alemanes sin ningún tipo de ética. Alemania tiene como norte tratar de ir solucionando por etapa tan terrible amenaza por lo que está expuesta ante sus socios kamikaze. (El Universal)

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan