Banner Tuvivienda
Domingo 19 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 02 de agosto 2012

Calderón: destierro o entierro

Por: Ricardo Alemán
Calderón: destierro o entierro
Foto: telegraph.co.uk

Sube de tono –incluso a niveles impensables–, la guerra por lo que queda del PAN.

Y es tal la magnitud de la batalla, que no pocos grupos que disputan el control del partido azul –verdaderas tribus al estilo amarillo–, pintaron su raya frente a Felipe Calderón, al que no quieren de vuelta en el control del partido azul. Y en prevención de que el aún presidente avance en su intento por mantener en manos de su grupo la hegemonía política del PAN –grupo al que motejan como el calderonismo–, los adversarios de Calderón acuñaron la máxima con la que combatirán al michoacano; “el futuro de Calderón es el destierro o el entierro”, dicen.

En otras palabras, que según buena parte de la ultraderecha y la derecha a secas –que cohabitan en el PAN–, el futuro de Felipe Calderón está en la misma ruta seguida por todos o casi todos los expresidentes mexicanos; el destierro –entendido como el alejamiento geográfico–, y/o el entierro, que significaría la muerte política de Felipe Calderón.

Sin embargo, es evidente que pocos conocen a Calderón; que a pesar de ser presidente de los mexicanos a lo largo de los últimos seis años, aún muchos no saben de qué está hecho. Por eso la pregunta. ¿Alguien se imagina a Calderón en un tranquilo exilio, como el de Ernesto Zedillo?. ¿Se lo imaginan en una azarosa muerte política como la de Salinas? ¿O alguien se imagina un entierro político –de pena ajena–, como el de Fox?

Lo cierto es que salvo un repentino cambio de planes –que lo convenza de lo contrario–, Felipe Calderón se ha propuesto no sólo regresar a la actividad político partidista a partir del 2 de diciembre próximo, sino convertirse en factor para empujar el regreso del PAN al poder y, con ello, la salida del PRI del poder. Y es que Calderón no quiere pasar a la historia como el político que regresó al PRI a los Pinos; sino como el político que lo sacó por segunda ocasión. Y el plazo para ello son seis o 12 años.

Y, en efecto, parece un proyecto descabellado, muy lejos de la realidad política, sobre todo porque Calderón se enfrenta al formidable peso de la historia, que dice justo eso, que el futuro de los expresidentes está “en el destierro o en el entierro”. Pero además, enfrentará los demonios de su partido y, sobre todo, a un riesgo latente; la eventual venganza de las bandas criminales a las que combatió.

Por lo pronto, no son pocos los que juegan con el estribillo del “destierro o entierro” para Calderón. Y por supuesto que entre ellos están los enemigos de siempre de Calderón; el llamado “Grupo Fox”, que incluye directamente al expresidente guanajuatense, a su esposa y a uno de sus más vapuleados escuderos: Manuel Espino, a quien el propio Calderón echó del partido.

También está el grupo de Santiago Creel, el de Josefina Vázquez Mota y, sin duda, el infaltable Yunque, la ultraderecha y la derecha a secas. Todos o casi todos los adversarios de Calderón aparecen entre los políticos azules que han perdido en las elecciones de los años recientes, sean elecciones federales, sean estatales o locales.

Y casualmente, con Calderón están buena parte de los artífices de la llamada “política total”, diseño programático que llegó al PAN con Luis H. Álvarez quien –junto con Carlos Castillo Peraza–, también desarrolló las alianzas entre PAN y PRI, que permitieron que el PAN llegara al poder presidencial. Hoy, casualmente, los “calderonistas” intentarán de nueva cuenta una alianza con el PRI de Peña Nieto.

Y es que según los afines al grupo de Calderón, la única posibilidad de que el PAN regrese al poder en el corto plazo, es precisamente mediante una la alianza con el PRI. ¿Por qué?

Porque sólo un partido vigente, con poder, con capacidad de decisión, con influencia en el gobierno y en el Congreso, podrá ser un partido con recursos políticos, ideológicos y económicos para estar de vuelta en el poder presidencial. Sin embargo, el problema es que Calderón no tiene todas las canicas de su lado, como para convertirse en líder del PAN. Al tiempo.

EN EL CAMINO

La empresa Soriana, dueña de las tiendas de autoservicio acusadas de vender tarjetas para cometer el supuesto fraude electoral, difundió un desplegado en el que llama a los ciudadanos al respeto y la civilidad, y a poner fin a la violencia lanzada contra sus instalaciones y empleados. Por eso, responsabilizó a López Obrador y a su claque, de los daños causados. Y contra todo lo imaginable, AMLO dice que no lo culpen, en tanto que el PRD dice que puede tratarse de “un montaje”. ¿Qué no es cierto que AMLO encabezó el montaje contra Soriana? ¡Ver para creer!

Nota publicada en periodicocorreo.com.mx

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan