Banner Tuvivienda
Martes 13 de abril 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 09 de agosto 2012

[México] A AMLO se le agotan recursos para la protesta

Por: Carlos Ferreyra.
[México] A AMLO se le agotan recursos para la protesta
Foto: el5antuario.org

Como en la canción de la muñeca fea, escondidos por los rincones, los perredistas se preparan para dar un virtual salto al vacío: aseguran varios de ellos, que resultaron premiados con un escaño, una curul o un sencillo pero cómodo sillón de asambleísta, que le han hecho saber a Andrés Manuel López Obrador que una vez calificadas las elecciones presidenciales no participarán en protestas y bloqueos y además ya no contribuirán económicamente para “la causa”.

Aunque juran haberlo hecho, no es muy confiable la versión porque nadie que conozca a las tribus y al personaje central de esta trama se los puede imaginar dialogando tranquilamente, para avisarle que lo dejarán sólo con los grupos clientelares usuales, los panchosvilla, los ex Nueva Tenochtitlán de René Bejarano, ambulantes, tolerados, atencos y electricistas, por mencionar algunos. Y los novedosos, aunque ya no tanto, #Yo Soy 132.

Los mencionados, por cierto, cuestan. Y es difícil que con los 50 mil pesos mensuales solidarios que recibe Andrés Manuel puede tenerlos activos en plantones, campamentos y recorridos por toda la república, como ha propuesto, para los mítines de información sobre el que ya para entonces no será fraude, sino confirmación del triunfo de Enrique Peña Nieto.

Los renegados, a los que a su debido tiempo calificará de traidores, tienen la mirada en 2018. Consideran que no deben desaprovechar la posición obtenida como segundo partido nacional y que les corresponde convertirse en el partido bisagra, frente a un PRI que logró, “haiga sido como haiga sido”, capturar la mitad más uno de los Padres de la Patria en la Cámara de Diputados, llevando a la cola a los verdes de la privilegiada familia farmacéutica nacional.

Buscarán consolidarse como los interlocutores válidos en los asuntos importantes, algo así como el poder decisivo para la aprobación de leyes. Ese es el sueño por el que intentarán desligarse de todo acto que pueda no sólo lesionar la vida cotidiana, sino hacerlos retroceder en lo que lograron hasta ahora. “No es cuestión de echar a la basura los quince millones de votos que nos entregaron su confianza”, dicen en un arranque de convicción democrática.

Pero hay mucho más detrás de esta postura que, aseguran, está ganando adeptos. En reuniones cafeteras y entre amigos “de confianza”, llegaron a la conclusión de que están en riesgo de perder los maravillosos privilegios del poder. Y por eso deberán apoyar con toda la fuerza del partido a Marcelo Ebrard, única posibilidad real de llegar a Los Pinos.

No desestiman al futuro gobernador de la ciudad de México, el ex procurador capitalino Miguel Ángel Mancera, que, dicen, también tiene su corazoncito y cuya posibilidad de una postulación a La Grande dependerá de lo que logre concretar como gobernante. Por lo pronto, dicen también, le tocará disfrutar las delicias de una estructura urbana  en orden, sin los tiraderos actuales que concluirán, esperan, para finales de este año.

Eso significará una gran diferencia con el gobierno de Ebrard, quien además cuenta en el deber de su balance los pleitos con quienes se vieron afectados por obras que, como es el caso de la Supervía, por decisión judicial deberían estar suspendidas, pero “por orden superior”, esto es, del actual gobernante de la capital, prosiguen.

Seguimos con la versión: los más cercanos a López Obrador, léase Ricardo Monreal, Manuel Camacho, el propio Marcelo Ebrard y Manuel Bartlett, acudirán a la toma de posesión de Peña Nieto y no para una escandalosa protesta pública como habría de suponerse, sino en calidad de legisladores, si bien no elegidos por voto ciudadano, con el derecho y la obligación de haber sido nominados por los partidos de su coalición.

Ante el panorama de abandono que encarará, Andrés Manuel con toda seguridad optará por recrudecer las protestas. No habrá más peticiones de anulación de unas elecciones ya dictaminadas ni tampoco pedirá el nombramiento de un mandatario sustituto para convocar nuevamente a comicios, pero buscará mantener su vigencia en la vida política nacional con miras a una tercera postulación. La tercera es la vencida, dice el refrán popular, y a eso se atendrá.

Para mantener viva la llama de la inconformidad, cuenta con la reacción del gobierno en el pleito con las empresas comerciales y financieras, a las que hostigarán, pero sin que él asome la cabeza. Dejará que el pueblo bueno asuma los costos y, en lo posible, las víctimas de una represión que da por segura.

Sólo que hay un problema. En la bronca con Soriana, la clausura arbitraria de tiendas, como fue el caso de Iztapalapa, y el secuestro de personal y clientela en Chicoloapan, hazaña atribuida al legislador perredista Gerardo Sánchez, tuvo una consecuencia inversa a como esperaba. Entre los trabajadores y los compradores retenidos durante más de tres horas entre insultos y empujones, provocó la antipatía hacia los evidentemente perredistas o, por lo menos, pejelagartistas plagiarios.

Por lo pronto, los gobernadores electos Graco Ramírez en Morelos, y Arturo Núñez en Tabasco, han sido suficientemente claros al expresar que trabajarán con quien resulte presidente por decisión de las autoridades responsables de este trámite final, que se dará, supuestamente, el 6 de septiembre.

Ninguno de ambos quiere confrontaciones con el poder central, eso pese a que Núñez hasta ahora ha participado como consejero jurídico de Andrés Manuel. Pero como viejo priista, igual que todos los principales personajes de las ahora denominadas izquierdas, sabe cuál es el costo de un choque con quien manda. Y aplicará la disciplina aprendida en su largo paso por el partido tricolor.

En el caso de Graco, está consciente de la necesidad de tranquilizar al estado, sometido primero a las frivolidades del gobernador que usaba el helicóptero del amor para sus conquistas y luego la conversión de la entidad en el refugio predilecto de los grandes capos del narcotráfico, gracias a la blandura del actual gobernante. Y para eso necesitará el apoyo total del Presidente.

Así pues, en la previsión de los amigos cafeteros, las manifestaciones callejeras aumentarán, se recurrirá a organismos internacionales para mantener viva la reclamación de una elección ilegal (que podría ser injusta o inequitativa, pero no ilegal) y pasado el año entonces el tabasqueño tendrá que tranquilizarse porque ya no habrá más qué hacer. Los organismos del Estado reconocerán al mandatario que no se verá en la necesidad de “legitimar” su triunfo, como ha sido el caso de Carlos Salinas para acá.

Al parecer, las llaves del dinero constante se están secando. Y eso tiene al eterno candidato presidencial en la histeria. A sus operadores en las acusaciones contra el PRI, les ha hecho reclamaciones violentas por la falta de consistencia en los señalamientos de violaciones a la ley electoral. La más reciente, la supuesta grabación de una conversación que resultó más falsa que un billete de tres pesos, en la que acusaba a los tricolores de triangular fondos vía la Tesorería del Gobierno del Estado de México.

Como va el asunto, y después de concluir que más de la mitad de los recursos planteados no son admisibles, López Obrador da por hecho que no quedará sino el uso de la “elección moral”. Tiene la plena certeza de que perdió, pero si quiere seguir políticamente vivo deberá mantener a sus huestes en la calle.

Eso me platicaron y les creo, salvo en la parte que hablan de haberse confrontado con el mesías de Macuspana. Eso no lo creen ni ellos, pero valga la mención después del simplón análisis que me entregaron (Con información del diario La Crónica).

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan