Banner Tuvivienda
Viernes 23 de febrero 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 29 de agosto 2012

Las esperanzas están en el campo

Por: Renán Gorriti Delgadillo.
Las esperanzas están en el campo
Foto: Andina

Ollanta no cree mucho en las estadísticas oficiales y prefiere evaluar la testaruda realidad en vivo y en directo. Sobre todo visitando –sin mediaciones– las regiones donde comienza a presentarse dando movimiento desde el timón de su gobierno. Resulta beneficioso para el país que el mandatario examine y disponga medidas en el terreno sobre el avance y el gasto del gobierno nacional, regional y local del norte, centro, sur y oriente del Perú.

Concretamente, ver las inversiones y empleo productivo como la solución de las necesidades educativas, seguridad, salud en las zonas rurales donde es vital el agua. Y la participación de nuestros funcionarios. Estimular algunos y separar a otros que no responden a la emoción social ni a la belleza del cambio. Porque algunos tienen trayectoria y no están allí, otros allí sin capacidad y en primera fila sin desprenderse de la mamadera y del boicot.

Es el caso de la Pensión 65 cuyos datos del diagnóstico resultarían falsos induciendo a error al gobierno al darse recursos a quienes no calificaban. Las metodologías estadísticas y las metodologías educativas son sinónimo de una decadencia. Y debieran cambiarse.

Se advierte en las regiones mayor desarrollo urbano que rural. Deberá cambiarse a partir del beneficio agua y la comercialización de los productos producidos por los agricultores.

De los ocho millones de pobres, el mayor porcentaje se encuentra en el campo. Y sobre todo en las zonas apartadas donde falta infraestructura de buen vivir y alegría productiva más que comercialización y servicios que beneficia a unos pocos en las ciudades. La gran minería quedó mal parada por incumplida.

Es un escándalo que en los departamentos donde se han generado ingresos gigantescos, como Huancavelica y Pasco, existen bolsones de pobreza rural sin beneficios. Mal parados los gobiernos regionales y locales que teniendo plata no la gastan. Mal parado el Ministerio de Economía incapaz de ponerle patines al SNIP que retiene los dineros y el gasto de las regiones y los municipios (dejaron de gastar el 45% del canon minero). Si va a haber Censo Agrario, o un diagnóstico cifrado de la realidad provinciana, es preciso tome en consideración factores que apunten no al asistencialismo sino a la estructura económica y productiva.

Y no se vaya por las ramas datos que terminen favoreciendo a la ciudad y a sus mercachifles. Ninguna realidad cambiará en lo social a partir únicamente de los programas sociales. Debe privilegiarse el dato preciso de la realidad integral peruana a partir de sincerar la condición y realidad de la propiedad y su dinámica, y tomar la decisión política de la inversión estatal y privada en el trabajo productivo agrario, madre y sostén del empleo provinciano (no la mina ni el turismo que favorece sólo a 4 y subemplea a 5 a lo más).

Faltan veterinarios, técnicos agrarios, postas, médicos, medicinas, escuelas, maquinaria, fertilizantes, abonos, insecticidas, reservorios, computación, comercialización.Títulos de propiedad e infraestructura que acerque al campesino a los mercados. Tengo la esperanza que las casas de los funcionarios no sean tan altas y grandes como las de Huancavelica.

Publicado el 29 de agosto de 2012 en el diario La Razón.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan