Banner Tuvivienda
Jueves 08 de junio 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 01 de septiembre 2012

Fatalidad preanunciada

Por: Alberto Jordán H.
Fatalidad preanunciada
Foto: Referencial

Inevitable rehuir el sarcasmo expresado por el comandante en su programa Aló Presidente para anunciar sonando pitos, los despidos de gerentes de la industria petrolera que continuó con el de 22 mil trabajadores, con desconocimiento de sus derechos. Cómo olvidar los bestiales atropellos del Destacamento 44 de la Guardia Nacional, cuyos efectivos desgraciadamente hoy son víctimas de la fatalidad causada en la Refinería Amuay, cuando desalojaban a familias petroleras de sus residencias de Los Semerucos. Aprovechaban la madrugada para arremeter con lacrimógenas, perdigones, perros de ataque y granadas sonoras contra enfermos, ancianos, madres con niños en brazos.

"No podemos pecar de debilidad, de que ¡pobrecitos!, de que ¡tienen familia! Sí, pero mucho más que la familia está la Patria primero y el compromiso con el pueblo" Así estimulaba los vejámenes el ahora presidente saliente en reunión con gente de Pdvsa del Zulia, en mayo 2003.

A esa tragedia advertida por expertos de la misma empresa en 2005 y continuamente por el sindicato, se agrega la violencia, ahora reinante en cárceles; acción de naturaleza con desborde de ríos y falta de mantenimiento, inicialmente declarado en deterioro de carreteras y derrumbe de puentes.

El actual desastre es consecuencia del "Rescate de la refinería" que en su perverso discurso anunció, vestido de rojo el inamovible ministro Rafael Ramírez, quien debe responder penalmente por ello. En su lenguaje robolucionario se jactó de presentar una ¡Pdvsa más que nunca roja rojita!

Las denuncias que la pitiyanqui (de nacimiento) vocera del régimen calificó de saboteo, deben tomarse en cuenta para el riesgo al cual están expuestas las demás refinerías. (El Universal)

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan