Banner Tuvivienda
Domingo 03 de marzo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 02 de septiembre 2012

Lección Jauja

Por: César Campos R.
Lección Jauja
Foto: blog.pucp.edu.pe

Igual que el patrioterismo radical y estéril – en un mundo obligado a unirse por la obra del hombre, la tecnología, y su propia subsistencia – es inconcebible la continua manifestación de los regionalismos dentro de un país donde la búsqueda del horizonte común debería constituirse en su norma principal.

El Perú vive esta deleznable realidad hace mucho tiempo en varias de sus localidades. Sólo por citar los últimos conflictos internos, recordemos a Moquegua y Tacna enfrentándose por el agua y la distribución del canon minero. También a Cusco y Arequipa enseñando lanzas de guerra por el proyecto Majes-Siguas II. Hasta pequeñas unidades distritales como Magdalena y San Isidro de la provincia de Lima sostienen disputas “territoriales” por trazos de límites. La excepción que confirma la regla se la debemos a la inteligencia y visión de una autoridad como César Villanueva, gran promotor de la mancomunidad regional Amazonas-San Martín-La Libertad.

Lo peor de todo es que esos regionalismos se alimentan de viejas rencillas protectoras de identidades concebidas para congelarse en el tiempo y negarse al desarrollo. Identidades que son manipuladas al regalado gusto de ciertos operadores mediáticos. Por algo, el gran jefe de la propaganda nazi, Joseph Goebbels, estableció el principio de la “transfusión”, mediante el cual – según señalaba -  la misma debía operar siempre a partir de un sustrato pre existente a la sociedad donde se aplica; por ejemplo, una mitología, o un complejo de de odios y prejuicios tradicionales. La difusión de estos argumentos, sostenía Goebbels, debía arraigar en las conductas más primitivas. Así funcionó para los nazis la propaganda contra el pueblo judío.

Hoy esta realidad ha tocado las puertas de Jauja y Huancayo, coterráneos de una misma jurisdicción pero separados por mitos étnico-históricos (un jaujino de a pie jamás se reconoce huanca). El pretexto: la construcción de un aeropuerto internacional para el que existen dos propuestas y muchas ambiciones particulares.

Aquí lo importante no sólo es la razonabilidad del proyecto a impulsarse de manera definitiva, sino la naturaleza de conflicto y sus raíces, el mismo que ha dejado el trágico saldo de un muerto, varios heridos y la carretera Central bloqueada por 48 horas. ¿Cómo entender desde el Estado (gobierno central, poderes públicos, gobiernos regionales, gobiernos locales) el ciclo completo de estas algaradas nativas y afrontar luego la tarea de sembrar mecanismos de solución?

No hay ciertamente respuestas mágicas de corto plazo pero retrasarlas tampoco ayuda.  La especialista en conflictos sociales Irma Montes Patiño propone un sistema nacional de prevención y transformación de conflictos descentralizado y con capacidad de decisión. No le gusta la flamante Oficina de Diálogo Nacional dependiente de la PCM y considera que nació muerta. El asunto se vuelve más complejo sino no definimos el punto de partida para contener esta espiral de protestas que – como se ha visto – pueden forjarse por temas de trascendencia o minúsculos.

En efecto, la gran lección que nos deja Jauja es el imperativo de diseñar cuanto antes un sistema preventivo de conflictos eficaz, creíble, duradero y con “licencia social”. Sí, porque no sólo las inversiones privadas necesitan esta licencia; lo que hace el Estado también.

Publicado en el diario Expreso - Columna "Agenda Política"

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan