Banner Tuvivienda
Martes 16 de abril 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 04 de septiembre 2012

La PUCP no es de la iglesia

Por: Daniel Parodi Revoredo.
La PUCP no es de la iglesia
Foto: Medios

En el litigio que le sigue a la PUCP, el arzobispado de Lima se ha posicionado en los frentes político e ideológico a través de hábiles psicosociales. Por ejemplo, se ha difundido la errónea idea de que la PUCP es propiedad de la Iglesia y que un piquete de comunistas recalcitrantes la ha tomado por asalto. De esta manera, gracias a una campaña de miedo y desinformación, se ha propiciado una cierta atmósfera de solidaridad con la Iglesia, la que habría sido víctima de un arbitrario despojo.

Por suerte la realidad es absolutamente otra: en primer lugar, quienes hoy dirigen la PUCP no son marxistas ortodoxos salvo que por esto se entienda velar por el estado de derecho, la institucionalidad democrática y la vigencia de los derechos humanos. En segundo lugar, las actuales autoridades de la Universidad han sido elegidas democráticamente y de acuerdo con la ley universitaria. Con estas mismas reglas, hace dos décadas, la PUCP eligió gobiernos más conservadores e igual de respetables.

Por otro lado, es importante aclarar que LA PUCP NO LE PERTENECE A LA IGLESIA. Más bien, la Universidad se formó como una asociación civil conformada por laicos y religiosos que quisieron crear un centro de estudios superiores inspirado en valores católicos. A esta asociación (la Universidad) el Dr. José de la Riva Agüero le legó sus bienes por lo que se encuentra en litigio la modalidad de administración de dicha herencia, mas no su propiedad.

Al respecto, igual parece poco lo que le toca al Arzobispo. En su testamento de 1938, Riva Agüero indicó que si a 20 años de su muerte la PUCP hubiese dejado de existir, entonces una junta creada para tal fin debía administrar su herencia. Como en 1964 -dos décadas después de su deceso- la PUCP seguía existiendo le tocó heredar los bienes del mecenas cuyos títulos de propiedad, sin contratiempos, inscribió la Universidad en registros públicos.

Cierto es que este asunto dista de ser sencillo y que a mis argumentos la contraparte antepone otros, pero me pregunto si en la motivación del Cardenal Cipriani no se manifiesta el encono hacia los críticos de su olvidable performance en materia de derechos humanos, tanto como el interés por las ingentes rentas que plaza San Miguel y otros bienes le deparan a la Universidad más prestigiosa del Perú.

Pero lo hecho hecho está y hoy una comunidad de más de veinte mil personas, entre profesores y alumnos, vive contaminada por una agresión cuyo fin no parece cercano. Mientras tanto, a la usanza de los grandes canónigos decimonónicos, el Arzobispo de Lima sigue utilizando el púlpito con fines proselitistas contradiciendo así la antigua tradición occidental que fundara Nicolás Maquiavelo. Por ello he pensado, últimamente, que más que una universidad confesional lo que necesitamos es un Estado absolutamente laico.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
3 comentarios
Si eso fuera cierto, ¿por qué están perdiendo todos los juicios y más aún con todo el staff de genios de Derecho de la ex PUCP? Si son honestos comiencen a cambiar de nombre, porque "Pontificia" y "Católica" ya no les pertenece
05 de septiembre 2012
Un artículo basado en chismes? Nadie dice que esa Universidad es de la Iglesia. Riva Aguero donó el terreno a una universidad católica, nos preguntamos ¿La actual es católica, o que tipo de católica es que está en contra de su obispo?. Le comento caballero que el registro no determina la propiedad.
06 de septiembre 2012
La PUCP es una Universidad de mucho prestigio deben matenerla asi, no le veo nada anormal que se siga llamando católica y Pontificia, ese prestigio se lo han currado sus autoridades, sus profesores y alumnos y son ellos los que tendrán que dirigir esa universidad, sobran palabras.
07 de septiembre 2012
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan