Banner Tuvivienda
Domingo 03 de marzo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 07 de septiembre 2012

Petróleo-Venezuela-EEUU: ¿futuro incierto?

Por: Wilfredo Franco.
Petróleo-Venezuela-EEUU: ¿futuro incierto?
Foto: Referencial

El beisbol de las grandes ligas y el mejor basquetbol del mundo reciben la atención de millones de venezolanos, al igual que las proezas tecnológicas de la NASA. Pero no así la confrontación electoral por la Presidencia cada 4 años, esta vez entre el presidente Barack Obama (Partido Demócrata) y el candidato Mitt Romney (Partido Republicano).  La elección se realizará el 06 de noviembre próximo, un mes después de las elecciones venezolanas. Además, el fragor de la extraordinariamente importante contienda venezolana este 2012 acapara, como debe ser, la atención de los venezolanos. Sin embargo, algunos temas que se discuten en el Norte tienen relevancia para el pueblo venezolano a corto y mediano plazo. No se puede olvidar que el Estado venezolano y toda la red de distribución de recursos a través de sus ministerios, gobernaciones, alcaldías, empresas, misiones, etc., se alimenta con los dólares provenientes de la venta casi exclusiva de petróleo a EEUU, y que buena parte de los bienes que importamos, tanto el Estado como el sector privado, procede también de ese país, incluyendo, quien lo hubiera creído: ¡gasolina!

Acotando el tema energético, casi al mismo tiempo que el candidato Romney anunció su plan para independizar a EEUU de petróleo importado en el 2020, el presidente Obama firmó la normativa, abreviada como CAFE (Corporate Average Fuel  Economy) que obliga a los fabricantes de automóviles a producir vehículos con un rendimiento estándar promedio de  54,5 millas por galón (unos 22 Km por litro), para el mercado norteamericano  en el 2025. Esa medida y la anterior firmada por Obama en 2011 (34,1 millas por galón en 2016) reducirán la emisión de gases invernadero en 6.000 millones de toneladas de carbono en EEUU en los próximos 13 años, siendo la medida más significativa para aliviar el calentamiento global tomada por la segunda nación más polutante del mundo (China es ahora la primera). Pero la otra consecuencia de esta medida tiene un interés más directo con Venezuela, y es que cada automovilista norteamericano se ahorrará 8.100 dólares en combustible en la vida útil de su vehículo, para un total de 1,7 billones (millón de millones) de dólares. Es decir, la política de independencia energética (reducción de la dependencia de petróleo importado) es política de Estado, común a ambos partidos. La misma consta de innovación tecnológica para ahorro de combustibles, el sustancial incremento de la producción interna de gas y petróleo, el cambio a gas en plantas termoeléctricas y el impulso a las tecnologías alternas (solar, eólica, etanol, hidrotermal).

EEUU no importará más petróleo entre 2020 y 2025, más fácil que llegar a la Luna. Y ello contribuye significativamente a hacer que el próximo período presidencial venezolano (2013-2019) sea el más crucial en toda su historia de 200 años. El reto de unirnos y evolucionar en todos los campos a pasos agigantados será, más que necesario, esencial y urgente, y deberá continuar aceleradamente entre 2019-2025. Los venezolanos deberemos emprender la recuperación del país, restablecer la unidad de propósitos, el trabajo productivo y la gerencia eficiente, la administración pulcra de los recursos financieros y de la justicia, por lo que deberá despartidizarse la gestión del Estado y enriquecerse con sanas políticas de desarrollo nacional diversificado y sustentable, en el marco de la economía mundial.

En ese contexto, nuestra campaña electoral parece como que si tuviéramos a Dios agarrado por la chiva, y por lo tanto podemos reducirla a la simpleza del insulto, al recuerdo de lo que hizo o no hizo Bolívar hace 200 años, o a prometer y prometer cosas a granel. Por favor tomemos conciencia  que se nos acaba el pan de piquito, que no está garantizado el flujo de petrodólares fáciles por mucho más tiempo, que estamos obligados, ¡ahora sí! a ponernos los pantalones largos y arremangarnos la camisa, es decir, a organizarnos, educarnos y capacitarnos para competir en los mercados globales con diversidad de productos manufacturados; en fin, que debemos comenzar a industrializarnos con alta tecnología comenzando ya en el 2013. Y que ello sería sencillamente imposible con el proyecto político que ha venido implementando el señor Chávez a lo largo de 14 años siguiendo el modelo cubano. Para muestra un solo aspecto: en el 2020, el mundo tendrá una sobreoferta de 93 millones de trabajadores de baja capacitación y una demanda de 85 millones de trabajadores de mediana y alta capacitación tecnológica (graduados en tecnológicos y universidades de alto nivel), pero en estos 14 años la asfixia presupuestaria del señor Chávez a las principales universidades del país, por razones políticas (mayoritariamente los universitarios no están de acuerdo con su propósito personal de gobernar de por vida al país) ha causado un grave daño a la plataforma académica para formar profesionales capaces de competir con sus pares latinoamericanos, ni qué decir con sus pares asiáticos, europeos o norteamericanos. El retroceso académico nacional ha sido descomunal y criminal.

Venezuela entera es testigo de la situación a que ha llevado la politiquería a Pdvsa y  a las empresas básicas, al igual que al sector manufacturero privado. Cada venezolano y venezolana consciente, no importa si trabaja o no para el Estado, o está enrolado en una misión, debe hacer el esfuerzo de sobreponerse al ruido de la campaña y reflexionar sobre el futuro inmediato, ese que ya nos toca a la puerta, y para el que debemos tomar una decisión correcta el próximo 7 de octubre.  Ese día el país dejará de andar en retroceso hacia el abismo y comenzará el ascenso hacia un mejor futuro. ¡Hasta los que se confiesan chavistas hoy, comprenderán y se sumarán al esfuerzo unitario requerido! (El Universal)

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan