Banner Tuvivienda
Viernes 22 de septiembre 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 09 de septiembre 2012

Recuerdos de una caída

Por: César Campos R.
Recuerdos de una caída
Foto: foxnews.com

La noche del sábado 12 de setiembre de 1992 era una de las muchas en que Francisco “Paco” Igartua estaba tocado por los nervios, apurando el cierre de la edición semanal de la revista OIGA, la que debía salir a la venta el lunes 14. Su presión la ejercía particularmente hacia mí, redactor que tenía a su cargo condensar – en seis páginas – el balance político de los últimos siete días, construido e hilvanado pacientemente luego de largas tertulias con el comité editor encabezado por el mismo Paco.

Yo tenía por costumbre demorar la entrega del material escrito en sendas carillas formateadas para la diagramación (Igartua consideraba a las flamantes computadoras PC  una herramienta complicada e inútil, pese a que casi todas las redacciones de diarios y revistas ya contaban con ellas). Sucumbía antes al placer de unos buenos cigarros, un almuerzo opíparo y tal vez una siesta. La media noche era mi punto extremo de cumplimiento, obligando a que la edición total culmine cerca de las 2 de la madrugada.

Sin embargo ese 12 de setiembre, increíblemente, terminé mi trabajo temprano.  El análisis político versaba sobre las decenas de indumentarias regionales que ponía sobre su cuerpo el presidente de turno, Alberto Fujimori, para arraigarse más en el sentimiento de los pueblos luego del autogolpe del 5 de abril. La perspectiva, por supuesto, era crítica pues OIGA estaba en la más radical oposición al fujimorismo desde la ruptura del orden constitucional.

Por ello, la portada prevista por Paco para ese número del semanario era una fotografía de Fujimori con la cabeza adornada por una corona de la tribu selvática Bora, en la cual destacaban las plumas de guacamayo.  Si más complicaciones, dejé la redacción alrededor de las 9 de la noche. Pero un acontecimiento de última hora me hizo regresar casi al instante: la caída de Abimael Guzmán, líder máximo del grupo terrorista Sendero Luminoso.

Me sorprendió encontrar a Igartua absolutamente cerrado a la posibilidad de cambiar la portada y mucho menos dedicarle más páginas a la exitosa operación del Grupo Especial de Inteligencia de la Policía. La breve nota elaborada al respecto, además, atribuía al entonces asesor presidencial Vladimiro Montesinos toda la gloria de este resultado. El desconcierto de los redactores era mayúsculo pero atenuado por la convicción de que donde manda capitán, no manda marinero.

La edición siguiente, la del 21 de setiembre, redondeó el enfoque de no concederle un ápice de  mérito a Fujimori ni a su régimen, enfatizando que el entonces gobernante de facto se encontraba pescando con su hijo Kenyi en un paraje de la amazonía y el mismo ministro del Interior, Juan Briones, participaba alegremente de una recepción en la residencia del embajador de Gran Bretaña, cuando se produjo la captura de Guzmán. La policía, según OIGA, había actuado por su cuenta sin la dirección ni el conocimiento del alto mando político.

20 años después, quizás subsista la polémica sobre a quién darle los pergaminos del duro golpe a la dirección central de SL. Lo que no me cabe duda es que en la conciencia de la gran mayoría de peruanos, guste o no guste, la caída de Guzmán es el principal activo del fujimorismo y su anzuelo para captar un número respetable de votos. Así de llano y simple.

Publicado en el diario Expreso, en la columna AGENDA POLITICA

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan