Banner Tuvivienda
Sábado 25 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 16 de septiembre 2012

[Perú] Los Caviares Desde Otro ángulo

Por: Steven Levitsky.
[Perú] Los Caviares Desde Otro ángulo
Foto: TV Perú

Simpatizo con el magistrado de la CIDH que preguntó por el significado de “caviar” en el “idioma peruano”. Nunca entendí bien qué era. Primero, pensaba que era una copia  del término francés “izquierda (gauche) caviar.” Parecía una expresión del marxismo bruto, en lo cual nuestra ideología debería corresponder a nuestra clase social. Desde esa óptica, el caviarismo era una especie de “falsa conciencia,” dado que solo los obreros, y no los acomodados, deben ser de izquierda.  Pero en el Perú, no eran los marxistas ortodoxos que hablaban de la izquierda caviar. Era la derecha, que supuestamente abraza la idea –liberal– de que cada individuo forma libremente sus opiniones.  

Mi confusión se ha profundizado en los últimos años.  “Caviar” ya no se aplica solo a figuras de centro-izquierda, sino también a liberales del centro y centro-derecha, como Augusto Álvarez, Rosa María Palacios, Beatriz Merino y hasta Mario Vargas Llosa.  Hoy en día, no es necesario hablar a favor de los pobres y la redistribución para ser caviar.

¿Qué es lo que distingue a los caviares del resto del mundo, entonces?  Según Carlos Meléndez, los caviares combinan el liberalismo político (defensa de las instituciones democráticas y los derechos ciudadanos) con un “estilo de vida acomodada”, un “desviado sentido de la realidad”, y cierta intolerancia (el caviar “siempre cree tener la razón”). En otras palabras, combinan elementos ideológicos con elementos sociales, culturales y hasta socio-psicológicos.  

Quizás la parte social tenía significancia en el pasado, cuando “caviar” se utilizaba de una manera más precisa, pero hoy en día carece de sentido.   Los caviares forman–igual que sus rivales– parte de la élite limeña.  Y nadie en esa élite tiene monopolio sobre la vida acomodada, un desviado sentido de la realidad, o la intolerancia.   Todos tienen un estilo de vida más o menos acomodado.  Y el desviado sentido de la realidad es un problema para toda la élite limeña.  Claro que hay caviares con poco conocimiento de la realidad social y política, pero hay una enorme cantidad de anticaviares que sufren de exactamente lo mismo.  ¿Acaso los PPKausas o los lectores de Aldo Mariátegui conocen mejor la realidad de Cajamarca o de Puno?   Tampoco los caviares se distinguen por su intolerancia.  Hay, sin duda, caviares que están poco dispuestos a reflexionar (o repensar sus opiniones) sobre lo ocurrido en los años 90 –y la falta de reflexión esta mal–.  Pero no me vengan a decir que los figuras anticaviares (Mariátegui, Rey, Cipriani, Martha Chávez) son más tolerantes.

Si nadie en la élite limeña tiene monopolio sobre la vida acomodada, un desviado sentido de la realidad, o la intolerancia, estas no son características que distinguen a los caviares de los no caviares.   Son cojudeces.  Las diferencias reales –por lo menos hoy en día–son políticas e ideológicas.  Lo que sí comparten Villarán, García- Sayán, Álvarez Rodrich y mis amigos de la PUCP son ciertos valores, sobre todo un fuerte compromiso con los derechos ciudadanos y las instituciones democráticas.  En muchas democracias, esa orientación no es polémica, pero en el Perú lo es.  Y lo es porque la experiencia de los años ochenta y noventa generó un contexto político distinto.  A diferencia de Argentina, Brasil, Chile o Colombia, una defensa rigurosa de los derechos humanos en el Perú genera conflicto con actores importantes, como el fujimorismo, las fuerzas armadas, y hasta el Arzobispo.  Y peor aún, choca con la opinión pública. Los peruanos enfrentaron un “tradeoff” (o selección) muy duro en los noventa: entre los derechos y la institucionalidad democrática, por un lado, y el orden y la seguridad por el otro.  Después de una década de violencia, una mayoría optó –junto con Fujimori– por el orden y la seguridad.  La minoría que seguía (y sigue) priorizando los derechos humanos y las instituciones democráticas son, hoy en día, los caviares.  Es una orientación políticamente incorrecta en el Perú.  Defender los derechos de los que son acusados de terrorismo, o de los activistas radicales que quieren acabar con la minería, choca fuertemente en una sociedad que sufrió Sendero y el tremendo colapso económico de los ochenta.  Me parece que el verdadero pecado de los caviares no es tomar café en La Baguette sino priorizar los derechos en una sociedad que, en su mayoría, opta por el orden.  

Pero la historia podría darle la razón a los caviares.  Si ser caviar es defender los derechos y las instituciones, hay evidencia empírica que el caviarismo beneficia al país.  Según varios estudios publicados en la última década (por ejemplo, los de Dani Rodrik y Daron Acemoglu y James Robinson), la institucionalización de los derechos y la fortaleza de las instituciones son claves para el éxito económico en el largo plazo.  Si los caviares son los que luchan por la institucionalización de los derechos y la fortaleza de las instituciones en el Perú, hay que aplaudirlos.

Y hay más: el desarrollo económico genera más caviares. Los valores caviares –sobre todo, la defensa de los derechos y su extensión a grupos que históricamente no han gozado de ellos (mujeres, homosexuales, indígenas)–son valores posmaterialistas. Son banderas que tienen poco que ver con los propios intereses materiales, como el trabajo o mejores salarios.  Como ha demostrado el politólogo Ronald Inglehart, el posmaterialismo solo surge en los sectores que tienen sus necesidades materiales satisfechas: la clase media-alta.  (Los que tienen que preocuparse todos los días para mantener a su familia no tienen el lujo de luchar en defensa del medio ambiente o los derechos de los homosexuales.) Por eso, el posmaterialismo es mucho más fuerte en las sociedades industrializadas, donde casi todos son de clase media para arriba.   Según Inglehart, el porcentaje del electorado español, alemán, francés y norteamericano que es “posmaterialista” creció de 10% en 1970 a 25% en 2000. Este cambio fue producto del desarrollo socioeconómico.  En todos los países del mundo, hay una fuerte relación entre la riqueza y la educación, por un lado, y las orientaciones posmaterialistas por el otro.

El Perú sigue siendo mayoritariamente materialista.  Pero el cambio se viene, y el crecimiento económico lo acelera.  Más riqueza y más acceso a la educación generan más liberales posmaterialistas –o, traducido en idioma peruano, caviares–.  Un Perú desarrollado será un país mucho más caviar que hoy (Con información del diario La República).

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan