Banner Tuvivienda
Martes 16 de abril 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 20 de septiembre 2012

Programa mínimo contrasubversivo

Por: Sergio Tapia.
Programa mínimo contrasubversivo
Foto: Cesar Revilla

Tras una operación antiterrorista en Ranrapata (Acombamba, Junín), resultó muerta una niña de 8 años.

El país se conmocionó, pero estuvo desorientado por la endémica falta de liderazgo informativo del Estado. Sin embargo, el pueblo sano supo discernir la autoría del homicidio, acertadamente lo imputó a los subversivos y eximió a nuestras FF AA.

Pero, en el país coexiste un pérfido sector que manipula las informaciones, se nutre de las imperfecciones del Gobierno y goza de la complicidad de los tontos útiles del periodismo.

Los responsables de la subversión homicida son los marxistas, tanto los que empuñan las armas asesinas como los que promueven la impunidad y los que aún cogobiernan con Ollanta y copan organismos internacionales.

El terrorista delinque por motivación ideológica. Para derrotar la subversión armada se requiere cesar con el proselitismo ideológico, erradicar al Sutep (sindicato marxista-leninista de profesores estatales) y expulsar a los caviares de los ministerios, juzgados y fiscalías, y de la Corte de Derechos Humanos.

La gran tarea contrasubversiva exige el imperativo de la justicia social, que debe ser obra gubernamental y quehacer empresarial. La dignificación del trabajo humano es la mejor manera de arrebatar a los marxistas sus pretextos justificantes.

El rol de nuestras Fuerzas Armadas debe estar acompañado por el resto del Estado. El almirante Giampietri ha recomendado promover la migración de la población civil de las zonas de combate para salvaguardar los operativos militares de los psicosociales. La decisión es del presidente Ollanta.

Publicado el 20 de setiembre en el diario La Razón.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan