Banner Tuvivienda
Miércoles 27 de enero 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 20 de septiembre 2012

Revalorar la estrategia

Por: Jaime de Althaus.
Revalorar la estrategia
Foto: Referencial

Parte de la razón por la que Sendero Luminoso resucita y se atreve a desarrollar acciones políticas y sociales sin asomo de culpa y arrepentimiento, tiene que ver con el hecho de que la carga de la condena social en la década pasada estuvo dirigida no contra los terroristas sino contra quienes los combatieron. Obviamente, si la percepción que se difunde es que la represión del Estado fue tan atroz o casi tanto como las acciones demencialmente asesinas de Sendero, si la condena se reparte por igual y a todos, si la culpa se comparte, terminan en esa misma medida diluidas.

Lo vemos en el debate sobre el proyecto de ley del negacionismo, donde autotitulados defensores de los derechos humanos ya saltaron para decir que una ley como esa debe aplicarse no solo a los que niegan hechos de terror cometidos por los senderistas, sino a quienes niegan que haya habido violación sistemática de los derechos humanos por parte del Estado. Por eso, lo primero es recuperar el valor ejemplar, incluso ante el mundo, que tuvo la estrategia que derrotó a Sendero Luminoso. Que fue la que, a partir de los 90, confió en los campesinos y los empoderó en la lucha contra Sendero, en lugar de arrasarlos, y la que, por medio del reforzamiento de la Dincote, leyes de delación y tribunales especiales, capturó y juzgó a los principales dirigentes terroristas en lugar de matarlos. Es decir, una basada esencialmente en el respeto a la vida.

El homenaje a los miembros del GEIN puede ser el punto de partida de esa revaloración. Así como debería serlo el reconocimiento a los líderes e integrantes de las rondas campesinas y comités de autodefensa, verdaderos héroes que enfrentaron y derrotaron a Sendero, olvidados y hasta acusados de violaciones de derechos humanos. El Perú debe reconstruir su mística y moral en la lucha contra el senderismo y capitalizar en la conciencia nacional la estrategia que condujo a la victoria. Debe replicarla, adaptada, en el Vraem, mediante una alianza nuevamente muy fuerte con los campesinos dándoles no armas, sino herramientas tecnológicas para aumentar su productividad y medios de comunicación para informar sobre desplazamientos terroristas. Y también con inteligencia policial, potenciada con medios electrónicos. Es decir, arraigar la estrategia actual en la anterior, evolucionándola y revalorándola.

Así habría más legitimidad para atacar de raíz al neosenderismo del Movadef. Pero más que castigar a quienes niegan hechos terroristas, afectando la libertad de opinión, debería proscribirse y penalizarse organizaciones de raigambre terrorista que no han renunciado explícitamente al “Pensamiento Gonzalo” o a la violencia revolucionaria como método para acceder al poder. Y en todo ámbito de acción, no solo en el electoral. Y en lo político, no es posible dar la batalla sin un claro liderazgo presidencial y sin lanzar una estrategia nacional de reconstrucción de un sistema de partidos, venciendo las resistencias a los distritos electorales unipersonales y al financiamiento público de los partidos, que todavía puede incorporarse en el presupuesto del próximo año. Pues son los partidos quienes deben dar la batalla política.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |