Miércoles 18 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 24 de septiembre 2012

Ministro Merino responsable del fracaso de política energética del humalismo

Por: César Gutiérrez Peña.
Ministro Merino responsable del fracaso de política energética del humalismo
Foto: La República

Lamentable la situación que venimos viviendo; tenemos una calificación de riesgo país bastante privilegiada; tasas altas de crecimiento del PBI; avidez del capital por invertir en nuestras costas, por la confianza generada en base a 22 años de continuidad en las políticas económicas y el sacrificio de los peruanos. Todos estos méritos están a punto de echarse por la borda por la torpeza gubernamental. La causa, el desconocimiento y el temor en las decisiones que ello genera. Es lo que venimos viviendo en el sector minero-energético, con un ministro como Jorge Merino y su Viceministro Luis Ortigas, que no aciertan una, en un nicho productivo que se ha convertido en el motor de la economía peruana.

La lista de desaciertos no es poca cosa: un mercado de gas natural vehicular (GNV) que lo está llevando al colapso por el temor reverencial a una empresa como Pluspetrol. Un proyecto de ley de masificación del gas natural en el interior del país, que no puede obtener aprobación en el Congreso de la República. Corre la mima suerte el gasoducto y poliducto de seguridad, de la infraestructura de transporte existente en los primeros 200 Km del trazo Camisea- Lima. Una actitud timorata y ambigua ante la concesionaria del gasoducto del sur andino, la empresa Kuntur, de propiedad de la brasileña Odebrecht. Un proyecto innecesario de un etanoducto entre Pisco e Ilo. Un anuncio de un polo petroquímico inexistente, para la ciudad de Ilo. Una petrolera estatal como Petroperú, de la cual Energía y Minas preside la Junta General de Accionistas y al cabo de 14 meses de gestión no puede decirnos cual el valor de la Modernización de Refinería Talara. Resoluciones ministeriales no publicadas, solo notificadas a los interesados y que son cambiadas a gusto del beneficiario en menos de una semana, como está ocurriendo con la asignación de la capacidad de transporte de gas natural. Son los pendones que exhibe la yunta: Merino-Ortigas.

En los últimos 22 años, donde se introdujo el concepto de un capital privado como el principal agente inversor en el sector minero-energético, no he podido apreciar tanto desacierto acumulado. Que no quede duda va a haber un fenómeno pocas veces visto: implosión al interior y explosión en el exterior, de esta importante área de la economía peruana. Si la pareja gobernante, así hay que admitir la realidad; no toma cartas en el asunto, va ser la que perjudicada de cargar con el pasivo de tantas tropelías.

Si quieren salir del entrampamiento tienen que empezar ordenando la agenda por fecha de vencimiento de los problemas, teniendo como largo plazo, la primera hecatombe que está a punto de ocurrir el próximo 01 de Octubre, que se llama: precio del gas natural vehicular (GNV), uno de los elementos materia de las dificultades que aquejan a las estaciones y usuarios de ese producto, que si no se toma acción inmediatamente, colapsará el sistema en su conjunto: vendedores y compradores. Afirmación que no es tremendista, realidad pura y dura, nada más. El resto de temas tienen  un plazo de solución de no más de 30 días, caso contrario el gobierno autodenominado de “la gran transformación” estará en serios problemas.

Abundando en el precio del GNV quiero dejar en claro, que el problema no es solo la duda existencial de “incrementar o no incrementar el precio”, eso es solo el vehículo de un tema más grande llamado competitividad del GNV frente al GLP. Las variables aparte de la cotización del combustible son: carga financiera onerosa; mercado de conversiones de vehículos que ha tocado techo; exceso de estaciones respecto al parque vehicular existente, con tendencia al crecimiento y procedimientos de fiscalización que por su manera de ejecutarse constituyen un desincentivo para seguir en el GNV. Para cada uno de estos problemas hay más de una salida imaginativa y práctica para salir del atolladero, pero se requiere de voluntad y trabajo para un cambio de rumbo y lo más importante, tiempo, si en este momento se produce un incremento de precios se va acogotar a compradores y vendedores, sin que pueda haber la ecuanimidad para dar soluciones.

 De todo esto trata la prédica que sostengo hace meses, que burdamente se pretende presentar solo como un tema de precios y el interés particular de unos pocos. Si siguen tal como se vienen manejando, el descrédito y el desorden que se está generando con su correlato de descontento social, le caerá al gobierno más temprano que tarde.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |