Miércoles 20 de marzo 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 28 de septiembre 2012

Impunidad, solo para los amigos

Por: Víctor Robles Sosa.
Impunidad, solo para los amigos
Foto: Medios

Qué vergüenza que un gobierno que se proclama nacionalista asuma una actitud pusilánime ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuando ésta, excediendo sus prerrogativas, pretende obligar al Perú a dictar sentencias según el parecer de ese organismo ideologizado.

Dicen los obsecuentes que se debe acatar el mandato de la Corte, pero ningún país está obligado a obedecer resoluciones que avasallan su soberanía.

La Constitución obliga al Ejecutivo a defender al Estado en los fueros internacionales, y este gobierno, en vez de hacerlo, solo sabe allanarse, ponerse de rodillas. Han infringido el mandato constitucional y algún día les tocará responder por semejante traición.

La Corte IDH está impedida de sustituir a la justicia nacional porque no es un tribunal penal, pero lo hace con intención política y justifica su intromisión alegando impunidad, como si los autores de la masacre de Barrios Altos hubiesen sido absueltos o liberados.

Al contrario, han recibido las penas más duras de nuestra legislación, y si éstas han sido rebajadas en solo dos años es porque se violó el derecho de los sentenciados al debido proceso al someterlos a juicio durante 11 años.

Es inadmisible que pretenda imponer que el crimen de Barrios Altos sea declarado de “lesa humanidad” por la Corte Suprema ya que el Tribunal Constitucional ha establecido que un delito es de lesa humanidad solo cuando concurren los requisitos fijados por el Estatuto de Roma.

En Barrios Altos, los asesinos mataron a sus víctimas por considerarlos terroristas o cómplices de éstos. Este hecho, según el Estatuto de Roma, los exime de lesa humanidad ya que éste se comete solo cuando el autor sabe y es consciente de que está matando a civiles inocentes.

A falta de argumentos, Corte IDH y las ONG sostienen que todo delito cometido con crueldad es de lesa humanidad, lo cual es mentira. Si esto fuese verdad los autores de crímenes horrendos, como Clímaco Basombrío (el ‘loco del martillo’), el homicida de Ruth Thalía Sayas, o los violadores - asesinos de niños serían condenados por lesa humanidad, lo cual jamás ocurrirá.

No es casual que las ONG que presionan para que se imponga la figura de “lesa humanidad” sean de ideología marxista leninista. Lo que quieren igual que Sendero Luminoso, es dejar a la democracia como un sistema genocida.

La “impunidad” es solo un pretexto. Si esa aversión por la impunidad que dicen sentir las ONG fuese genuina no habrían permitido que salgan libres los asesinos confesos de la matanza de Barrios Altos.

Pero no, les canjearon impunidad por favor político, y allí están ahora los asesinos Julio Chuqui, Isaac Paquiyauri y otros, libres en las calles. Les dieron impunidad a cambio de que dijeran que Alberto Fujimori ordenó el crimen de Barrios Altos.

La pena mínima por asesinato con crueldad es 15 años, a ellos les dieron solo ocho y salieron libres en meses. Las ONG se quedaron calladas.

Para los asesinos “amigos”, impunidad; al carajo la lesa humanidad. Para los que no “colaboran”, lesa humanidad. ¿Acaso no es nauseabundo?

Publicado el 28 de setiembre de 2012 en el diario La Razón.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |