Banner Tuvivienda
Domingo 05 de abril 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 21 de octubre 2012

[Venezuela y Argentina] Argenzuela

Por: Fran Ruiz.
[Venezuela y Argentina] Argenzuela
Foto: isaproduccion.com.ar

Es posible que Cristina Fernández de Kirchner (léase a partir de ahora Cristina K.), que dice gustarle leer la prensa mientras desayuna, se haya atragantado con la tostada la mañana del jueves, mientras leía la siguiente cabecera: “Uruguay legaliza el aborto”. El disgusto no es por la noticia de que la pequeña república vecina aprueba este derecho de la mujer antes que Argentina —de hecho, Cristina K. se opone a legalizar el aborto, por ideología conservadora, por no perder el apoyo de la Iglesia Católica o por ambas cosas—; el atragantamiento con la tostada es porque, mientras el viejo y campechano José Mujica, ex guerrillero reconvertido en presidente de Uruguay, sorprende al mundo con iniciativas audaces y feministas, como ésta, e incluso revolucionarias, como su intención de legalizar la mariguana para robarle el negocio al crimen organizado, la presidenta argentina parece mojigata y malhumorada. Su imagen es cada vez más la de una izquierdista antipática, autoritaria y soberbia, que se niega a responder a la prensa, que abusa de la cadena nacional —de conexión obligatoria— para burlarse o atacar a sus rivales, y que dice sin pudor alguno “sólo hay que temerle a Dios y a mí un poquito”.

En octubre de 2011, Cristina K. fue reelecta con el 53%, un año después su popularidad ha caído en picada hasta el 24.3%. ¿Qué le ha pasado a la mujer que sorprendió por su valentía al despojar de inmunidad a los represores y llevarlos ante la justicia? Contemplo dos hipótesis.

Primera. Sin el control de su marido, el ex presidente Néstor Kirchner, fallecido hace ahora dos años, se ha rodeado en su segundo mandato de un gabinete más kirchnerista que Kirchner, que le está llenando la cabeza de ideas radicales.

Segunda. Cristina K. está empeñada en llevar a Argentina por el camino de Venezuela, porque realmente idolatra al presidente venezolano Hugo Chávez o porque tiene una deuda adquirida con él (quizá desde los tiempos en que éste le enviaba ilegalmente miles de dólares, como los incautados durante su primera campaña electora en valija diplomática).

La realidad, en cualquier caso, es que los argentinos han regresado a los oscuros tiempos del “cacerolazo” como forma de protesta, ante la evidencia de que la presidenta está empujando a la segunda economía sudamericana a la peligrosa senda del intervencionismo del Estado sobre la economía —expropiaciones forzosas, cepo cambiario, control de precios, falseamiento de datos, como la inflación…—, mientras el crimen aumenta de manera preocupante. Es el mismo camino con las mismas consecuencias que en Venezuela; de hecho, ya bautizaron sus detractores a este proyecto con el nombre de Argenzuela (dícese del proceso de conversión de Argentina en la Venezuela de Chávez).

Veamos un simple ejemplo de lo que está ocurriendo. El miércoles pasado, el día en que el Senado de Montevideo aprobó la ley del aborto, el gobierno de Cristina K. bloqueó una orden judicial que autorizaba a un turista a sacar de Argentina 1,151 euros para al menos poder pagar los hoteles de un viaje a Europa. ¿El motivo del bloqueo? Lo dijo a su manera el consentido de Cristina, el vicepresidente de Economía Alex Kicillof: “Los dólares son para buscar petróleo, no para gastar en lujo”.

Si el joven cachorro kirchnerista considera un lujo que alguien se lleve para sus vacaciones el equivalente a unos dos mil dólares ¿qué pensará de los 15 mil dólares que cuesta la noche en la suite presidencial en el Hotel Mandarin Oriental de Nueva York, donde se hospedó Cristina K.?

La noticia del turista frustrado puso al rojo vivo las redes sociales, donde muchos coincidieron en dar la siguiente voz de alarma: los argentinos están secuestrados en su propio país por culpa del cepo cambiario impuesto por el gobierno.

Pero algo de mayor calado ocurrió también este miércoles pasado. Mientras el Senado uruguayo hacía historia despenalizando el aborto, el Senado argentino aprobaba una iniciativa oficialista para adelantar el voto a los 16 años. La casi inexistente oposición, subyugada a la mayoría aplastante kirchnerista, sólo ha podido emitir un casi inaudible lamento por lo que considera una maniobra de la mandataria para ganarse el voto adolescente, y lograr así que en las elecciones legislativas del próximo año obtenga los diputados suficientes para reformar la Constitución. ¿Y con qué objetivo? Con el de perpetuarse en el poder mediante una reforma que permita la reelección indefinida, como hizo Chávez en Venezuela.

El único poder ahora mismo capaz de hacer frente a la deriva autoritaria de la presidenta es la prensa independiente, como el diario Clarín, al que Cristina K. le ha declarado la guerra y está a punto de ganarla, tras asegurarse que un juez afín a ella dictamine a su favor para que el 7 de diciembre se ejecute lo que será un golpe letal contra la libertad de prensa: la aprobación de una polémica ley de medios que condena al Grupo Clarín, como en su día hizo Chávez con la cadena venezolana de mayor audiencia, Radio Caracas Televisión, a la que desapareció porque hablaba mal de su revolución socialista.

Con una prensa independiente amordazada y una oposición intimidada, al final queda la calle y las cacerolas en la mano. El 8 de noviembre es la fecha para una gran manifestación en contra del autoritarismo del gobierno de Cristina K. y contra el empeño de ésta en hacer realidad su Argenzuela soñada, un experimento que condena al país a una muy peligrosa división de la sociedad (Con información del diario La Crónica).

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
2 comentarios
Desde hace varios años los hermanos argentinos estan notificados,desde el inicio y el acercamiento hacia ese ensayo socialista siglo XXI que tiene su central de operaciones en cuba comunista para desde allí alimentarse y sostenerse en el tiempo el pensamiento castrista,dentro de esa perspectiva el comandante chávez busca fortaleza y apoyo a su pensamiento bolivariano que no es mas que la continuación de la revolución castrista,y para continuar todo ese proceso a costas del sacrificio de los pueblos,sin duda Venezuela con su petróleo y chávez como lider es la tentación al facismo en América L.
22 de octubre 2012
Es probable que a los gauchos se le viene nuevamente el famoso "corralito". Pero ahora estan secuestrados, porque no pueden salir de pais sin conseguir los dolares para viajar. ¡Pobre gente lo que les espera!.
22 de octubre 2012
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |