Domingo 25 de junio 2017   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 21 de octubre 2012

Marruecos atenta contra la libertad de expresión en Perú

Por: Ricardo Sánchez-Serra (*)
Marruecos atenta contra la libertad de expresión en Perú
Foto: Difusión

La libertad de expresión es un derecho inherente al ser humano. Es esencial para la vida, para la marcha de la sociedad y para el fortalecimiento democrático.
 
No se puede concebir una vida libre, con satisfacciones económicas, pero sin libertad de opinar. Sin ello un ser humano no está completo y pone en peligro la civilización.
 
Las sociedades con regímenes opresivos y que tienen como característica coactar la libertad de expresión, no son felices, el hombre está degradado a ser un animal enjaulado.
 
Por ello, la defensa de la libertad de expresión no basta que sea solo de organismos o instituciones, es un deber de cada ciudadano. Es como defender a tu propio ser, a tu familia. La violación de este derecho a una sola persona no puede ser indiferente a los demás, sería gravísimo para la propia existencia de la sociedad dejar pasar un caso, por mínimo que sea. Incluso los que tenemos la oportunidad de escribir en algún medio, debemos asumir el deber de ser la voz de los sin voz.
 
Hay muchos periodistas en el mundo que son asesinados y son perseguidos por sus ideales. Hay pueblos en el mundo que aún están oprimidos. La indiferencia o el silencio nos hacen cómplices de los crímenes y de la tiranía.
 
A la opinión pública
 
Es lamentable que tenga que denunciar a la opinión pública mi caso personal. Salvo en conversaciones informales, no he puesto en conocimiento de las instituciones defensoras de los derechos humanos, incluida la libertad de expresión, la persecución de la que estoy siendo objeto por parte de la embajadora de Marruecos en Perú, Oumama Aouad, por denunciar los atropellos de su gobierno y la defensa de los derechos del pueblo saharaui, que muchas naciones del mundo, incluida las Naciones Unidas, son solidarias con esta nación, cuyo territorio ha sido invadido por Marruecos en 1975.
 
El proceder casi intangible de esta embajadora hace que sus lacayos me acusen de victimización o que sufro de “delirio de persecución”. Pero las pruebas están a la vista, en varios medios que escribo ya no puedo referirme a la cuestión saharaui. Sus prebendas e invitaciones a su país han silenciado mis colaboraciones. Felizmente aún tengo algunas tribunas valientes que no han cedido a sobornos disfrazados.
 
Lo normal sería que sobre lo que escribo, ella opine en el mismo medio mediante una carta o columna, pero no, el objetivo es silenciarme, pero no a mí intrínsecamente, sino a la defensa del tema saharaui. Su actitud sobrepasa su misión diplomática y atenta no solo contra mi libertad de expresión, sino que se entromete ya en los asuntos internos de mi país.
 
El gobierno marroquí no quiere que los periodistas se refieran a la opresión contra el pueblo saharaui y aprovechan de la lejanía y el desconocimiento que se tiene sobre el tema, para desinformar sobre su problemática, y desgraciadamente muchos ingenuamente le creen porque no se toman la molestia de investigar.
 
¿Libertad de expresión en Marruecos?



Es claro que su actitud es criticable pero también comprensible, porque en Marruecos no hay libertad de expresión. Y creen natural que cualquier análisis crítico debe ser silenciado. Cualquiera que critique al rey va preso, sus publicaciones censuradas e incluso las extranjeras como la española El País, porque publicaba extractos de un libro de reciente aparición en Francia titulado “Le Roi Prédateur. Main Basse sur le Maroc”, que relata el enriquecimiento de Mohamed VI en los últimos años. Asimismo, otro número de El País también fue prohibido por reproducir una caricatura del Rey. Los  semanarios franceses 'Le Nouvel Observateur' y “Pelerin” también fueron censurados. Igualmente prohíben el ingreso de numerosos periodistas extranjeros –y hasta de eurodiputados- a los territorios saharauis invadidos por Marruecos.
 
Reporteros Sin Fronteras acaba de denunciar el pasado 9 de octubre “su preocupación por la multiplicación de los atentados a la libertad de información en Marruecos. Algunos periodistas, como Ali Lmrabet, son víctimas de un verdadero hostigamiento por haber criticado a ciertos políticos o haber abordado un tema relacionado, directa o indirectamente, con el rey de Marruecos.
 
“Los periodistas marroquíes deben poder trabajar libremente. Los abusos cometidos por miembros de la policía nacional y del servicio inteligencia son preocupantes. Hacemos un llamado a al gobierno marroquí y a las autoridades de Tetuán para que tomen todas las medidas necesarias para proteger a Ali Lmrabet y pongan fin a la campaña de acoso que padece el periodista por el simple hecho de ejercer su derecho a la libertad de expresión”.
 
Reporteros sin Fronteras recuerda que el 4 de octubre de 2012 el gobierno marroquí decidió arbitrariamente retirarle la acreditación al periodista de la Agencia France Presse Omar Brouksy, quien incluso fue agredido. La razón mencionada oficialmente es la difusión “de una noticia poco profesional” sobre las elecciones legislativas parciales en Tánger.
 
Otro periodista marroquí, Hamid Naimi, tuvo que refugiarse en Francia en el 2005, por las continuas amenazas de muerte, al haber denunciado la corrupción en diversos estamentos marroquíes.
 
El periodista Rachif Nini fue condenado a un año de prisión por “ataque a las instituciones del Estado”. Walid Bahomane y Abdelsamad Haydour, fueron condenados por “atentar contra la persona del rey”. Todo ello en el último año. RSF sigue denunciando las recientes medidas de censura que han tomado las autoridades marroquíes contra los medios de comunicación, así como por la represión en la Red.
 
El periodista Aboubakr Jamaï huyó después de ser perseguido, tras el cierre del semanario que fundó, Le journal hebdomadaire. “No hay periodistas muertos en Marruecos, pero se usan otras tácticas… La libertad de prensa ha sido prácticamente asesinada”, dijo.
 
Marruecos ocupa el lugar 138 de entre 179 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2011-2012 de Reporteros sin Fronteras.
 
El  Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú debe tomar cartas en el asunto y llamar la atención a la embajadora Oumama Aouad por entrometerse al coactar la libertad de expresión en el Perú.
 
¡No señora embajadora, NO queremos que nos importe su “ejemplo” de “libertad” de expresión en Marruecos!
 
*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera. Analista internacional
 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
2 comentarios
la dseseperacion de Marruecos esta llegango ha ser vergozosa y eso les hace perder la calma hasta fuera de sus fronteras y limites. Parece mentira que un diplomatico tenga que recurrir al chantaje y a la opresion para acallar las voces que denincian su politica de ocupacion.
Animo sr Sanchez y no dejemos que nos cierren la boca
22 de octubre 2012
Y usted quien es Jalil el que le pasa el cheque que proviene de Argelia?
Usted sabe como todos que el Sahara Occidental pertenece a Marruecos, Soy Saharawi puro, y mis abuelos aceptaron al Rey Mohamed quito en el 58 cuando vino a la sahara marroqui. donde estaba Argelia o el Presidente del polisario actual ( que tiene por apellido Marrakchi, un ciudad mperial Marroqui) vaya tela. esto que pagar a periodistas fracasados en buca de fama ya no es de moda....
22 de octubre 2012
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |