Banner Tuvivienda
Viernes 24 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 27 de octubre 2012

La Parada y el Acompañamiento Social

Por: Víctor Raúl Huamán
La Parada y el Acompañamiento Social
Foto: TV Perú

En relación a lo sucedido en La Parada, alguien sabe lo que es Acompañamiento Social. Está vinculado a la obra social y la construcción de diálogos entre el Estado (o entidad privada) y los beneficiarios por un proyecto, pequeño o grande.
 
El Perú gasta en millonarias consultorías para excelentes diagnósticos, muchos de los cuales quedan en los escritorios de la burocracia sin aplicarse. Algunos de los que se llegan a aplicar se frustran en el intento, otros, los que finalmente concluyen, quedan a la deriva y sin seguimiento de las entidades sin un perfeccionamiento. En el caso particular de La Parada, esta acción no se debe focalizar al simple traslado de un mercado a otro más moderno ignorándose la existencia de familias que dependen económicamente de ese mercado, tanto que es el nicho ecológico de más de tres generaciones que subsisten económicamente al lado de los propios comerciantes. Aquí concurre la seguridad que se brinda a los comerciantes por readaptados a la sociedad, la delincuencia y las familias apostadas en los cerros que la rodean.
 
Al margen de la evaluación de los hechos suscitados, es tan importante como la obra misma, un Plan de Trabajo que comprenda y evalúe la Responsabilidad Social de Lima Metropolitana y que se debió incluir en los costos del proyecto inicial. Los resultados demuestran que la comunicación es nula entre la autoridad y los comerciantes, así como la ausencia de un estudio de inteligencia previa, nulo estudio de impacto y contingencia social y ninguna iniciativa para propuestas de oportunidad y exoneraciones a los comerciantes. En consecuencia, no existe un diagnóstico socio-económico de los que serán afectados directa e indirectamente. Se ha actuado con mentalidad feudal y estas son las consecuencias: Muerte, impericia, autoridad disminuida y aumento de capacidad de resistencia de los beneficiarios.
 
Se supone que el traslado a un mercado nuevo beneficia el ordenamiento de Lima, así como a los comerciantes de La Parada pero se olvidaron de sensibilizar para lograr hacer llegar el mensaje correcto. Los hechos de La Parada, nos muestra el cuerpo desnudo de algo que sabemos pero que no queremos ver: somos una institucionalidad débil con una impericia en todos los frentes, aquí y en donde exista conflicto social dentro del territorio nacional. Eso se denomina incompetencia e irresponsabilidad y no depende de los de abajo, sino de los de arriba, los técnicos o profesionales contratados y con buenos sueldos ¿Quién controla a esta turba de cuello y corbata?
 
Así como la obra física de un mercado requiere de todo un proceso previo para iniciar la construcción de los cimientos, donde esté comprometido un vasto sector social, una comunidad o zona urbana, es necesario recurrir a la ingeniería social que también es todo un proceso constructivo denominado Acompañamiento Social. Esto no hubo en La Parada y probablemente no exista.
 
Es la responsabilidad social de las autoridades la que hay que reclamar a las autoridades que hoy preparan su “parte de guerra” para exponerlo ante el Congreso Nacional lleno de argumentos falaces. Algo así como si los muertos tenían antecedentes, quien disparó primero, comerciantes intransigentes, linchamiento a los políticos incapaces y “expertos” sociólogos en psicología de masa dando explicaciones.
 
Como los millonarios contratos de consultorías, todo esto terminará en algún cajón del escritorio y en treinta años más nadie hablará del asunto, como Uchuraccay por ejemplo. Siempre está allí, hasta que el Perú real nos estalla en el rostro.
 
27.OCT.2012
La Parada y el Acompañamiento Social.
Victor Raul Huaman, aula_magna@yahoo.com

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan