Banner Tuvivienda
Domingo 04 de diciembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 27 de octubre 2012

El cuento de los gasoductos en el sur

Por: César Gutiérrez
El cuento de los gasoductos en el sur
Foto: radiouno.pe


César Gutiérrez, autor de estas líneas


De persistir en el comportamiento actual, el gobierno Humalista pasará a la historia como el de los grandes anuncios de obras sin ejecución. El desconocimiento, la actitud timorata ante  el potencial cuestionamiento mediático y la ineptitud, se han convertido en sus signos distintivos. Lugar prominente en el ranking de los deméritos ocupa el Ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, pues en su cartera se encuentra la responsabilidad que se cristalicen megaproyectos anunciados como una letanía, pero sin avance alguno. Cuando los plazos vencen, son reemplazados por nuevos anuncios con nuevas fechas de realización, que se van extendiendo “ad finitum”.
 
Uno de esos casos es la promesa del suministro de gas natural por ductos para la macrorregión sur. Primero fue con el llamado gasoducto sur promovido por la concesionaria Kuntur, de propiedad de la contratista de obras, la brasileña Odebrecht; para luego hacer ofrecer al mandatario Ollanta Humala ante el Congreso de la República; los llamados ductos de seguridad entre las localidades de Malvinas y Chuiquintirca, en los primeros 200 Km de la ruta de transporte de gas natural (GN) y líquidos de gas natural (LGN), hacia la ciudad de Lima.
 
Hay un viejo dicho que era frecuentemente usado por el extinto ex Presidente Fernando Belaunde de Terry: “para tener calma hay que entender las razones”. El ejercicio de hurgar las razones porque no hay avances es lo que nos compete.
 
Una frase que resume lo que viene ocurriendo es: “no se pueden concretizar los emprendimientos porque no tienen razón de ser”. En buen romances están mal formulados, haciéndolos inviables y onerosos para la caja fiscal. Por este motivo no habrá tecnócrata de la diezmada administración publica que se atreva a otorgar las autorizaciones para el dispendio, porque saben que estarían cometiendo aberraciones económicas, que podrían ser punibles a futuro.
 
Sinceremos de una vez las cosas, no seamos irresponsables de allanarnos al cargamonton mediático que hacen grupos de interés para forzar las construcciones. El gasoducto de Kuntur no tiene justificación alguna para hacerse, salvo que el gobierno decida irresponsablemente utilizar recursos del tesoro público o garantía soberana, que se contabiliza como deuda, para llenar las arcas de la polémica empresa del país de la samba y sus corifeos de toda laya: de izquierda, derecha y centro del espectro político.
 
Los principios elementales para construir un ducto que transporte gas o  líquidos son dos: que haya recursos suficientes para transportar desde el punto de envío y consumo en la cantidad debida en el extremo de recepción. Para ser más claros: que haya GN y LGN y consumidores que puedan adquirir los productos. En este caso no hay ninguno de los dos. Las reservas de los lotes 57 y 58 son magras como para justificar ante el sistema financiero un proyecto como el que se está pensando. Peor aun cuando se involucra a supuestos potenciales demandantes, donde falazmente se exhibe a la petroquímica Braskem, con accionado mayoritario de Odebrecht. La mencionada empresa del sector industrial tiene en su mira al Perú para desarrollar un producto intermedio denominado etileno, proveniente del etano del GN, insumo que en los lotes mencionados no hay la cantidad suficiente, además que para explotarlo se requiere consumir en simultaneo metano, que nadie se compromete a comprar en la región sur.
 
En las circunstancias descritas, los brasileños pretenden que el estado peruano financie un monumento al tubo que no se usara. Por esta razón no habrá funcionario en Economía y Finanzas, Energía y Minas, Cofide u Osinergmin que se comprometa a dar opinión favorable. Esa es la razón por la cual el Ministro Merino no puede dar explicación coherente y que genere credibilidad. Señor Humala, firmeza admita el error, explique al sur que esto es un imposible y planteemos alternativas.
 
De otro lado tenemos el gasoducto y el  poliducto de seguridad entre Malvinas y Chiquintirca. Estos si constituyen una necesidad ante una eventualidad de interrupción en los ductos  que opera Transportadora de Gas del Perú (TGP). Sin embargo este planteamiento se empaña al incluir en el mismo proyecto de ley, el etanoducto entre Pisco e Ilo, pretensión de construir un monumento a la ignorancia.
 
Para aplicar un calificativo tan enfático, se necesita argumentar y a eso voy. El uso del etano para una planta de etileno, que se separaría en la ciudad de Pisco, se requieren tres condiciones: que el propietario del insumo, en este caso el llamado Consorcio Camisea tiene que expresar su voluntad de venderlo; que si hubiera dicha predisposición, exista acuerdo comercial entre comprador y vendedor, que tampoco hay y finalmente que el costo de construcción y transporte sean lo más económicos posible, eso se llama hacerlo en Pisco y no en Ilo.
 
Ante estos argumentos es obvio que el anuncio es una aberración. Peor aun cuando en la misma propuesta legislativa se compromete al fisco a endeudarse por 400 millones de dólares y a Petroperú a participar en este despropósito. Sorprende el silencio cómplice del Ministro Miguel Castilla y del Presidente de Petroperú, Humberto Campodónico. El apego al cargo público, supera los principios que enarbolaron públicamente durante años
 
Si de proponer una salida se trata, les recomiendo: “retiren del proyecto de ductos de seguridad energética el etanoducto y tendrá una muy buena propuesta” Pero seamos claros, no se llegará a las regiones de Arequipa, Moquegua y Tacna. Además que para poder licitar el proceso de los ductos de seguridad tendrá que garantizarse que se tiene el control de una zona convulsa, cosa que hoy no existe.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan