Banner Tuvivienda
Martes 26 de enero 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 13 de noviembre 2012

Regular los taxis en bien del tráfico de la ciudad

Fuente: Otra Mirada
Regular los taxis en bien del tráfico de la ciudad
Foto: Otra Mirada

Regular los taxis en bien del tráfico de la ciudad

Todas las ciudades del mundo regulan el sistema de taxis. Para los ultraliberales, que creen que el mercado es lo que resuelve solito todos los problemas, esto les parece una barbaridad. Una clase de Microeconomía 1 les puede hacer entender: la circulación de taxis en exceso que dan vueltas sin pasajeros, así como nos sirve para tomar un taxi sin tener que esperar mucho, también genera efectos negativos sobre el resto y, paradójicamente, sobre ellos mismos. Este es el concepto que los economistas llamamos externalidades.

Reiteramos que los taxis atienden necesidades importantes: yo mismo, que me encuentro con una pierna fracturada sin poder apoyarla, dependo hoy de los taxis para moverme por Lima. Pero la verdad es que, casi sin darnos cuenta, de a poquito  en poquito, un exceso de taxis también trae efectos negativos.

La externalidad negativa más obvia del exceso de taxis es la contaminación de la ciudad. Los taxis dan vueltas y vueltas sin llevar pasajeros, consumiendo combustible y emitiendo gases contaminantes. La contaminación del aire en Lima, según un estimado del Banco Mundial del 2005, provoca enfermedades respiratorias y cardiovasculares que producen cada año 2,765 muertes y pérdidas económicas de 1,200 millones de soles. Esto se produce sobre todo por “los riesgos asociados con la exposición a material particulado, especialmente aquellos de menos de 2.5 micras (PM2.5), los cuales tienen una relación bien documentada con los efectos negativos sobre la salud”.  Evidentemente, esos taxis viejos y destartalados que todavía son comunes, son los más contaminantes.

Otro efecto negativo del exceso de taxis es el tráfico de la ciudad. Los taxis vacíos, dando vueltas buscando pasajeros, deteniéndose en las esquinas cuando la luz está verde, hacen mucho más lento el tráfico. Hace unos diez años, este efecto no era importante, porque no había tantos carros en Lima y las avenidas no estaban tan llenas. Pero hoy todos vivimos a diario el tremendo problema y las horas perdidas del sobrecargado tráfico de Lima. El exceso de taxis hace que todos, viajemos en combi, en bus o en carro, vayamos más lento y perdamos tiempo. El mal humor que causa este horrible tráfico y el tiempo perdido con nuestras familias o actividades, afecta nuestra calidad de vida.

Pero hay otro efecto negativo del exceso de taxis en circulación, y este se produce sobre ellos mismos. Porque cuando hay demasiados taxis, estos tienen que dar vueltas vacíos, gastando combustible sin lograr ingresos y agravando el tráfico.  Si hubiera menos taxis, cada uno de ellos podría hacer más viajes al día.

Personalmente, ahora que necesito los taxis estoy gratamente sorprendido por una compañía de taxis- no diré el nombre para que no parezca propaganda – a la que se puede llamar por celular y le mandan un taxi adonde usted esté en 10 minutos. Sus taxis no andan circulando por la ciudad llenando las calles, agravando el tráfico y contaminando, sino que cuando no tienen pasajero, se detienen a esperar que los llamen, funcionando con un sistema computarizado y georeferenciado (basado en GPS) de tal manera que van al cliente que esté más cerca.

Estamos en el siglo XXI. No podemos seguir con un esquema de taxis informales y sin regulación como el que nos dejó Castañeda. Es necesario avanzar a la modernidad, y como cualquier ciudad del mundo, los taxis deben estar registrados, controlados y regulados. A algunos taxistas no les gusta y quieren seguir sin pagar sus multas circulando con carros viejos que generan alta contaminación. Pero eso no es lo que queremos los limeños.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |