Banner Tuvivienda
Jueves 29 de septiembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Domingo 02 de diciembre 2012

Ministro Merino y Pluspetrol liquidadores del GNV

Por: César Gutiérrez Peña
Ministro Merino y Pluspetrol liquidadores del GNV
Foto: Difusión


César Gutiérrez, autor de estas líneas


Despensa de avisos de un futuro prometedor se ha convertido la administración gubernamental de Ollanta Humala. Discursos alentadores, primeras piedras y lanzamientos de programas por doquier, son en el signo distintivo; donde  desde la campaña electoral la masificación del gas natural (GN) ha ocupado  un lugar preferente. Sin embargo los hechos demuestran que va contracorriente; habiendo  el Ejecutivo presentado un proyecto de ley para alentar el suministro del energético en las zonas altoandinas de seis regiones; en paralelo, ni se inmutan, en una mezcla de desconocimiento y  temor reverencial al consorcio productor de GN en Camisea y Pagoreni, la operadora argentina Pluspetrol, ante el hecho que ésta haya decidido hacer dos alzas del precio del  gas natural vehicular (GNV) a nivel de empresa distribuidora, Cálidda, quien lo traslada a las estaciones, en el mes de noviembre: 90% a inicios y 48% a fin de mes, es decir 181% en 30 días. Solo un privilegiado con negocio monopólico puede hacer eso, ante la indolencia de las autoridades; la docilidad, con honrosas excepciones, de los propietarios de las estaciones y desentendimiento pleno de las entidades crediticias que son parte del problema.

Derecho legal de incrementar el precio en 271% lo tienen, hacia ese objetivo se encaminan los gauchos, aun falta un 32% adicional que tal como van las cosas lo harán de todas maneras a fines de diciembre de este año, bajo la consigna que el precio para este sector debe ser igual que el resto de consumidores no eléctricos. La discusión está en la oportunidad de hacerlo, no es el alza misma, entiéndanlo de una vez por todas. El hacer comparaciones del precio por unidad de energía entre el GNV y el gas licuado de petróleo (GLP) no es apropiado. Lo correcto es realizarlo con  lo que gasta al día un consumidor para el recorrido típico que tiene que realizar. En esas condiciones el costo diario para un taxista que tiene que pagar el crédito de una conversión a GNV es más elevado respecto a uno que usa GLP.  

El encarecimiento se debe exclusivamente al costo del crédito, que en un plazo a 18 meses, a las tasas que se les aplica a los que lo toman, tienen un  costo diario que es 23% más elevado en GNV respecto a GLP. Esto significa que para un taxista promedio que recorre 200 km diarios, en GNV gastaría 57 soles al día, mientras que en GLP significarían tan solo 46 soles. Ante esto, los defensores de la medida, argumentan que en el largo plazo, es decir en el mes 19, la situación cambia drásticamente a favor del usuario de GNV, escasa visión. El taxista tiene como largo plazo el día siguiente.

Esta situación es posible de revertir con medidas de mercado, que pasan por extender los plazos de pago, a la vez que se genere competencia crediticia que hoy no la hay. Para ello el estado tiene a Cofide que puede fondear operaciones a instituciones crediticias que se muestren interesadas.  Si ello se hubiera hecho antes de este desembalse inoportuno de precios, se hubiera estabilizado el mercado y el GNV tendría competitividad, sin ninguna medida proteccionista. Pero de nada han servido las sucesivas argumentaciones que se han esgrimido en público. El Ministro y sus huestes no entienden el problema;  a los gauchos solo los mueve el apetito recaudatorio; los empresarios de estaciones timoratos callan y piensan que los ingresos por ventas no desmejorarán y para financistas de conversiones se creen estar al margen del problema. Todos se equivocan y sin ser profeta, se va producir lo obvio: las conversiones a GNV se desalentarán; va haber preferencia  para convertirse a GLP; los atrasos en los pagos se incrementarán, porque hoy día ya los hay y las estaciones para no perder ventas van a empezar a absorber incrementos del gas,  en deterioro de su margen, poniéndose en una situación de alta inestabilidad operativa.

En este nebuloso panorama, el gobierno promociona la venta de gas natural en provincias, partiendo de la premisa que serán estaciones de servicio para GNV los centros de distribución desde donde se construirán redes de conexiones domiciliarias. Como deben subsidiar necesariamente demanda para que una inversión sea atractiva para un empresario del sector, el incremento del monto a obtener de los fondos públicos o del consumidor eléctrico, se ha incrementado en la misma proporción que el alza del GNV, es decir 181%. Tamaña miopía es inconcebible, va ser contraproducente para el gobierno, mientras que las arcas de Pluspetrol son las únicas beneficiarias.  

No debe haber tregua en esta prédica, aquellos que hemos visto y participado en el crecimiento de este mercado que ya ocupa cerca del 8% del volumen de consumo total del mercado peruano, no podemos permitir que se destruya lo que se construyó con esfuerzo y dedicación, durante cerca de ocho años.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan