Banner Tuvivienda
Miércoles 23 de octubre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 03 de diciembre 2012

El hombre que atacó a Clarín cuando (casi) nadie lo hacía

Por: Francisco Peregil
El hombre que atacó a Clarín cuando (casi) nadie lo hacía
Foto: Difusión

Quedan apenas cinco días para que el Gobierno de Argentina desembarque en el grupo Clarín. El siete de diciembre, bautizado por Cristina Fernández como el 7-D, es la fecha predeterminada para actuar de oficio contra el mayor grupo mediático de Argentina. "O desinviertes tú (en la rama de medios audiovisuales) o te desinvierto yo", viene a decir el Gobierno. Clarín acusa al Gobierno de haber cocinado una Ley de Medios hecha solo para comérselo a él. Y el Gobierno dice que la única empresa mediática que pretende saltarse la ley en Argentina es Clarín. El grupo interpuso una denuncia de constitucionalidad de la ley y los tribunales le concedieron un tiempo extra mientras estudiaban la posible inconstitucionalidad de la norma.

Aunque la cuestión se encuentra aún en los tribunales, el Ejecutivo de Fernández pretende actuar de oficio a partir del siete de diciembre, fecha en la que según su criterio concluye el periodo concedido a Clarín para adaptarse a la ley. Es pues, el momento idóneo para presentar al autor del Diario de la Argentina.

En la época en que todo lo que decía Clarín iba a misa; mucho antes de que Néstor Kirchner llegase al poder (2003-2007) y los Kircher mantuvieran durante cinco años una excelente relación con el consejero delegado del grupo, Héctor Magnetto… Mucho antes de todo eso, a un periodista que trabajó más de seis años en su redacción se le ocurrió escribir una novela contando las pequeñas y grandes miserias del periódico. La tituló Diario de la Argentina. Era 1984, el país acaba de salir del túnel de los siete años de dictadura militar. El periodista se llamaba Jorge Asís y cuenta que pagó muy caro el hecho de escribir aquella novela.

-¿Quién es Jorge Asís?

-Soy un novelistaaaa, un escritoorrr. Llevo más de 40 años en este país, esteee…, publicando libros. Tengo un perfil alto que a veces me impide ciertos movimientos. Aunque me ayuda a veces ese perfil alto. Voy dos o tres veces al año a Europa, para darme una ducha de anonimato que me viene muy bien.

Después de 28 años, gracias a las redes sociales y al pulso entre Clarín y el Gobierno, Jorge Asís vuelve a vivir las mieles del triunfo. Tiene un blog que alimenta con varios heterónimos, una cuenta en Twitter con más de 48.000 seguidores, a menudo lo invitan como tertuliano en programas de radio y televisión. Y le pagan por pronunciar conferencias ante empresarios.
-¿Por qué esos heterónimos?-Son un divertimentooo... Son juegos. Yo en el portal tengo una redacción importante. Carolina Mantegari, que se ocupa de la parte cultural y hace la redacción final de los informes de la consultora Oximoron… Todos creen que soy yo, pero bueno, son juegos. Tengo también a Osiris Alonso D'Amomio, que se dedica a la geopolítica; Oberdan Rocamora, que escriben de todo. Y también tengo a Medea Lobotrico-Powell, que se dedica al pensamiento alternativo.

-¿Y esa faceta de la astrología de dónde le viene a Jorge Asís?

-De sieeeempre. Y… son orientaciones, juegos de la inteligencia. Yo me doy cuenta con el nacimiento de una persona, ya me doy cuenta de cómo es. El mundo de la política y la cultura lo miran con una gran hipocresía. Todos quieren hablar de esto. Pero si se habla y se asume que interesa esto lo ven como una frivolidad. Pero en realidad a la gente de la política le fascina este tema.

Nieto de sirio, nació en 1946 en Avellaneda. En cuestiones de informática reconoce que no está muy ducho. Él escribe sus entradas y dos personas se encargan de mantener el blog al día. Por el blog también ingresa dinero, pero prefiere no revelar las fuentes de sus ingresos.

-Pero si me dices qué es lo que yo soy... Yo digo que soy un profesional de la palabra. Yo lo que manejo es la palabra. Te puedo escribir novelas, análisis políticos, conferencias o rapportdiplomático. Y a veces la palabra en la oralidad me permite también dar algunas disertaciones, charlas…

Jorge Fernández Díaz, autor de Las mujeres más solas del mundo le dedicó en octubre un artículo en La Nación que tituló El regreso del escritor maldito. Ahí se cuenta cómo el libro sobre Clarín lo envió al ostracismo y de rebote, se metió en política. Asís cayó en los brazos de Carlos Menem. Y fue embajador argentino en París ante la Unesco, secretario de Cultura en Argentina y embajador en Portugal. Cuando se menciona el nombre de Menem muchos argentinos intentan ahuyentar la mala suerte llevándose discretamente una mano a un testículo o a una glándula mamaria. Hasta el propio Menem renegó de Menem y hoy vota a menudo en el Senado al lado de los cristinistas. Pero Asís es uno de los pocos, si no el único, que reivindica la Argentina liberalizadora de los noventa. Dice que está “por la construcción de un capitalismo, por crear un clima de negocios, por el orden, por tener reglas de juego claras. Argentina no puede ser un motochorro [motorista ladrón] de la política internacional”.”Lo más reprochable que pudo haber tenido el menemismo, comparado con estos muchachos del Cristinismo fue un tema de hurtadores de colectiiiivos [autobuses]”.

-¿Qué tiene que decir ahora sobre Clarín?

-Yo lo he pasado muy mal, pero no quiero recordar más. En este momento es un problema para ellos que quieran dar como una lucha por la libertad de expresión lo que mantienen con el Gobierno y que sea tan público y todos sepan que durante 28 años me persiguieron no solamente para no cubrir nada mío en todo lo que fue su grupo de medios... Sino que durante muchos años se ocuparon especialmente de que yo no pudiera hacer nada. Clarín no podía permitirse que se creyera que había vida después de Clarín. A la fatua de Clarín sobreviví por la política. Ahí me salvó el menemismo. El castigado por la fatua se fue de embajador a Francia. Yo le reconozco a Kirchner haber tenido la iniciativa que nunca pudo haber tenido ni el general Videla, ni Menem, ni Alfonsín, ni De La Rúa… Que es ponerle un límite a ese periodismo avasallante y empresarial que hacía el grupo Clarín. ¡Que casi legislaba! Y hoy debo reconocerle también a Clarín que es Clarín el que le puede poner un freno a esta patología del Cristinismo, que cree que puede ir a por todo. Me parece que ninguno de los dos en esta pelea va a salir bien parado.

Asís acaba de publicar El hombre gris, un libro sobre los tejemanejes de un gobernador peronista y su asesor áulico, un hombre que cobra en un sobre cada vez que se reúne con el gobernador para ofrecerle un análisis de la situación. El asesor tiene un blog, un “pasquín informático”, al servicio de los intereses del gobernador. Pero la mano del gobernador tiene que quedar siempre oculta. Y desde el pasquín a veces también se atacará al gobernador, de tal forma que nunca se note que es él el que mueve los hilos. Estamos en un mundo de enjuagues turbios, en el que los ayudantes del Gobernador hacen “la suya”con la “condición exclusiva de no descuidar nunca las espaldas del Gobernador”.Porque “robar no es para los pobres”, sino “para los profesionales que sepan hacerlo. Abundan, en la Argentina, los especialistas”.

Asís se ha convertido en un buen retratista de ese mundo tan complejo que es el peronismo. Él cree que esa "ideología a la carta" es toda una universidad sobre los complicados juegos de poder. Pero no cualquiera vale para jugar esas partidas.

-Primero tienes que tener territorio. A mí, que estoy afiliado al Partido Justicialista… nadie me invita a una reunión. Estoy en el Partido Justicialista como podría estar en el Automóvil Club. El peronismo es un movimiento muy diluido. Víctima de su propio pragmatismo y de cierta picardía en desuso que te puede permitir la ilusión de creer que puedes decir hoy una cosa y mañana la contraria. Que puedes privatizar, nacionalizar y volver a privatizar mañana.

-¿Y no es así?

-En la práctica, sí. Es una mala práctica de gobernabilidad, pero gobernabilidad al fin y al cabo. A mí cuando me preguntan qué va a pasar ahora [Si Cristina Fernández aguantará hasta 2015 o no]... Yo digo que con el peronismo en 48 horas se te cubre hasta el último espacio de poder. En realidad, Cristina desprecia al peronismo. Los Kirchner tuvieron una relación con el peronismo tan oportuna como el propio peronismo. En momentos de ofensiva ocultaban el peronismo. Ponían las abuelas de la Plaza de Mayo… En momentos de retroceso, esgrimen el peronismo para defenderse.

Y volviendo a los juegos de poder:

-Yo me equivoqué siempre, desde cuando estaba en la izquierda, al pensar que las cosas se hacían en Argentina desde abajo hacia arriba. ¡Mentira! La Argentina se ordena de arriba hacia abajo. En Argentina cambiás la cabeza y cambia absolutamente todo. Y te diría más: cambia con gente que está ahí al lado de ella.

Hasta aquí hemos llegado con el autor. En la próxima entrada de este blog hablaremos del Diario de la Argentina, novela oportunamente reeditada en Argentina por la editorial Sudamericana. No se la pierdan.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |