Banner Tuvivienda
Jueves 29 de septiembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 27 de diciembre 2012

Corresponsabilidad pública - privada en fracaso de gigaproyectos

Por: César Gutiérrez
Corresponsabilidad pública - privada en fracaso de gigaproyectos
Foto: Difusión


César Gutiérrez, autor de estas líneas

Hay una gran inquietud en los inversores, sobretodo los foráneos, que no logran explicarse las razones por las que los grandes emprendimientos, los de billonarias cifras en dólares, gigaproyectos es una buena palabra para definirlos, no han despegado. Es más, son vistos como fracasos irreversibles. Mi apreciación es que ha habido una corresponsabilidad
pública-privada para que este fiasco ocurra, el origen. el desconocimiento de ambas partes.

Los dos principales proyectos: gasoducto sur andino; de 6,000 millones de dólares, según su patrocinador la empresa Kuntur, de propiedad de la brasileña Odebrecht y la Modernización de la Refinería Talara; de 3,400 millones de dólares, según la contratista ibérica, Técnicas Reunidas, contratada por Petroperú; han tenido un error conceptual desde el origen: creer que el estado peruano lo puede todo ahora que las cifras económicas y financieras son muy auspiciosas para el país de la manoseada marca Perú, hoy equivocadamente casi patrimonio de chefs y deportistas bien aspectados.

Partiendo de esa falsa premisa, la única estrategia para ambos casos, fue el despliegue mediático, con el objetivo de arrinconar al gobierno con la población, de tal manera que le fuera muy difícil decir: no. Para ello contrataron lo que se ha convertido en nuevo oficio inventado en el Perú, los llamados “analistas”, que no vienen a ser sino, voceros por encargo, o más apropiadamente gonfaloneros con Registro Único de Contribuyentes (RUC). Un verdadero “dream team” formaron, sin reparar que la experiencia indica que los equipos de “superstars” nunca llegan a ser campeones, con muchos “divo”, no hay funcionalidad. Miren nomás al equipo de futbol de Brasil de la última olimpiada, subcampeones y el Real Madrid de España, en la época de los “galácticos”, subcampeones. Esta vez ha ocurrido lo mismo con brasileños y españoles, han quedado segundos corriendo solos.

Complementando el error inicial, es decir el pecado original, incurrieron en otro, creer que en nuestro país, el presidente de la república y esposa, es decir la pareja real, tienen poderes de la época de los cesares romanos y apostaron doble contra sencillo, que estando bien relacionado

en las alturas, los vasallos no les quedaba sino acatar. Olvidaron un tema elemental, si bien es cierto que nuestro país se ha convertido extremadamente mediático para las decisiones de gobierno, que hay una trilogía oculta que tiene poder: los mandos medios; las redes sociales y el gran amo y señor de la burocracia, el temor a decidir.

Hoy los mandos medios tienen mucha capacidad de decisión, una comunicación interna de negativa fundamentada, ya sea por racionalidad económica o por galimatías jurídicas y administrativas, son determinantes, posición muy difícil de revertir, dado el gran temor a una Contraloría General de la República, aunque ahora laxa con su actual capitoste, nadie
olvida la persecutoria post-fujimorismo, que puede volver a la partida del actual Contralor, cuando cumpla sus siete años de mandato, si es que los culmina. Ante una situación como la descrita nadie va contracorriente, así haya mandato imperativo papal.

En segundo lugar, la credibilidad de los medios hace mucho tiempo que está en cuestión y el titular de primera plana anunciando la tierra prometida, por circunspectos sabios de ocasión, ya nadie lo cree en la administración pública. Más temor tienen los funcionarios en aparecer en los mismos medios como acusados por actos difíciles de sustentar y que son criticados en las redes sociales y que pueden terminar siendo noticia en la gran prensa.

Estos temas tan elementales no lo entendieron brasileños y españoles, corriendo en vías separadas cada cual en búsqueda de su bienestar. Esa es la razón de haber llegado al punto muerto en que se encuentran. Sin embargo hay que decirles que aún hay vida, los signos vitales todavía están presentes y todo depende del manejo que tengan en la “unidad de cuidados intensivos”.

La recomendación general para ambos en este momento está en una frase célebre usada en las series y películas policíacas americanas. “tienen derecho a guardar silencio, cualquier cosa que digan podrá ser usadas en su contra”. Hay que reformular lo andado, Kuntur no le queda sino allanarse a ser un postor competitivo en el proceso que se desarrollará para contratar al inversionista-contratista-operador de los ductos de seguridad entre Malvinas-Chiquintirca-Anta, no habrá más, por más que el ministro Merino diga falazmente que llegarán a Ilo. Por el lado de Técnicas Reunidas, tendrán que esperar la decisión estatal sobre la actuación que corresponderá ante la venta de la Refinería La Pampilla, de su compatriota Repsol y el nivel de  endeudamiento al cual el estado está dispuesto de asumir, aunque soy de los convencidos que no se llegará más allá de las garantías que pueda ofrecer Petroperú como empresa. No hay más que agregar señores, en buen andaluz se diría: “es lo que hay, esto es así”.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan