Banner Tuvivienda
Martes 04 de octubre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 31 de diciembre 2012

Codicia gaucha y sometimiento humalista sociedad liquidadora del GNV

Por. César Gutiérrez
Codicia gaucha y sometimiento humalista sociedad liquidadora del GNV
Foto: Difusión

En sociedad muy sólida se ha constituido el binomio: la empresa gaucha Pluspetrol, operadora del yacimiento gasífero de Camisea y el gobierno “humalista”. Entre la codicia de la primera y el sometimiento vergonzoso del segundo; se ha dado la largada para la liquidación del tan promocionado Gas Natural Vehicular (GNV); producto que generó un mercado muy dinámico donde se ha invertido desde el sector privado, en el período 2006-2012; la suma de 480 millones de dólares, de los cuales 180 millones correspondió a los propietarios de las estaciones de servicio y 300 millones a los taxistas que han decidido migrar del uso de la gasolina al GNV.

Los beneficios a la sociedad del uso del GNV son múltiples. El primero, el ahorro que se podría producir en los taxistas, hoy muy mediatizado por la voracidad de bancos y cajas municipales que la han hecho de financistas; pero que deberían haber sido no inferiores a los 450 millones de dólares anuales. En segundo lugar las menores importaciones de crudo que se utilizan para producir gasolinas, las que a la fecha ascienden a 17 mil barriles diarios (MBD); que a un precio medio anual de 80 dólares por barril (U S $/barril), representan 496 millones de dólares de divisas que se han dejado de utilizar y finalmente la mejora en la calidad de las emisiones, que favorece a la salud de los ciudadanos.  

Era previsible que a los gauchos, lo mencionado les signifique un bledo, pero es inadmisible que el gobierno de la autodenominada inclusión social, no le haya interesado en absoluto en mejorar la difícil situación en que se encuentra el sector empresarial del GNV, que por timoratos y despistados, ni los propios agentes se dan cuenta; y dar luz verde a un  alza del precio en boca de pozo del energético para este destino, sin haber antes buscado con mecanismos de mercado, sin sesgos, ni favoritismos, para dar solución a la falta de competitividad en que se encuentra sumido este nicho de negocio.

Hay una ligereza enorme para opinar sobre este tema, se compara el precio por unidad de energía del GNV respecto al sustituto que en este caso es el gas licuado de petróleo (GLP). Esa no es la comparación pertinente en el período de pago de una conversión del sistema de combustión, valorizada en 1,400 dólares, pero que por diversos conceptos los financistas lo convierten en 2,000 dólares.

Hoy hay tres tipos de plazos de pago para los que han tomado crédito de conversión, a: 12, 18 y 24 meses. En todos los casos, el préstamo se hace en soles a una tasa media de 17.15% anual, incluyendo el seguro de desgravamen y de equipo. Las exigencias de pago diarias, que es la verdadera causa del problema, se dan en porcentajes sobre lo gastado en la carga de combustible. Hay tres alternativas: 60, 50 ó 40%; según haya compromiso de pago a 12, 18 ó 24 meses. Esto significa que si el taxista gasta 10 soles diarios en combustible, para que le despachen en la estación de servicio tiene que desembolsar 6 ó 5 ó 4 soles adicionales, según sea el plazo contratado, para ir cancelando su deuda.

Por lo señalado la competitividad sobre el GLP donde no hay pago de crédito, pues por su bajo costo, llega a ser 75% menor que en GNV;  es negativa en 19%, para créditos a 12 meses; negativa en 5%, para los de 18 meses y positiva en 1%, para el caso de los 24 meses. Negativo, significa que el GLP resulta más barato que el GNV. Esta situación insólita, será válida hasta el día de mañana 31 de diciembre del 2012, pues para el 01 de enero del 2013, el panorama se agrava.

Empezarán los taxistas el año nuevo con precio incrementado por dos razones, le han incrementado el precio en boca de pozo y el costo del transporte y distribución a cargo de Cálidda. Con los nuevos precios, que ya los ha fijado la distribuidora y que deben estar en circulación a las estaciones en este momento, el precio en la estación, al consumidor pasará de 1.46 soles el metro cúbico (S/. /m3) a 1.56 S/. /m3. Esto significa una carga adicional de 6.85%. En estas condiciones la medida de la competitividad arroja los siguientes resultados: negativo en 27% para deuda a 12 meses; negativo 12% para los 18 meses y negativo en 6% para los 24 meses. Ya no hay ninguna razón racional para convertir un vehículo a GNV.

La solución, que la hay, tiene que buscarse en el terreno crediticio: alargar plazos de pago, sin alterar la tasa de interés anual; para ello Cofide, debe fondear a los financistas, principalmente Cajas Municipales, con plazos compatibles. Pero no solo eso, es sabido que hoy ya hay mucha mala deuda, que requerirá ser comprada para que no sea provisionada y que se despeje las líneas hoy copadas. Esto requiere decisión gubernamental coordinada desde Energía y Minas, hoy ocupado en cosas nimias y en promesas demagógicas. Reaccionen señores del gobierno, se va generar problema mayúsculo que arrastrará a propietarios de estaciones, taxistas, talleres y financistas.





Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan