Domingo 15 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 19 de enero 2013

Más que una revocatoria

Por: Víctor Robles Sosa
Más que una revocatoria
Foto: Po,líticamente Incorrecto

Como demócrata, estoy en contra de la revocatoria como institución porque fue concebida en su momento por iniciativa de la izquierda como un mecanismo dirigido a cuestionar la democracia representativa contraponiéndola en los hechos con la “democracia directa”, siguiendo la misma lìnea demagógica y obstruccionista de la “consulta previa”.

De hecho, las instituciones democráticas del país deberían presentar una iniciativa popular solicitando al Congreso que derogue la ley que la instituyó.

Hecho el deslinde, la realidad nos dice que hoy estamos en un proceso electoral en el que los ciudadanos iremos a las urnas para decidir si la alcaldesa Susana Villarán debe ser revocada o no. Y ante esta realidad los demócratas debemos tomar una decisión.

En consecuencia con mi rechazo a la revocatoria como institución, hubiese preferido abstenerme o votar en blanco, pero el proceso ha sido politizado a tal extremo por la izquierda que estoy pensando seriamente dar mi voto por el Sí.

Los grupos marxistas enemigos del sistema democrático y del modelo económico que nos está rescatando de la pobreza, han planteado la consulta ciudadana del 17 de marzo como una oportunidad para reagruparse y construir una plataforma electoral que les permita recuperar protagonismo político en las elecciones del 2016.

Todos los grupos izquierdistas han cerrado filas en torno a Villarán: desde antauristas y antiguos simpatizantes de Sendero Luminoso y del MRTA, hasta jóvenes catequizados en marxismo en la ex Universidad Católica, pasando por viejos rostros de la izquierda tradicional, y por funcionarios y socios de ONGs conocidas por su labor politizada en los rubros de derechos humanos o medio ambiente.

Están convencidos de que si Villarán gana, dicha victoria les permitirá capitalizar el 30% de votos radicales que logró Ollanta Humala el 2011, y al menos colocar, con ese respaldo, una bancada parlamentaria numerosa en el próximo congreso. De darse este resultado, tendríamos en el Legislativo una fuente de inestabilidad política y económica nociva para el desarrollo del país.

La izquierda se está jugando el todo por el todo en esta campaña porque también sabe que sin pierde desaparecerá de las ligas mayores de la política por mucho tiempo. Por eso es que no tiene reparos en librar una campaña sucia, sin escrúpulos, como se ve a diario en las portadas de los diarios que apoyan a Villarán: insultan y descalifican a los partidarios del Sí, idéntico que los diarios chicha de la red de Vladimiro Montesinos. Son calco y copia.

La elección del 17 de marzo será entonces un proceso esencialmente político. Será una confrontación política entre una izquierda conservadora que defiende el viejo statu quo estatista que nos empobreció, versus las fuerzas democráticas que promueven y defienden la democracia y el libre mercado que nos esté llevando hacia el desarrollo y la prosperidad.

Será una contienda política entre quienes defienden genuinamente los intereses de los pobres desde la democracia, versus los marxistas que plantean retomar el modelo estatista que sumió en la pobreza al 60% de los peruanos. Así están las cosas, así las ha planteado la propia zurda.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |