Domingo 15 de septiembre 2019   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 25 de enero 2013

¿Cuánto nos cuestan Susana y la revocación?

Por: Víctor Robles Sosa
¿Cuánto nos cuestan Susana y la revocación?
Foto: Difusión


Víctor Robles Sosa, autor de estas líneas


El argumento más recurrente de quienes se oponen a que Susana Villarán sea revocada es que la revocación es muy costosa. Dicen que se tendrá que gastar en dos procesos electorales, y que se perderá mucho dinero al paralizarse las obras. ¿Qué dicen los números al respecto?

Según cifras oficiales, el sistema electoral gastará S/. 107 millones en la consulta del 17 de marzo, y si hay una nueva elección de alcalde, costaría S/.82 millones. Los dos procesos costarían en total S/.189 millones.

¿Cuánto nos ha costado hasta la fecha la gestión de la alcaldesa? La paralización del túnel de San Juan de Lurigancho nos ha costado S/.70 millones, y los contratos de consultorías del municipio otros S/.15 millones gastados sin transparencia en los casos del Mercado Mayorista de Santa Anita y del abogado Carlos Rivera (IDL), amigo de Villarán.

Los altos funcionarios y asesores de la gestión Villarán también nos han costado mucho: El 2011 y el 2012 les pagamos unos S/.96 millones por año, y este 2013 se han aumentado sus sueldos a un total de S/.126 millones, o sea S/. 29.3 millones más. En contraste, este año invertirán 18% menos que el 2011, sólo S/.357.82 millones.

La gestión Villarán también le ha costado a los cuatro millones de usuarios del Metropolitano: el pasaje subió de S/.1.50 a S/.2.00  porque el municipio no desaloja a las empresas que le hacen competencia ilegal a ese servicio. Los usuarios pagan ahora, en conjunto, unos S/.10 millones más cada semana, y en las 13 semanas que quedan hasta la consulta, habrán pagado S/.130 millones más por ese servicio.

Las pérdidas que ha sufrido Lima con Villarán son enormes. Si se cuantificara además las pérdidas por la paralización de todos los proyectos que dejó Castañeda, la cifra superaría fácil los mil millones.

El “riesgo” de que Lima se paralice si Villarán es revocada es una ironía, pues lo primero que hizo cuando llegó al sillón municipal fue paralizar todas las obras que dejó Castañeda, por política. Su principal pretexto fue la “sospecha de corrupción” basada en la presencia de la Organización Internacional de Migraciones (OIM) en los proyectos.

Lo real es que Villarán se puso a trabajar recién después de que se aprobó la consulta de revocación, para salvarse, recurriendo inclusive a la “corrupta” asesoría de la OIM, calladita, sin reconocer su error.

Es verdad que la consulta y una nueva elección nos costarán S/.189 millones, pero Villarán nos ha hecho perder al menos S/.499 millones en solo dos años de gestión. Y como ella insiste en mantener a su grupo que ha fracasado es obvio que si sigue hasta el 2014 Lima perderá mucho más.

Si los electores deciden su voto aplicando una lógica de costo-beneficio, Villarán será revocada indefectiblemente. Pero que no quede duda de que ella misma forjó su salida por no reconocer sus errores, por proteger a un equipo ineficiente, y también por haberse aliado con Tierra y Libertad y Patria Roja, enemigos declarados del modelo de desarrollo que está liberando a los peruanos de la pobreza.

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |