Banner Tuvivienda
Lunes 20 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 18 de febrero 2013

¿Cupido en el trabajo?

Por: Tania Arrieta Martínez
¿Cupido en el trabajo?
Foto: noticias.prodigy.msn.com

Abraham Maslow, psicólogo estadounidense reconocido como uno de los fundadores de la psicología humanista, ideó una teoría a la que llamó “Jerarquía de Necesidades”,  que consiste en una pirámide que contiene las necesidades humanas, psicológicas y físicas; subiendo escalón a escalón por la pirámide, se llega a la autorrealización.

Para llegar a ella se debe pasar por un tercer nivel, en el que encontramos la necesidad de amor que deberían sentir todos los seres humanos por las personas más importantes en sus vidas; amores de distintos tipos como los señalados por Sigmund Freud, neurólogo conocido como el padre del psicoanálisis: amor materno, amor fraterno, amor erótico, amor a Dios y amor a sí mismo.

Si bien es cierto que las personas tienen la necesidad de amar o por lo menos de compartir con una pareja, ¿Cómo resulta el hecho que esta persona sea un compañero de trabajo, subordinado o un directivo en la organización a la cual se encuentra vinculado?

Si esta se da entre un colaborador y directivo, se puede ver afectada la autoridad que un cargo impone al otro, además de la inconformidad del resto de colaboradores cuando perciben beneficios y preferencias por el compañero (a) que sostiene la relación amorosa.

Cuando entre compañeros se trata, no interviene ningún tipo de autoridad y esta no se verá afectada, pero si las funciones de los cargos están interrelacionadas, puede perturbar el desempeño de alguno de los dos cuando existen problemas de pareja y estos se trasladan al trabajo, porque aunque se trate de separar la vida sentimental de la laboral es imposible dividir los dos escenarios cuando se es protagonista en ambos.

Es por eso que cuando hay situaciones establecidas, esposos o compañeros permanentes, hay empresas o entidades estatales, que en sus estatutos o en los requisitos para optar a cargos de importancia, sobre todo de dirección, contemplan inhabilidades en atención al parentesco y ocasionalmente los reglamentos de las empresas privadas contemplan prohibiciones para estos casos.

Es una realidad que cuando hablamos de sentimientos nada está escrito y que la mayoría del tiempo se comparte con los compañeros de trabajo, pero antes de involucrarse en relaciones amorosas dentro del ámbito laboral hay que reflexionar acerca de las consecuencias que esta decisión puede acarrear a nivel personal y profesional.

Tania Arrieta Martínez, Psicóloga - Especialista en Gerencia del Talento Humano en Experthum

Nota publicada en eluniversal.com.co

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan