Banner Tuvivienda
Domingo 25 de septiembre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Martes 26 de marzo 2013

La victoria conveniente

Por: Otra Mirada
La victoria conveniente
Foto: Difusión

Una fantasma recorre a la derecha peruana, el fantasma de la victoria total. Una vez pasado el domingo 17 de marzo han estallado titulares, portadas, entrevistas a los convenientes, lecturas antojadizas,  amnesia voluntaria disfrazada de columnas de opinión y discursos homogéneos que repiten un mismo sonsonete: hemos ganado.
 
Sería absurdo señalar que no ha habido ningún aporte de la derecha a la victoria de Susana Villarán el 17 de marzo. Nada más falso. La derecha, la que no es ni bruta ni achorada, ha tenido un papel importante. Ha jugado un rol que, sin duda, los ha dejado muy bien presentados ante el electorado y ante la misma izquierda. En aras de la gobernabilidad, como ellos mismos señalaron, aceptaron formar parte de una coalición democrática. Este rótulo es importante pues, por un lado, se trató antes de una defensa de la democracia que de una concordancia ideológica y, por otro, se trató también de una apuesta por despercudirse de esa otra derecha, harto conocida por abogar por un autoritarismo notorio y perjudicial.
 
Pero se trató justamente de eso. De una unión de fuerzas en defensa de un “para qué” democrático, no de borrón de diferencias ni renuncias principistas. Y, aún así, reconociendo ese apoyo con miras al 17 de marzo, porque lo que ocurra después está aún por verse, decir que la izquierda detrás de la victoria del NO ha quedado no debilitada sino “al borde de un estado de coma”, sólo evidencia que hay una desesperación por sacar el mayor de los réditos políticos del resultado de la revocatoria en la capital, el cual sería: borrar a la izquierda del mapa.
 
No se explica de otro modo un titular tan emocionado como “Entre la DBA y los liberales”, en la columna editorial de Juan Carlos Tafur en la revista VelaVerde, para  afirmar que cualquier escenario electoral posterior en el país será disputado entre, como el título indica, las dos derechas. Se entiende que este es el escenario ideal para los liberales quienes logran, por un lado, deshacerse del “enemigo común, el marxismo en cualquiera de sus vertientes” (como si toda la izquierda defendiera un marxismo anacrónico y no se adaptara a los tiempos y sus particularidades) y, por otro, vaticinar su próxima, incuestionable (?), victoria.
 
Pero ese escenario, lamentablemente para los amigos liberales, no se ha instaurado ni en el imaginario del electorado. En primer lugar, la resaca de esta revocatoria deja, mayoritariamente, un sinsabor de la política, lo cual se entiende por los innumerables tropiezos de la campaña. Por otro lado, reconoce también un gesto valioso de Lourdes Flores Nano y del Partido Popular Cristiano así como también le ha dado una segunda oportunidad a Susana Villarán. La alcaldesa no hubiera logrado mantenerse en su cargo sin el apoyo constante y trabajo de base realizado por muchos militantes de izquierda que salieron a las calles durante cuatro meses a hacer un trabajo arduo y sistemático. Para ellos caben también aplausos luego de esta victoria.
 
Si de un lado critican a sectores de la izquierda que no reconocen el apoyo del PPC en este triunfo, habría que evaluar la actitud de estos liberales que se adjudican una victoria sin reconocer el trabajo valioso de la izquierda. Parece que cuando de olvidar a la izquierda se trata no es mezquindad, sino “error”, “inexactitud”, “tropiezo”. No seamos injustos.
 
Finalmente, dos últimos datos. Por un lado, considerar que la izquierda moderna debería “subirse al carro liberal de la derecha” no es otra cosa que un “consejo” que se agradece. Pero una democracia no es aquella donde se “suben a los carros” unos y otros, sino aquella donde coexisten diversas tendencias que, en ocasiones, con fines mayores, logran unirse para determinados contextos. La victoria del 17 de marzo lo demuestra. Por otro lado, sólo en un contexto donde la democracia y los partidos son muy débiles, dejar los principios y las diferencias ideológicas de lado podría verse como algo positivo. Creemos que ese no es el caso. Aplaudir la pluralidad sí, buscar eliminarla, no. Cuarenta veces NO.
 

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
LO MÁS LEÍDO
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan