Banner Tuvivienda
Martes 27 de febrero 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 20 de abril 2013

Armando Villanueva: leal, valiente y honesto

Por: Carlos Roca Cáceres
Armando Villanueva: leal, valiente y honesto
Foto: Difusión

Armando Villanueva del Campo ha partido hacia la eternidad. Tuve el privilegio de estar a su lado en el momento en que dejó de latir su corazón. Compartí esta dolorosa circunstancia solamente con Luis Pinillos, médico amigo de la familia, quien también estuvo al lado de Haya de la Torre ese triste 2 de agosto de 1979 cuando nuestro Padre y Maestro emprendió su viaje rumbo a las estrellas. Nunca olvidaré estos instantes en los que su fiel compañera de toda la vida, Lucy, acompañada de su hija Lucía y sus nietos, estrechándole la mano, le reiteraba el amor profundo que siempre sintió por él. Días antes de que se internara por última vez en la Clínica, Armando en una conversación muy íntima me confesó: "Le he pedido perdón a Lucy por todo lo que la he hecho sufrir". Es que ella padeció junto con él la persecución, la cárcel y el destierro. Siempre a su lado en el dolor pero también en la alegría y sobre todo en la esperanza.
 
Armando Villanueva nos ha dejado físicamente. Su cuerpo descansa es paz en el Camposanto de El Ángel, al lado de sus padres y de Manuel Seoane, el otro gran líder del Aprismo. Pero su espíritu se agita ahora más que nunca para recordarnos que todo Aprista que quiera ser digno del Partido que fundó Haya de la Torre tiene que ser leal, valiente y honesto. No puede ser traidor, cobarde o corrupto. Sí, aunque parezca duro y difícil este es el único camino que debemos transitar para recuperar la credibilidad de nuestro pueblo y volver a sentirnos orgullosos de nuestro gran Partido. Como lo señaló Haya de la Torre en Trujillo el 8 de Diciembre de 1931: "a Palacio llega cualquiera"... y nos enseñaba que nuestra misión era llegar primero "a la conciencia del Pueblo: con la luz de una doctrina, con el amor profundo de una causa de justicia y con el ejemplo glorioso del sacrificio".
 
Armando Villanueva fue siempre leal. A la doctrina y a los principios revolucionarios del Aprismo. Siempre antimperialista, siempre integracionista, siempre defendiendo el rol del Estado planificador de la economía y promotor del desarrollo, siempre preocupado por las luchas de los trabajadores, siempre comprometido con la unidad de todos los peruanos para lograr una nueva sociedad con justicia social y libertad. Leal a Haya de la Torre, quien siempre lo quiso con paternal afecto y leal al Partido al cual se dedicó plenamente dispensándole sus mejores energías.
 
Armando Villanueva fue siempre valiente. Valentía que no hay que confundir con la audacia temeraria de lo irresponsables. Valiente, cuando el 25 de noviembre de 1934, el mismo día en que cumplía 19 años, decidió con otros jóvenes asaltar el cuartel de Barbones, en El Agustino y afrontar después los 11 largos años de la "gran persecución". Prisión, exilio... Valiente, cuando desafiando a las dictaduras regresaba clandestinamente al Perú para trabajar al lado de Haya de la Torre y alentar con su consecuencia y entusiasmo la resistencia de los oprimidos. Valiente, cuando sin abandonar sus ideales le extendió la mano a los adversarios que lo habían hostigado, olvidando y perdonando agravios, anteponiendo siempre a cualquier beneficio personal los sagrados intereses de la Patria.
 
Armando Villanueva fue siempre honesto. Toda su vida estuvo inspirada en el Código de la FAJ (Federación Aprista Juvenil) de 1934, que establecía normas éticas de conducta que él nunca quebrantó. Más allá de sus humanos errores siempre cultivó valores morales. Vivió austeramente sin acumular riquezas ni bienes materiales. Periodista mesocrático que no usufructuó del poder para hacerse rico. Honesto, en la línea de Haya de la Torre,  él si dejó un legado de honradez que en estos difíciles días que vivimos, ha merecido no solamente el reconocimiento emocionado de sus hermanos del Partido sino también de la mayoría de los peruanos que quieren que la política sea dignificada por hombres como él, que la ejerzan no como un asalto al erario nacional sino como una forma de servicio a favor de los demás, particularmente de los más necesitados y de los más pobres.  

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan