Banner Tuvivienda
Martes 28 de mayo 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Sábado 27 de abril 2013

Vitales signos chavistas del humalismo

Por: Germán Luna
Vitales signos chavistas del humalismo
Foto: Difusión


De vuelta a la “a gran transformación”…

Hay quienes han denunciado que el  humalismo pareciera irse desprendiendo del compromiso democrático que le permitió hacerse del gobierno. Dicen además, que la llamada “Hoja de Ruta” va siendo dejada de lado con plena conciencia de lo que ello significa y con desmesurado apremio.

Pero los rumores de una inevitable “vuelta al proyecto de la gran transformación”, tendría que ver más con la puesta en marcha del proyecto reeleccionista de la pareja presidencial, que con convicciones programáticas, a tenor de la necesidad de “concentrar poder” para poder “consolidar” el ascenso de las simpatías que algunas encuestadoras le endilgan a Nadine Heredia, hasta ahora, primera dama en función a su condición de esposa del presidente, pero también, al parecer, virtual candidata presidencial para un período reeleccionista de un humalismo que no sòlo declara y demuestra una enorme simpatía por el fallecido ex presidente de Venezuela Hugo Chavez, sino que expende un tremendo tufo chavista.

A este respecto, la honda preocupación que se ha producido entre los sectores democráticos dan cuenta de una cada vez más clara percepción populista del ejercicio del gobierno y también, de un presidente que no dudó en usar de las formas democráticas para acceder al poder, pero cuyo precario compromiso, mostraría el poco respeto a la población que votó por él y que ahora toma nota de esa visión de futuro que suponíamos Ollanta Humala había asumido con la seriedad de un estadista y no, con la pequeñez  mediática e interesada de un cachaco cualquiera.

Y es que cuando un régimen manipula la economía en función a perspectivas de intereses mediáticos, termina perturbando la realidad social, política y hasta económica,  poniendo además en grave riesgo la estabilidad del país, esa estabilidad que costó tanto conseguir, apareciendo desde ese mismo momento, el fantasma de la improvisación que siempre llama a la corrupción.

Las arcas públicas siempre han sido un botín apetecible para gobernantes irresponsables que encuentran en la caja fiscal, esa especie de “chanchito” que sirve para todo, incluso  para la propaganda, su campaña y la exacerbación de candidaturas que agolpan vanidades y torpezas que sin control, esconderían una brutal tentación totalitaria, punto inicial de un camino de zozobra y fatalidad de la que conoce perfectamente la región signada por tantos golpes militares en su historia.

Que nadie se crea el cuento del asistencialismo que montan los gobiernos sin firmes convicciones democráticas, ellas, encubren valoraciones y deseos ocultos (entiéndase candidaturas).

Ver a funcionarios del más alto nivel del humalismo  regalando en estos días de todo, nos recuerda practicas nefastas  como las que promueve el chavismo venezolano y el argumento que las motivaciones de estas expresiones populistas es la “necesidad de reducir la pobreza y atender el hambre y las necesidades” es una verdad a medias o una mentira completa según como se vea o entienda. Lo único que reduce la pobreza y evita la miseria es la recuperación de la dignidad del ciudadano, expresado en fuentes de trabajo y sueldos dignos, lo demás es pura demagogia.

Es momento de comenzar a mirar con recelo todo lo que no suene o parezca democrático. Allí están los primeros signos de un plan que pretende una reelección encubierta que, como sabemos, expresa la falta de respeto a la voluntad popular y la vocación democrática de nuestro pueblo que prefiere y apuesta por la alternancia a través de su historia.

De no asumir con la seriedad que demanda la gravedad de lo que sucede, pronto, muy pronto, vendrá la falta de  tolerancia, el rechazo a las opiniones contrarias, las restricciones de las libertades y el surgimiento de un nacionalismo-chauvinista y violentista montado sobre un grotesco modelo en el que hasta la voluntad popular pretenderá ser manipulada.

Si no frenamos estas vocaciones totalitarias, habrá entonces quienes crean poder realizar sus sueños y desenfrenos. Se sentirán elegidos, predestinados e infalibles, y ese es el primer peldaño de una patología que muestra sujetos que en el poder, no sólo pierden la vergüenza, sino, hasta la razón, pretendiendo perpetuarse en el poder hablando con pajaritos…

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan