Banner Tuvivienda
Miércoles 28 de febrero 2024   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Viernes 17 de mayo 2013

Ferguson y Mou, el adiós y sus formas

Por: Claudio Cerviño (*)
Ferguson y Mou, el adiós y sus formas
Foto: therepublikofmancunia.com

Se cruzaron y se dieron la mano por última vez en una cancha, esa noche en Old Trafford, el 5 de marzo pasado. El escocés, el hombre de la dentadura y las amalgamas a prueba de chicles, echaba espuma por la boca. No digería la expulsión de Nani que, a su entender, cambió el partido que Manchester United perdió con Real Madrid (2-1) y marcó la despedida de los ingleses de la Champions, que en dos semanas más definirán Bayern Munich y Borussia Dortmund. El DT portugués, consciente de que su equipo no la había pasado bien, soltó un elogio de los que no abundan en su ácida dialéctica: "Esta noche perdió el mejor equipo, no merecimos ganar".

Dos meses después, Sir Alex Ferguson y José Mourinho atraviesan etapas con puntos de conexión, con opuestos marcados y ciertas peculiaridades. Dejarán de dirigir a dos de los más grandes y prestigiosos equipos de Europa en breve. Aunque uno no se irá, sino que seguirá vinculado con el United, en un cargo honorífico y en el corazón de la gente; el otro seguramente se irá, dejará el Bernabéu sin haber alcanzado el objetivo de fondo, con cada vez menos simpatías en las gradas y un afecto repartido en los vestuarios. Extraño adiós del portugués, a quien recientemente veneraron en Stamford Bridge y en el Meazza, donde dejó indelebles recuerdos para los hinchas de Chelsea (donde volvería en unos meses) e Inter. Y ni hablar de los elogios de sus ex dirigidos.

Ferguson, con 71 años y 27 años ininterrumpidos a cargo de Manchester United (ver Pág. 12), es un emblema del fútbol, mucho más que un DT; símbolo de todos los proyectos que cualquiera soñaría con desarrollar en un club: continuidad, respeto, identidad. Sin soslayar que tuvo problemas con muchos jugadores y colegas, pero eclipsados por su trayectoria. Será raro no verlo, desde la próxima Premier, en el banco del United; como si algo le faltara al inventario del mítico escenario. Aunque su legado difícilmente se olvide.

Mou, con 50, está por irse del Real con menos títulos de los que imaginó . Pero nadie podrá restarle el mérito de haber puesto en aprietos, y ganarle en algunas ocasiones, al Dream Team, con Messi incluido. Justo cuando estaba dejando atrás los gestos poco académicos que hasta empañaron la imagen del club (como aquel dedazo en el ojo a Tito Vilanova) y parecía focalizado sólo en lo futbolístico, para hacer historia, como lo consiguió en países con un fútbol tan distinto, como Portugal, Inglaterra e Italia, la recta final lo muestra en un terreno enmarañado. Yéndose mal, sospechado de forzar su salida por motivos de propio interés.

Aquel saludo en Old Trafford no presagiaba el final de ningún ciclo. Dos maneras diferentes de decir adiós.

(*) Artículo publicado en el portal del diario argentino La Nación el 9 de mayo de 2013

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan