Banner Tuvivienda
Miércoles 08 de febrero 2023   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Lunes 24 de junio 2013

Inquietudes de Maduro: inflación y devaluación

Por: Leonor Filardo
Inquietudes de Maduro: inflación y devaluación
Foto: Presstv.ir.

Según Noticias 24, el 6/6/13, al cumplir Chávez tres meses de muerto, Nicolás Maduro arribó al Cuartel de la Montaña para rendirle homenaje. Seguidamente declaró que la derecha con su perversidad, odio y maldad, estaba difundiendo rumores de devaluación y no podía permitir que imponga la agenda nacional. El 7/6, el mismo noticiero publicó su declaración sobre la inflación: un plan de la derecha fascista para librar una guerra económica para derrotarlo.

En honor a la memoria de Chávez, le recuerdo al ungido, que en su mensaje anual ante la Asamblea Nacional de 2008, señaló: la primera falla de mi gobierno es la alta inflación y por ello estamos reprobados, es un flagelo difícil de erradicar y por ello, todos los días debemos angustiarnos. Preguntó: ¿para qué existe la planificación?, ¿por qué hay escasez?, ¿por qué nos cuesta producir?, ¿por qué la inflación no la hemos podido derrotar?

Escribí un artículo con sugerencias de cómo corregir la inflación y la escasez. Otros economistas hicieron lo mismo: advertir los peligros de aplicar políticas destructivas que terminan quebrando económica, moral y políticamente al país. Después de cinco años se cumplieron los pronósticos.

Con el mismo respeto que lo hice con Chávez, debo aclararle a Maduro que no se trata de derecha, odios, perversidad o guerra económica. Sencillamente existen errores económicos que si se cometen -y puede demostrarse históricamente porque se han repetido en el mundo desde el Imperio Romano- originan la inflación y la devaluación. Una de esas equivocaciones en la que incurren los gobiernos, sea cual sea el sistema (imperio, democracia capitalista o socialista, dictadura... ), es gastar en exceso, más de lo que representan los ingresos. Aquí la cuestión es cómo financiar la diferencia: ¿mediante deuda, devaluando o depreciando la moneda?; ¿o -desde el siglo XVII, cuando comenzaron los bancos centrales-, emitiendo dinero sin el respaldo de las reservas internacionales?

Venezuela no necesitaba llegar a esta situación, porque con la abundancia de ingresos petroleros que ha tenido podíamos habernos convertido en una potencia. Pero no lo hicimos porque las políticas fueron erradas. Puede esconderse la ineficiencia por un tiempo, pero cuando se despilfarran los ingresos y se destruye el resto del aparato productivo, viene el colapso. Aplicando iguales políticas en distintas épocas lo mismo les sucedió a Alemania, a la Unión Soviética, a China, a Brasil, a Argentina, solo para mencionar algunos países.

Maduro, pregúntele a sus asesores cuánto y cómo ha sido la devaluación y la inflación desde 2000 y se dará cuenta de que proceden de las políticas de sus gobiernos. La evidencia está a su alcance con un ejemplo actual: las reservas internacionales el 4 de junio alcanzaban $26.462 millones; pero, ¿es este el monto real?; ¿dónde está el oro?; ¿a cuál precio está registrado? Desde 2008 el precio ha estado bajando; si las reservas de oro se registraron a un valor muy alto, seguramente han caído por este concepto. Igualmente, debe preguntar si son líquidas las inversiones realizadas con el ingreso de divisas. Eso le dará idea de si tiene o no reservas internacionales suficientes para mantener el tipo de cambio a Bs. 6,30 por dólar.

La liquidez monetaria semanal que maneja el BCV para la misma fecha es de Bs. 793.842.681 millones. Si saca la cuenta reservas/liquidez, observará que esos montos dan para un tipo de cambio de Bs./$ de 30. La brecha de 376% indica que hay escasez de divisas, porque si no el Gobierno las hubiese suministrado rápidamente para evitar el colapso que está produciéndose en la economía.

Es excelente que Maduro declare que lo que viene es el fortalecimiento de la moneda venezolana. Reúnase con sus asesores y pregúnteles si dadas las circunstancias descritas, ello es posible. La verdad es que la única posibilidad de lograrlo es cambiando las políticas. Insultar a la oposición no es la manera de solucionar la grave crisis que vive el país. No olvide los errores económicos, ni que el Gobierno es el que genera las distorsiones y, en consecuencia, solamente él puede corregirlas. Los mercados van por mal o buen camino, según las políticas. Si son malas se genera el derrumbe. Son como un río cuando llueve en exceso: se desborda buscando su propio cauce.

Usted tiene el instrumento en sus manos para corregir los desequilibrios: Capítulo II, del Régimen Fiscal y Monetario de la Constitución. Juró cumplirla: ¿qué espera?

Nota publicada en eluniversal.com

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan