Banner Tuvivienda
Martes 07 de abril 2020   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Miércoles 07 de agosto 2013

Francisco: un santo anda suelto

Por: Ricardo Sánchez Serra
Francisco: un santo anda suelto
Foto: RSS

Debo confesar públicamente mi gran admiración por el Papa Francisco. El cardenal Jorge Mario Bergoglio, luego de elegido, tomó el nombre mágico del santo de Asís que veneramos todos los católicos, por su sencillez, humildad y pobreza.

Su estilo transformador ha dado un aire inusitado a la Iglesia Católica. Ello sin desmerecer a otros papas, que solo los diferencia el estilo, más no la doctrina prístina de la Iglesia. Juan XXIII, próximo a ser santo, era un Papa innovador: cardenales de todos los continentes, Concilio Vaticano II; Pablo VI, en plena Guerra Fría, “el desarrollo es el nuevo nombre de la paz”; Beato Juan Pablo II, el Papa viajero, conocido por su buen humor y cercanía a los fieles, el intelectual Benedicto XVI, de transición, defendió las enseñanzas de la Iglesia a ultranza.

Se le asocia mucho al “Papa Bueno”, Juan XXIII, que como él mismo señalaba “solo soy un pobre cura de pueblo”, mientras que Francisco menciona que es sacerdote “callejero”. Como evoca el padre Carlos María Galli: En la Navidad de 1958, Juan visitó la cárcel romana; el Jueves Santo, Francisco lavó los pies a jóvenes internados. En el radiomensaje de septiembre de 1962, Juan afirmó que, en los pueblos subdesarrollados, la Iglesia es de todos, en especial de los pobres. En marzo, ante periodistas, Francisco postuló una Iglesia pobre para los pobres. La pobreza -humildad, austeridad, servicio- es signo de credibilidad. La vida sencilla de ambos convalida su autoridad”…


Es un gran reformador: “verdaderamente, a mí me hace daño cuando veo a un sacerdote o religiosa con un coche último modelo: ¡No puede ser!”, dice Francisco a los jóvenes seminaristas y consagrados. “Anunciar el Evangelio con la autenticidad de vida, con la coherencia de vida. Pero en este mundo en el que las riquezas hacen tanto mal, es necesario que nosotros los sacerdotes, las religiosas, ¡seamos coherentes con nuestra pobreza! Cuando ves que el primer interés de una institución educativa o parroquial es casi siempre el dinero. ¡No hacen bien! ¡Es una incoherencia!” agrega.

Pidió a los obispos a no ser mandones. "Los obispos han de ser pastores, cercanos a la gente, padres y hermanos, con mucha mansedumbre; pacientes y misericordiosos. Hombres que amen la pobreza”, expresó. Exhortó a las monjas actuar como madres, no solteronas.

Como se ve, quiere una Iglesia más cercana a la gente y un comportamiento más ejemplar.

Condena los chismes y murmuraciones por ser contrario a la vida comunitaria y las relaciones de amistad y de fraternidad. Denuncia las tentaciones contra el discipulado misionero como “la ideologización del mensaje evangélico” que abarca los campos más variados, desde el liberalismo de mercado hasta la categorización marxista. Interpretaciones de tipo socializantes.

Con una Iglesia que salga a las calles el catolicismo resurgirá. No necesitamos cristianos de salón. Francisco ha llegado en el momento más oportuno.


(*) Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera.

Twitter: @sanchezserra Blog:  
http://rsanchezserra.blogspot.com/
Email: sanchez-serra9416@hotmail.com
http://www.facebook.com/ricardosanchezserra
Publicado en el diario LA RAZÓN, DE LIMA-PERÚ, el 7 de agosto de 2013

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2013 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: filesluis_63@hotmail.com    |