Banner Tuvivienda
Viernes 07 de octubre 2022   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 15 de agosto 2013

Llegó la hora de la decisión sobre el proyecto Refinería Talara

Por: César Gutiérrez
Llegó la hora de la decisión sobre el proyecto Refinería Talara
Foto: proycontra.com.pe

Con una abrumadora mayoría en posición crítica, el proyecto de modernización de la refinería Talara, está en una fase decisoria. Pasión, dogmatismo, conocimiento superficial de la economía y finanzas de la actividad de refinación, voluntarismo y orfandad en el análisis social y político; es lo que ha predominado en todo lo escrito y pregonado.

Tal como observo el panorama, hay los nubarrones suficientes para que ante el bullying mediático, la pareja gobernante, en su indigencia verbal salga y digan: “no va”. Explicaciones mil existirán, para eso están los Jiménez y los Merino, porque el poder tras el trono, el “patrón del erario nacional” Luis Miguel Castilla, será el de la negativa rotunda, dicha enérgicamente pero a hurtadillas, él es incombustible, para estar a tono con el lenguaje del sector.

Para una toma de decisiones en el aparato gubernamental que pueda dar “luz verde”, al emprendimiento. Hay un abanico de complicaciones, obviamente ininteligibles para constructores y financistas, que tienen visión simplona del tema y que creen que ejerciendo presión en las altas esferas del poder, los funcionarios deben sonar tacos y marchar al paso ligero.

Para que se pueda armar este cubo mágico, las carillas muestran las siguientes complejidades: modificaciones contractuales, cobertura del flujo de cash necesario para pagar el financiamiento, emisión de la resolución de endeudamiento y persuasión a los poderes fácticos y ciudadanía en general.

Las  modificaciones contractuales son inevitables, la concepción del contrato que rige la relación entre la empresa constructora Técnicas Reunidas y Petroperú, titular del proyecto; corresponde a una concepción del primer semestre del año 2008, época de mundo feliz y boyante, al menos en las pizarras de los inversores; fue modificado en el 2010 que fue el año de firma de contrato y que corresponde a un mundo con esfuerzo de recuperación de la crisis del último trimestre del 2008 y ahora estamos en un 2013, de una Europa en crisis, de bancos degradados por las calificadoras de riesgo. En estos temas, los funcionarios tienen que andar más derecho que lo usual, dada la magnitud de la inversión y de una contraloría muy ávida y prolífica en supuestos hallazgos que derivan en investigaciones que fácilmente pueden conducir a un juicio oral. La presión irresponsable de interesados en ganar dinero debe ser ignorada, ellos más bien deberían presentar alternativas de solución imaginativas para las variaciones de los textos contractuales primigenios.  

Sobre la cobertura del cash flow, la premisa optimista es que sobre los 2,730 millones de dólares de la inversión, la petrolera estatal aporte un equity de tan solo el 20%, es decir 546 millones de dólares, cifra que deberá disponer en los primeros 12 meses de construcción, que según se ha anunciado será realizada en cinco años.
 
Si el proyecto logra convencer al mercado que en la etapa operativa es capaz de generar un flujo neto del orden de 100 millones de dólares anuales durante 10 años y a esa época el valor residual de la empresa llega a 2,000 millones de dólares, la capitalización bursátil calculada a una tasa de descuento del 12%, ascendería a 1, 882 millones de dólares. La venta del 20% de acciones significaría una disponibilidad de efectivo de 376 millones de dólares.

Con el equity de 546 millones y lo que se espera recaudar en bolsa, 376 millones de dólares, se dispondría de 922 millones de dólares y la deuda necesaria para completar los 2,730 millones sería de 1,808 millones de dólares.

Sobre las cifras mencionadas se puede ensayar la identificación de un cash flow, que durante el período de construcción de cinco años, tendrá que ser el suficiente para cubrir los intereses de un largo período de gracia, que en el último año de construcción llegarían a los 90 millones de dólares.

En el período operativo hay que tener en cuenta que la empresa piensa otorgar en contratos “boot” cuatro servicios auxiliares: cogeneración vapor-electricidad, aguas industriales, producción de hidrógeno y de ácido sulfúrico; donde se estima que la inversión será del orden de 750 millones de dólares, que en un plazo de quince años, a una WACC del 12% generará la necesidad de un flujo solo por este concepto del orden de 110 millones de dólares anuales.

La deuda estimada en 1,808 millones de dólares, si se consigue a una tasa de libor + 4% y se considera un pago a cuotas constantes a 15 años, conlleva a una necesidad de cash de 174 millones de dólares.

En conclusión la empresa tiene que estar en capacidad de generar cash libre de 110 millones para los servicios auxiliares, 174 millones para el pago de deuda y 100 millones de resultados netos, para ser atractivo en bolsa, es  decir que el flujo tendrá que ser no menor a 384 millones de dólares. Con esta cifra y los desempeños actuales, es altamente probable que la caja fiscal tenga que hacer aporte durante varios años.

La emisión de la resolución de endeudamiento tiene que considerar un tema adicional a todo lo mencionado y es la estimación de la aplicación de las fórmulas polinómicas de reajuste de precios. Si consideramos que al quinto año de construcción queda pendiente de pago un 30% del total del proyecto y las fórmulas recogen un índice como el IPP  americano de maquinarias de oil and gas, el cual ha crecido en promedio de 3.9% en el período 2006-2012, el monto de la construcción tendrá un adicional solo en ese año de 172 millones de dólares. Me pregunto ¿cómo se ha evaluado flujos si se hasta donde se sabe el contrato EPC (ingeniería y construcción) aún no está cerrado?

Finalmente la tarea de convencimiento a los poderes fácticos y la ciudadanía con todas  estas cifras a la mano, será tarea titánica, la pregunta se cae de madura: ¿quién lo va sustentar ante los medios? ¿El desacreditado Merino? ¿El ninguneado premier Jiménez? ¿El desconocedor supremo Ollanta Humala? ¿La tuitera Nadine Heredia? Porque si hay algo seguro es que el “patrón” Castilla, no lo hará. Lo que habrá que preguntarle  a él es ¿se comportará como el liberal que predica y anuncia que no se hará la construcción con el correlato del cierre de las refinerías de Petroperú y de Repsol?

Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan