Banner Tuvivienda
Martes 09 de marzo 2021   |   Contáctenos
REDES SOCIALES
Jueves 22 de agosto 2013

Nuestro Egipto son las urnas electorales

Por: Wilfredo Franco
Nuestro Egipto son las urnas electorales
Foto: laprimeraplana.com.mx

En Egipto las masas en la calle impulsaron el final de la dictadura militar de 40 años de Mubarak y, un año después, la salida de Mursi, el primer presidente electo en milenios de historia, para finalmente ser masacrado por un gobierno ilegitimo sustentado en las Fuerzas Armadas. Resultados del proceso: Muerte prematura de una democracia incipiente, caos y masacres. Peor aún, la exacerbación de la conflictividad política en el mundo árabe, cuyas consecuencias de más guerras, terrorismo, muertes y miseria, son harto conocidas. Esa no es la vía ¡Ni para Venezuela ni para ningún país!

La protesta en masa debe darse en las urnas electorales el 8 de diciembre, a un nivel tal que reviente la trampología que se inició con el kino de Merentes y hoy se sustenta en la institucionalidad parásita que vive por y para el sistema paracubano que nos gobierna. Un triunfo determinante de los candidatos opositores en las próximas elecciones será un paso gigante en la vía por el cambio democrático.

El sistema paracubano se sustenta en la repartición proselitista de la renta petrolera, sin visión de futuro ni de país, solo buscando votos. La población más pobre, la que come luego de las colas en Mercal, las colas para cobrar las pensiones y el ingreso en una nómina rojita de cualquier institución, ha venido entendiendo que el sistema creado por Chávez y Castro nos lleva hacia lo que ya somos: un émulo de la Cuba pobre y sometida. Ciertamente, buena parte de esa población solo oye las radios y televisoras del sistema que mienten y engañan todo el día, todos los días, pero contra radio bemba nadie puede. ¡Hay que hablar y hay que expresarse! Ciertamente el sistema usa a las instituciones del Estado y a su propio aparato represivo, desde la Asamblea Nacional hasta los barrios, para tratar de apagar la disidencia y las protestas. ¡Constitucionalmente existe el derecho a la protesta y hay que usarlo!

El cambio urgente y deseable es inevitable, y debe ocurrir democráticamente, simplemente en nombre de la Paz y de la Vida, en nombre del mejor futuro para el país. La batalla es por la conquista de las conciencias y la derrota de la cobardía. Porque tristemente la situación actual de la sociedad venezolana y de la República se ha originado en la secreta cobardía de muchos que por cuidar el cargo, la misión, la beca, el crédito o cualquiera sea la miseria gubernamental que les llega, callan, aceptan, obedecen, agachan la cabeza, se muerden la lengua o miran para otro lado. Como si la destrucción del país y sus instituciones no sea su problema. El reto es acrecentar la conciencia de las mayorías para que venzan la cobardía, unos, y despierten del engaño otros. De lo que se trata es tener, por ejemplo, los ovarios y los testículos de las autoridades, profesores y estudiantes universitarios, que mediante un paro indefinido y hasta cosiéndose la boca obligaron al sistema a repensar su estrategia de dominación. ¡Ojo! Esa lucha no ha terminado ni terminará nunca mientras existan mentes, en este y en cualquier gobierno, que pretendan secuestrar la autonomía y la libertad de pensamiento y expresión en el ámbito universitario.

Hoy más que nunca, es democráticamente obligatorio llamar a votar e ir a votar. La política ya no le puede ser ajena a nadie. Hay que seguir creando conciencia, dentro y fuera del país, para generar más transparencia y democracia. Es una lucha de la conciencia democrática contra la conciencia totalitaria de los Castro, trasplantada a este país por Chávez. Nadie en el mundo va a venir a sacar a Venezuela del deplorable estado en que se encuentra. Es una tarea de todo venezolano consciente, y para ello deben renovarse los bríos, la voluntad y el empeño por ejercer el derecho y la obligación al voto, como arma democrática que sustituya los tanques y las ametralladoras como método de cambio. Y también como arma que nos lleve a un nuevo sistema en el que pueda ser desterrada la corrupción y el despilfarro, el engaño y la mentira, la delincuencia y la ineficiencia del Estado. El voto en masa es invencible, aquí y en cualquier país. ¡Usémoslo!

Nota publicada en eluniversal.com


Participa:
Valorar
Cargando...
COMENTARIOS
0 comentarios
2018 Grupo Generaccion . Todos los derechos reservados    |  
Desarrollo Web: Luis A. Canaza Alfaro    |    
Editor de fotografía: Cesar Augusto Revilla Chihuan